Fra­ca­so

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ein­te años han pa­sa­do ya des­de que Phi­lip J. Fry, un ni­ni de Nue­va York con me­nos lu­ces que un fon­do abi­sal, en­tre­ga­ra una piz­za en un cen­tro de crio­ge­ni­za­ción y aca­ba­ra con­ge­la­do en una de las ca­bi­nas, pa­ra des­per­tar en la No­che­vie­ja de 2999. Vein­te años han pa­sa­do del es­treno de Fu­tu­ra­ma, y a mí no me que­da más re­me­dio que es­cri­bir es­ta co­lum­na con asom­bro y ter­nu­ra: ha­ce ya vein­te años de ca­si to­das las co­sas que me gus­tan.

Fu­tu­ra­ma fue la se­gun­da se­rie deMatt Groe­ning, cuan­do en el im­pe­rio de Los Sim­pson no se po­nía el sol. Pa­ra mí, mu­cho me­jor que la fa­mi­lia ama­ri­lla (ya ago­ta­da y au­to­pa­ró­di­ca en 1999): más di­ver­ti­da, más mor­daz, más in­te­li­gen­te, más com­ple­ja y, so­bre to­do, mu­chí­si­mo más im­per­fec­ta. El úni­co fra­ca­so de un ti­po, Groe­ning, que nun­ca fra­ca­sa­ba.

Ya qui­sié­ra­mos mu­chos fra­ca­sar así, por­que so­lo los gran­des artistas acier­tan al fa­llar. Fu­tu­ra­ma fra­ca­só por­que no te­nía más re­me­dio: Groe­ning no es­tu­vo a la al­tu­ra de su pro­pio lis­tón ca­si nun­ca, pe­ro se es­for­zó, y eso ha­ce de Fu­tu­ra­ma no so­lo una obra va­lio­sí­si­ma, sino al­go di­rec­ta­men­te ines­ti­ma­ble pa­ra quien quie­ra en­ten­der al­gún des­te­llo de los mis­te­rios de la crea­ti­vi­dad. La ge­nia­li­dad no aso­ma en la per­fec­ción, sino en las grie­tas de lo con­se­gui­do a me­dias, en los desechos de la pa­pe­le­ra y en las ideas que no lle­van a nin­gu­na par­te. Fu­tu­ra­ma, con sus ti­tu­beos, su mun­do de­ma­sia­do dis­per­so, sus ar­gu­men­tos sin sen­ti­do, su ho­rror va­cui de re­fe­ren­cias y gui­ños pop y su diá­lo­go ci­né­fi­lo, da la me­di­da de la gran­de­za de Groe­ning mu­cho más que el uni­ver­so có­mo­do, pre­vi­si­ble y agos­ta­dí­si­mo de Los Sim­pson. Por eso me­re­ce hoy un re­cuer­do, vein­te años des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.