Ca­sa­do echa el res­to en la pug­na del vo­to de la de­re­cha

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Com­pli­ca­do equi­li­brio

Di­ce Sun Tzu en El ar­te de la gue­rra que “si co­no­ces al enemi­go y a ti mis­mo, no de­bes te­mer el re­sul­ta­do de 100 ba­ta­llas. Si te co­no­ces a ti mis­mo, pe­ro no al enemi­go, por ca­da vic­to­ria su­fri­rás otra de­rro­ta y si no co­no­ces ni a tu enemi­go ni a ti mis­mo, per­de­rás ca­da ba­ta­lla”. El PP co­no­ce bien al enemi­go por­que se crió en su ca­sa. Lo ali­men­tó du­ran­te años. El lí­der de Vox mi­li­tó en sus fi­las, co­mo­va­rios de sus fi­cha­jes, los ex­dipu­tados po­pu­la­res Ig­na­cio Gil Lá­za­ro o Lour­des Mén­dez. Tam­bién sus vo­tan­tes es­co­gían an­tes la pa­pe­le­ta de la ga­vio­ta. Fuen­tes de la di­rec­ción del PP ad­mi­ten que el au­ge de ese enemi­go al que co­no­cen bien con­di­cio­na su dis­cur­so, sus lis­tas y su ma­ra­to­nia­na agen­da —“ni un do­min­go sin te­le­dia­rio y sin pro­pues­tas”—. Y un sec­tor del par­ti­do, el ma­ria­nis­ta, el que ha si­do des­pla­za­do de los me­jo­res pues­tos, cree que Ca­sa­do se equi­vo­ca en la es­tra­te­gia, que si­gue ali­men­tan­do al enemi­go.

La cu­na del lí­der de Vox, San­tia­go Abas­cal, es la de los po­pu­la­res vas­cos, la de Ma­ría San Gil, de la que Ca­sa­do di­jo que se­ría “lo que qui­sie­ra” en el PP. Tam­bién la de la ca­be­za de lis­ta de la for­ma­ción de ex­tre­ma de­re­cha por Viz­ca­ya, Ne­rea Al­zo­la, que com­par­tió ban­ca­da en el Par­la­men­to vas­co con Abas­cal y los po­pu­la­res; y la del nú­me­ro uno de Vox por Gui­puz­koa, Juan de Dios Dá­vi­la, exconcejal del PP en Her­na­ni.

Cuan­do el lí­der de Vox aban­doa pe­lo­ta del 28 de abril es­tá en el ai­re. Por muy­po­cos vo­tos de di­fe­ren­cia la ba­lan­za se pue­de de­can­tar de un la­do o del otro, de la con­ti­nui­dad del go­bierno ac­tual o de una coa­li­ción a la an­da­lu­za. Co­sa es­pe­cial­men­te cier­ta, ade­más, en las pro­vin­cias de me­nos de nue­ve dipu­tados, don­de los es­ca­ños pue­den bai­lar por már­ge­nes pe­que­ños. De ahí el con­sen­so so­bre el pa­pel cla­ve que ju­ga­rá la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral.

¿Por qué vo­tar? Des­de una pers­pec­ti­va egoís­ta, el ac­to en­cie­rra una pa­ra­do­ja: pa­re­ce que di­fí­cil­men­te un so­lo vo­to se­rá el de­ci­si­vo en el re­sul­ta­do úl­ti­mo. Sin em­bar­go, si se­gui­mos par­ti­ci­pan­do ma­si­va­men­te en los co­mi­cios es por­que pa­ra mu­chos nó el PP, Es­pe­ran­za Aguirre lo aco­gió en Ma­drid: Abas­cal pre­si­dió la Agencia de Pro­tec­ción de Da­tos de la Co­mu­ni­dad (su­pri­mi­da en 2012) y lue­go fue nom­bra­do di­rec­tor ge­ren­te de la Fun­da­ción pa­ra el Me­ce­naz­go con un sa­la­rio de 82.491 eu­ros bru­tos anua­les. Un re­co­rri­do si­mi­lar al de Al­zo­la: en 2011 se tras­la­dó a la ca­pi­tal, Aguirre la co­lo­có co­mo di­rec­to­ra ge­ne­ral de la em­pre­sa pú­bli­ca Ge­des­ma con un suel­do de 90.000 eu­ros. Has­ta ha­ce unas se­ma­nas, la ca­be­za de lis­ta de Vox por Viz­ca­ya co­bra­ba co­mo ase­so­ra del go­bierno ma­dri­le­ño del PP. Des­pués de Ge­des­ma, tra­ba­jó en el Cen­tro de Asun­tos Tau­ri­nos y co­mo ase­so­ra en Sa­ni­dad: en­tre 52.000 y 60.000 eu­ros de suel­do. ciu­da­da­nos sub­ya­ce la idea de que ha­cer­lo es un de­ber cí­vi­co. Es ver­dad que las in­ves­ti­ga­cio­nes de Ca­rol Ga­lais y An­dré Blais se­ña­lan que la Gran Re­ce­sión ha de­bi­li­ta­do al­go ese sen­ti­mien­to en Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te en­tre los jó­ve­nes, pe­ro in­clu­so en lo más cru­do de la cri­sis es­te com­pro­mi­so ciu­da­dano si­guió sien­do cru­cial.

Al fin y al ca­bo, no de­be­ría ol­vi­dar­se que vo­tar tie­ne dos pro­pie­da­des úni­cas. Por una par­te, se tra­ta de un sis­te­ma de in­fluen­cia to­tal­men­te igua­li­ta­rio. Me­ca­nis­mo muy ba­ra­to de par­ti­ci­pa­ción (ape­nas acer­car­se unos mi­nu­tos un día al co­le­gio elec­to­ral), cuan­do los vo­tos en­tran en la mis­ma ur­na pa­ra ge­ne­rar re­pre­sen­ta­ción son cie­gos a la con­di­ción del vo­tan­te. La pa­pe­le­ta Al­bert Rivera quie­re mar­car perfil pro­pio en la ba­ta­lla del cen­tro de­re­cha con una apues­ta por los de­re­chos ci­vi­les fren­te al con­ser­va­du­ris­mo del PP. La úl­ti­ma pro­pues­ta del can­di­da­to de Ciu­da­da­nos pa­ra las ge­ne­ra­les plan­tea ex­ten­der los efec­tos del ma­tri­mo­nio a las pa­re­jas de he­cho. Es­tas úl­ti­mas no pue­den rea­li­zar la de­cla­ra­ción de ren­ta con­jun­ta ni re­ci­ben he­ren­cia o pen­sión por fa­lle­ci­mien­to en igual­dad de con­di­cio­nes al ma­tri­mo­nio, en­tre otras di­fe­ren­cias.

La ley es­pa­ño­la re­co­no­ce, ade­más del ma­tri­mo­nio, a la unión en­tre dos per­so­nas que, aun­que no es­tén ca­sa­das, ten­gan una re­la­ción es­ta­ble de con­vi­ven­cia y afec­ti­vi­dad: la pa­re­ja de he­cho. Y, aun­que sus efec­tos se equi­pa­ran en mu­chos ca­sos al ma­tri­mo­nio, exis­ten al­gu­nas di­fe­ren­cias que Rivera plan­tea su­pe­rar con una ley de ám­bi­to na­cio­nal —ya que al­gu­nas co­mu­ni­da­des han apro­ba­do re­gu­la­cio­nes es­pe­cí­fi­cas— que les con­ce­da los mis­mos de­re­chos y obli­ga­cio­nes.

Co­no­cen bien al enemi­go. ¿Y a sí mis­mos? Ca­sa­do ha adop­ta­do un dis­cur­so de re­gre­so a las esen­cias y ase­gu­ra que vuel­ve “el PP ver­da­de­ro”, pe­ro ve­te­ra­nos del par­ti­do que han si­do des­pla­za­dos pa­ra ha­cer hue­co a sus fi­cha­jes creen que su lí­der es­tá ha­cien­do jus­to lo con­tra­rio. Afir­man que ha “sa­cri­fi­ca­do” a fi­gu­ras que han for­ma­do par­te del Go­bierno de Ma­riano Ra­joy pa­ra ro­dear­se de fi­gu­ras que re­pre­sen­tan el ala más con­ser­va­do­ra, pró­xi­ma a Aguirre. Vox es­tá “muy fuer­te” en Ma­drid, se­ña­la un miem­bro del co­mi­té de di­rec­ción del PP.

Tam­bién di­ce Sun Tzu que “si un enemi­go for­ta­le­ce su ofen­si­va, de­bi­li­ta­rá su re­ta­guar­dia; si for­ta­le­ce su iz­quier­da, de­bi­li­ta­rá su de­de un ri­co o un po­bre, de un sa­bio o un ne­cio, to­das cuen­tan lo mis­mo. La idea ra­di­cal­men­te de­mo­crá­ti­ca de que ca­da ciu­da­dano es so­be­rano iden­ti­fi­can­do lo que más le con­vie­ne a él y al país.

Por otra par­te, el vo­to que per­mi­te a los ciu­da­da­nos ele­gir pri­va­da­men­te y en li­ber­tad, sin coac­ción, aque­lla op­ción po­lí­ti­ca que pre­fie­ren. Otras for­mas de par­ti­ci­par Se­gún las en­cues­tas de 40db, so­lo el 43,3% de los que vo­ta­ron al PP en 2016 re­pe­ti­ría: un 18,8% se iría a Vox, un 17,7%, a Ciu­da­da­nos y un 15,3% es­tá in­de­ci­so. Se­gún Me­tros­co­pia, el vo­tan­te más fiel, el de los po­pu­la­res, se ha re­du­ci­do al 34%. Un 20% de sus an­ti­guos apo­yos pre­fie­ren aho­ra al par­ti­do de Abas­cal y un 14% al de Al­bert Rivera.

El PP bus­ca un com­pli­ca­do equi­li­brio pa­ra re­te­ner el vo­to “mo­de­ra­do” —pa­la­bra que Ca­sa­do re­pi­te pa­ra de­fi­nir al par­ti­do— y de­te­ner las fu­gas a Vox y Cs. Así, no in­clu­ye en su pro­gra­ma re­for­mar la ley del abor­to, pe­ro su lí­der afir­ma que le gus­ta­ría vol­ver a la de 1985 y su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Teodoro Gar­cía Egea, acu­de a una ma­ni­fes­ta­ción “con­tra la cul­tu­ra de la muer­te”. Ase­gu­ran que su re­la­ción con Abas­cal y Rivera “es bue­na”, pe­ro cri­ti­can sus pro­pues­tas “de­ma­gó­gi­cas” o su inex­pe­rien­cia. Di­cen que Cs no es de fiar por­que pac­tó con Pe­dro Sán­chez, pe­ro le pi­den unir fuer­zas pa­ra ex­pul­sar­lo de La Mon­cloa.

Fuen­tes de la di­rec­ción del PP ase­gu­ran que el dis­cur­so de lla­ma­da al vo­to útil, el que ape­la a apo­yar­les en las pro­vin­cias con po­cos es­ca­ños, “es­tá sur­tien­do efec­to”. Pe­ro al tiem­po, trans­mi­ten que el fu­tu­ro del lí­der, que afron­ta sus pri­me­ras ge­ne­ra­les, no de­pen­de­rá de los re­sul­ta­dos. De mo­men­to, las en­cues­tas les si­túan por pri­me­ra vez por de­ba­jo de 100 dipu­tados. El 28-A se ve­rá si la es­tra­te­gia de Ca­sa­do fun­cio­na, co­mo en An­da­lu­cía, o si, co­mo opi­nan ex al­tos car­gos del PP, se ha equi­vo­ca­do acer­cán­do­se al enemi­go. co­mo una pro­tes­ta, una ma­ni­fes­ta­ción o una que­ja con fre­cuen­cia im­pli­can el cos­te de mos­trar­se al pú­bli­co. El vo­to, por el con­tra­rio, es un ac­to anó­ni­mo, lo que pro­te­ge con­tra la re­pre­sa­lia de los po­de­ro­sos. No es ca­sua­li­dad que la con­quis­ta de es­te de­re­cho y sus pro­pie­da­des (uni­ver­sal, li­bre, igual, di­rec­to y se­cre­to), es­tu­vie­ra en­ca­be­za­da por el obre­ris­mo, el fe­mi­nis­mo o los gru­pos ra­cia­les de mu­chos paí­ses. Los más vul­ne­ra­bles fren­te al po­der.

La par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral fue ba­ja en 2016 ya que el ago­ta­mien­to de la re­pe­ti­ción elec­to­ral y la ba­ja com­pe­ti­ti­vi­dad des­mo­vi­li­zó a cier­tos vo­tan­tes. Aho­ra, el es­ce­na­rio es­tá abier­to.

Una po­la­ri­za­ción im­por­tan­te en la cam­pa­ña de­be­ría mo­ver­la al al­za, pe­ro es cier­to que las en­cues­tas no son con­gruen­tes y tan le­jos de las elec­cio­nes cual­quier pre­vi­sión es osa­da. Eso sí, só­lo hay una cer­te­za pa­ra los ciu­da­da­nos que aún du­dan si par­ti­ci­par: si con su vo­to no se sien­tan a la me­sa, se­rán par­te del me­nú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.