La iz­quier­da per­di­da en una so­pa de si­glas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El ciu­da­dano con in­ten­cio­nes de vo­tar a la iz­quier­da en las pró­xi­mas elec­cio­nes ne­ce­si­ta­rá un ma­nual de ins­truc­cio­nes pa­ra orien­tar­se. Fren­te al ac­tual es­ce­na­rio de re­la­ti­va cla­ri­dad —a un la­do el PSOE, al otro Uni­das Po­de­mos—, las elec­cio­nes del pró­xi­mo 28 de abril (ge­ne­ra­les y va­len­cia­nas) y las del 26 de ma­yo (eu­ro­peas, mu­ni­ci­pa­les y al­gu­nas au­to­nó­mi­cas) su­pon­drán una au­tén­ti­ca eclo­sión de op­cio­nes de iz­quier­da. Aun­que la dis­gre­ga­ción no es ex­clu­si­va de es­te co­lec­ti­vo ideo­ló­gi­co —en el otro flan­co, la irrup­ción de Vox ha re­vo­lu­cio­na­do el cen­tro­de­re­cha es­pa­ñol—, la ex­ce­si­va ato­mi­za­ción pro­gre­sis­ta am­pli­fi­ca el fe­nó­meno. La dis­per­sión ame­na­za con pa­sar­les fac­tu­ra, bien con la des­mo­vi­li­za­ción del elec­to­ra­do más des­con­cer­ta­do, bien con la pér­di­da de vo­tos que no lo­gren tra­du­cir­se en es­ca­ños.

El pa­no­ra­ma si­gue sien­do ma­ne­ja­ble en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. PSOE y Uni­das Po­de­mos con­ti­núan co­mo las dos gran­des mar­cas de la iz­quier­da, aun­que ha sur­gi­do un nue­vo par­ti­do dis­pues­to a dispu­tar­les el elec­to­ra­do. Se tra­ta de Ac­túa, la for­ma­ción que li­de­ra Gas­par Lla­ma­za­res (ex­di­ri­gen­te de Iz­quier­da Uni­da), y que ve en su pro­yec­to “una mues­tra de plu­ra­lis­mo, no de dis­gre­ga­ción”. La elec­ción se com­pli­ca­más al des­cen­der a los ám­bi­tos mu­ni­ci­pal y au­to­nó­mi­co, con una pro­fu­sión de si­glas que en bue­na me­di­da son es­ci­sio­nes de Uni­das Po­de­mos por ba­ta­llas in­ter­nas.

“Nues­tras gen­tes no se me­re­cen es­to. Hay que ha­cer po­lí­ti­ca a lo gran­de, so­bre to­do en es­te mo­men­to de ex­cep­cio­na­li­dad, en el que nos lo es­ta­mos ju­gan­do to­do”, re­fle­xio­na Yo­lan­da Díaz, una dipu­tada de Uni­das Po­de­mos cer­ca­na a Pa­blo Igle­sias, lí­der de la for­ma­ción­mo­ra­da, y muy cur­ti­da en esos vai­ve­nes. Pro­ce­den­te de Iz­quier­da Uni­da, Díaz se in­te­gró en la con­fluen­cia ga­lle­ga de Po­de­mos, En Ma­rea. La coa­li­ción ha sal­ta­do por los ai­res y aho­ra se pre­sen­ta­rá a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les en dos blo­ques (más una par­te, Ano­va, que se retira). Díaz, de dis­cur­so en­fá­ti­co y son­ri­sa in­com­bus­ti­ble, se­mues­tra com­ba­ti­va con quie­nes hu­yen de la ca­sa co­mún: “Con to­das nues­tras di­fe­ren­cias, en el fon­do so­mos los mis­mos. Es te­ner­mi­ra­da cor­ta y po­co in­te­li­gen­te”.

La dipu­tada ahon­da en la au­to­crí­ti­ca —con ma­ti­ces— que ha ex­pre­sa­do Igle­sias al re­in­cor­po­rar­se a la es­ce­na po­lí­ti­ca des­pués de au­sen­tar­se tres me­ses por per­mi­so de pa­ter­ni­dad. Pe­ro una par­te de ese mag­ma a la iz­quier­da del PSOE no pa­re­ce sen­tir­se con­cer­ni­do por las aler­tas. Ape­nas tres días des­pués de es­cu­char ese po­de­ro­so la­men­to de Igle­sias, IU Ma­drid de­ci­dió pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas sin Po­de­mos, pe­ro sí con una de sus co­rrien­tes: An­ti­ca­pi­ta­lis­tas. Así, el ató­ni­to vo­tan­te de iz­quier­das tie­ne a su dis­po­si­ción, por aho­ra (el pla­zo pa­ra ins­cri­bir coa­li­cio­nes aún es­tá abier­to), cua­tro pa­pe­le­tas (la del PSOE, la de Po­de­mos, la de Más Ma­drid, pla­ta­for­ma de Íñi­go Errejón, y la de IU), sin po­der dis­tin­guir di­fe­ren­cias pro­gra­má­ti­cas cla­ras en al­gu­nas de ellas.

Fren­te al men­sa­je ofi­cial de Po­de­mos, que ve des­leal­tad en quie­nes se es­cin­den y so­lo re­co­no­ce cier­ta in­ge­nui­dad de sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.