La con­de­na de ha­cer­se po­pu­lar en Ins­ta­gram

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un ca­so pe­cu­liar

La fa­ma tie­ne su pre­cio, y la pla­ya del Hie­rro, al nor­te de Fuer­te­ven­tu­ra, lo es­tá pa­gan­do des­de ha­ce al­go más de un año, des­de que la red so­cial Ins­ta­gram la hi­zo vi­ral. La pla­ya en vez are­na tie­ne pe­que­ñas al­gas cal­cá­reas que pa­re­cen pa­lo­mi­tas de maíz. Y los vi­si­tan­tes se es­tán lle­van­do unos 10 ki­los al mes, se­gún los ex­per­tos. Ese ex­po­lio ha he­cho que se pon­gan en mar­cha cam­pa­ñas de sen­si­bi­li­za­ción por par­te del Ayun­ta­mien­to de La Oli­va, al que per­te­ne­ce.

La pri­me­ra pu­bli­ca­ción con la eti­que­ta #Po­pCor­nBeach, el so­bre­nom­bre con el que se la co­no­ce en Ins­ta­gram, da­ta del 27 de ju­nio de 2015. A par­tir de ahí, el nú­me­ro de fo­tos subidas ha ido au­men­tan­do has­ta su­mar más de 1.000. In­clu­so fue no­ti­cia a fi­na­les del año pa­sa­do en me­dios de to­do el mun­do, des­de la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se Fox News al dia­rio bri­tá­ni­co Daily Mail. Así fue có­mo es­ta pla­ya de 850 me­tros de lar­go —a la que se ac­ce­de por una pis­ta de tie­rra tras va­rios ki­ló­me­tros de re­co­rri­do des­de la lo­ca­li­dad tu­rís­ti­ca de Co­rra­le­jo—, y que has­ta ese mo­men­to so­lo era fre­cuen­ta­da por sur­fis­tas, sa­lió del ano­ni­ma­to. Es­tos ro­do­li­tos o al­gas cal­cá­reas, un ca­so pe­cu­liar en el mun­do por la gran can­ti­dad que acu­mu­la, se re­pro­du­cen en el mar a unos 20 me­tros de pro­fun­di­dad. El bió­lo­go Fran­cis­co Ote­ro, del Ins­ti­tu­to Ecoa­qua de la Uni­ver­si­dad de Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria, se­ña­la que su cre­ci­mien­to es muy len­to, de apro­xi­ma­da­men­te un mi­lí­me­tro al año. “Al­gu­nos de ellos lle­gan a me­dir has­ta 25 cen­tí­me­tros, lo que sig­ni­fi­ca que han vivido más de 250 años. Du­ran­te su pe­rio­do vi­tal com­ba­ten el cam­bio cli­má­ti­co por su ab­sor­ción del dió­xi­do de car­bono del mar, a la vez que por sus for­mas lle­nas de ca­vi­da­des sir­ven de de­pó­si­to pa­ra que otras es­pe­cies pon­gan sus hue­vos”. Con las gran­des ma­reas son arras­tra­dos has­ta la su­per­fi­cie, don­de ya muer­tos, y des­pués de mi­les de años de ero­sión, se con­vier­ten en are­na.

La pa­leon­tó­lo­ga y con­ser­va­do­ra del Mu­seo de la Na­tu­ra­le­za de Te­ne­ri­fe, Est­her Mar­tín, des­ta­ca que, a pe­sar de que la zo­na en la que se en­cuen­tra la pla­ya no es­tá ca­ta­lo­ga­da co­mo es­pa­cio na­tu­ral pro­te­gi­do, “la Ley de Cos­tas no per­mi­te lle­var­se los ro­do­li­tos, al igual que nin­gún otro ele­men­to co­mo are­na o pie­dras, y que ha­cer­lo lle­va apa­re­ja­da una san­ción”. Se­ña­la que la ma­yo­ría de los es­que­le­tos de al­gas de es­ta pla­ya tie­ne unos 4.000 años, aun­que en de­ter­mi­na­das zo­nas los hay en es­ta­do fó­sil des­pués de ha­ber pa­sa­do a la in­tem­pe­rie más de 120.000 años. Cal­cu­la que, en una es­ti­ma­ción con­ser­va­do­ra, y so­lo por el ae­ro­puer­to, los vi­si­tan­tes que aban­do­nan la is­la po­drían es­tar lle­ván­do­se 10 ki­los al­mes, 120 ki­los al año, más de una to­ne­la­da en una dé­ca­da. Y la­men­ta que con ello es­tán obs­ta­cu­li­zan­do el pro­ce­so na­tu­ral de for­ma­ción de la fu­tu­ra pla­ya de are­na.

El al­cal­de de La Oli­va, Isaí Blan­co, ex­pli­ca que, des­de siem­pre, la po­bla­ción lo­cal ha co­gi­do pe­que­ñas can­ti­da­des de ro­do­li­tos pa­ra uti­li­zar­los co­mo ele­men­to de­co­ra­ti­vo en sus ca­sas, pe­ro en los úl­ti­mos años, con la pau­la­ti­na afluen­cia de tu­ris­tas se es­tá “sa­lien­do de ma­dre”. “Se los es­tán lle­van­do con cu­bos”, se que­ja.

El Ayun­ta­mien­to desa­rro­lla una cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción: Pa­sa sin hue­lla por La Oli­va, di­ri­gi­da a re­si­den­tes y vi­si­tan­tes de un mu­ni­ci­pio que re­ci­be me­dio mi­llón de tu­ris­tas al año y don­de más de la mi­tad de sus 25.000 ha­bi­tan­tes son ex­tran­je­ros. Con es­ta ini­cia­ti­va im­par­ten char­las en cen­tros edu­ca­ti­vos del mu­ni­ci­pio y tam­bién tra­ba­jan con tu­ro­pe­ra­do­res y guías tu­rís­ti­cos.

Jaime Coe­llo, ju­ris­ta y di­rec­tor de la Fun­da­ción Te­les­fo­ro Bra­voJuan Coe­llo, que co­la­bo­ra en la cam­pa­ña de con­cien­cia­ción, la­men­ta que­mu­chas ca­sas de Fuer­te­ven­tu­ra de­co­ren con ro­do­li­tos el jar­dín, o que uno de los ho­te­les del mu­ni­ci­pio ex­hi­ba ja­rro­nes lle­nos de ellos. “Es ne­ce­sa­ria más vi­gi­lan­cia y san­cio­nes. Es ri­dícu­lo que en Fuer­te­ven­tu­ra, una is­la de más de 1.500 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, so­lo ha­ya sie­te agen­tes del Ca­bil­do en­car­ga­dos del con­trol de los es­pa­cios na­tu­ra­les”.

Coe­llo re­sal­ta que los aten­ta­dos con­tra el pa­tri­mo­nio na­tu­ral, que es­tán re­gis­tran­do “un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial”, se dan en no so­lo en la pla­ya del Hie­rro sino en to­da la is­la, con da­ños co­mo pin­ta­das en ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos y du­nas fó­si­les o la cons­truc­ción de mon­tícu­los de pie­dra en es­pa­cios pro­te­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.