“Hu­bie­ra si­do me­jor de­jar nues­tros chis­tes en el pla­tó”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Sá­ti­ra en tiem­pos de caos

“Es­te país se es­tá vol­vien­do más as­que­ro­so ca­da se­gun­do que pa­sa”, la­men­ta la ex­pre­si­den­ta Se­li­na Me­yer, in­ter­pre­ta­da por Ju­lia Louis-Drey­fus, mien­tras cor­te­ja a vo­tan­tes en una fe­ria de Io­wa fin­gien­do que le gus­tan los ni­ños y los ani­ma­les. A su la­do, el es­tra­te­ga Kent Da­vi­son (Gary Co­le) le res­pon­de que no se preo­cu­pe, que el aná­li­sis y bus­ca del elec­to­ra­do se es­tá ha­cien­do a tra­vés de Fa­ce­book. Es so­lo un ejem­plo de has­ta qué pun­to la se­rie que pro­ta­go­ni­zan, Veep, pro­fun­di­za en la sép­ti­ma (y úl­ti­ma) tem­po­ra­da que aca­ba de es­tre­nar­se en HBO Es­pa­ña en el la­do más os­cu­ro de la po­lí­ti­ca, has­ta pin­char hue­so.

La se­rie na­ció co­mo una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio pa­ra ex­mi­nar el com­por­ta­mien­to hu­mano cuan­do se lle­ga al po­der. No se iden­ti­fi­can par­ti­dos con­cre­tos, se dan gol­pes a iz­quier­da y de­re­cha. “Eso es al­go de­li­be­ra­do: es una se­rie so­bre la cul­tu­ra de la po­lí­ti­ca”, ex­pli­ca Louis-Drey­fus a EL PAÍS. Ade­más, com­ple­ta a su laor­di Évo­le ha he­cho his­to­ria al co­lar­se en el Va­ti­cano. Es uno de esos hi­tos que cual­quier pe­rio­dis­ta del mun­do que­rría fir­mar, pe­ro la his­to­ria no siem­pre tie­ne el pul­so tre­pi­dan­te de los des­em­bar­cos de Nor­man­día, ni sus pro­ta­go­nis­tas, la lo­cua­ci­dad de Wins­ton Chur­chill. La his­to­ria, a ve­ces, no es más que el ges­to y la cons­ta­ta­ción de es­tar allí. Co­mo en los peores co­le­gios, las lec­cio­nes más im­por­tan­tes pue­den ser tam­bién las más abu­rri­das, y a fe que los 71 mi­nu­tos de es­te Sal­va­dos pa­sa­ron len­tí­si­mos. Des­pués de es­te pro­gra­ma, no creo que el Pa­pa va­ya a ir nun­ca a di­ver­tir­se a El hor­mi­gue­ro. Tam­po­co pro­ta­go­ni­za­rá una ver­sión de The Young Po­pe, de So­rren­tino.

Tal vez in­flu­yó que la en­tre­vis­ta se fil­ma­ra a la ho­ra de la sies­ta en una ha­bi­ta­ción que pa­re­cía la sa­la de es­pe­ra de un no­ta­rio. Di­jo Fran­cis­co que vi­ve en un mu­seo, por eso tie­ne mé­ri­to que es­co­gie­ra un es­ce­na­rio tan ano­dino, que iba tan a tono con su pré­di­ca de Chie­sa po­ve­ra, pe­ro no ha­cía jus­ti­cia al éx­ta­sis ba­rro­co de Ber­ni­ni.

Évo­le con­ven­ció a Ber­go­glio de que se sen­ta­ra con él pro­me­tién­do­le una en­tre­do Ke­vin Dunn, que in­ter­pre­ta al je­fe de cam­pa­ña Ben, “tan­to re­pu­bli­ca­nos co­mo de­mó­cra­tas ha­cen co­sas si­mi­la­res”. En Veep, tal y co­mo la ideó el aclam­do guio­nis­ta bri­tá­ni­co Armando Ia­nuc­ci (In the loop), la protagonista no es la ideo­lo­gía. Es la ab­sur­dez.

Pe­ro han pa­sa­do los años des­de que la pri­me­ra tem­po­ra­da pre­sen­tó es­te de­li­ran­te Washington D. C. fic­ti­cio en 2012. Ia­nuc­ci de­jó la se­rie en ma­nos de Da­vid Man­del. Se­li­na Me­yer pa­só de vi­ce­pre­si­den­ta a ser bre­ve­men­te vis­ta so­bre los re­fu­gia­dos, que es la gran preo­cu­pa­ción pú­bli­ca del Pa­pa. Por eso em­pe­zó por ahí y pa­re­cía que se iba a que­dar ahí, pe­ro las pre­gun­tas so­bre es­te asun­to ocu­pa­ron so­lo 11 mi­nu­tos del me­tra­je. Los 60 res­tan­tes (des­con­tan­do un pre­si­den­ta. En el­mudno real, Do­nald Trump lle­gó al po­der y el Washington real se trans­for­mó en un lu­gar no­ta­ble­men­te más caó­ti­co. Otros po­pu­lis­tas apren­die­ron los tru­cos de Trump. Bol­so­na­ro asu­mió la pre­si­den­cia de Bra­sil. Y aho­ra, en la se­rie, el inep­to be­ca­rio que pe­lo­tea­ba a Se­li­na, Jo­nah, es su­ma­yor ri­val y es­te gi­ro de guion re­sul­ta tris­te­men­te ve­ro­sí­mil. “Las co­sas que ha­ce diez años ha­brían tor­pe­dea­do la ca­rre­ra de un po­lí­ti­co son aho­ra sus me­jo­res cua­li­da­des”, se­ña­la Ti­mothy Si­mons, su in­tér­pre­te. “Hu­bie­ra si­do me­jor que cier­tas co­sas que los guio­nis­tas aven­tu­ra­ron se hu­bie­ran que­da­do en el pla­tó”. Pe­ro pre­ci­sa­men­te que la po­lí­ti­ca sea co­sa ca­da vez me­nos de pro­fe­sio­na­les y más de pa­ra­cai­dis­tas es al­go que le da va­lor a la se­rie, en opi­nión de An­na Ch­lumsky, quien in­ter­pre­ta a una ayu­dan­te de Se­li­na. “La sá­ti­ra per­mi­te ana­li­zar to­do lo que es­tá pa­san­do en el mun­do y por qué", ex­pli­ca. “El hu­mor pue­de abrir la puer­ta a co­sas que no quie­res ver. No se tra­ta so­lo de ha­cer reír”. Otra de las ac­tri­ces de la se­rie, Sa­rah Sut­her­land (que ha­ce de hi­ja de Se­li­na) de­fien­de la co­me­dia po­lí­ti­ca co­mo ar­ma: “Aho­ra es más di­fí­cil reír­se con es­tas co­sas por­que re­fle­jan lo que es­tá su­ce­dien­do. Es co­mo una pa­ta­da en la gar­gan­ta”.

Aun­que el Washington de Veep sea ima­gi­na­rio, en es­ta tem­po­ra­da sí se ve afec­ta­do por la ac­tua­li­dad. Por ejem­plo, el mo­vi­mien­to Me Too com­pli­ca la vi­da de Jo­nah. “Na­die va a ha­cer un chis­te ba­ra­to por­que es una co­sa muy va­lio­sa pe­ro es al­go que es­tán su­ce­dien­do y se pue­de tra­ta sin de­ni­grar”, cuen­ta el ac­tor.

Quien no cam­bia es Se­li­na. Si­gue sien­do tan se­dien­ta de po­der co­mo siem­pre. En la tem­po­ra­da an­te­rior se pro­pu­so cam­biar, de­jar la po­lí­ti­ca y ha­cer vi­da nor­cor­to en blan­co y ne­gro re­crean­do un epi­so­dio de la vi­da de san Fran­cis­co de Asís alla ma­nie­ra de Pa­so­li­ni, que sir­vió pa­ra in­tro­du­cir y ves­tir un po­co el pro­gra­ma) los de­di­có a pre­gun­tar lo que le dio la ga­na, siem­pre con son­ri­sa y alu­dien­do, mal. Co­mo to­dos los cam­bios en te­le­vi­sión, no du­ró mu­cho, de ahí que aho­ra se pre­sen­te a pre­si­den­ta de nue­vo (“las his­to­rias que pue­des con­tar son li­mi­ta­das, al fin y al ca­bo”, ad­mi­te Louis-Drey­fuss). Lo ha­ce en una tem­po­ra­da que se­rá más cor­ta que las an­te­rio­res. La sex­ta ter­mi­nó en 2017 y la pro­duc­ción tu­vo que re­tra­sar­se en­ton­ces por­que Louis-Drey­fus fue diag­nos­ti­ca­da con un cáncer de ma­ma. El pa­sa­do oc­tu­bre, en una en­tre­vis­ta con le tam­bién co­me­dian­te Jimmy Kim­mel, con­fir­mó que ba­tió la en­fer­me­dad.

Ese fue el úni­co ba­che en la tra­yec­to­ria de la se­rie, uno de los bas­tio­nes de la te­le­vi­sión de pres­ti­gio re­cien­te. Ha ga­na­do 17 pre­mios Emmy, tres de ellos se­gui­dos a la me­jor co­me­dia. Loui­sD­rey­fuss, pro­ba­ble­men­te la ac­triz có­mi­ca más ve­ne­ra­da de la te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se, se hi­zo con el tro­feo en seis oca­sio­nes. Acu­mu­la on­ce pre­mios en to­da su ca­rre­ra por Sein­feld y The New Ad­ven­tu­res of Old Ch­ris­ti­ne. Aho­ra ad­mi­te que le gus­ta­ría “ejer­ci­tar otro múscu­lo, in­clui­do el dra­má­ti­co”.

Aho­ra la se­rie se va y de­ja un mun­do don­de el ab­sur­dis­mo po­lí­ti­co se ve más en los ti­tu­la­res que en sus guio­nes. Qui­zá ha­ga fal­ta otro Veep pa­ra so­bre­lle­var­lo. Dunn lo tie­ne cla­ro: “La lo­cu­ra en po­lí­ti­ca nun­ca aca­ba”. vi­nie­ra o no a cuen­to, a los in­mi­gran­tes. Aun­que el en­tre­vis­ta­do pro­tes­tó dos o tres ve­ces (“¿ya he­mos de­ja­do de ha­blar de los emi­gran­tes?”), el en­tre­vis­ta­dor fue co­lan­do to­dos los te­mas que ha­bía que co­lar, aun­que los más es­pi­no­sos, co­mo los abu­sos de la Igle­sia, la ho­mo­se­xua­li­dad o el abor­to, en­tra­ron ca­si en la pró­rro­ga.

Ber­go­glio ti­ró de afo­ris­mos y re­fra­nes en los asun­tos so­bre los que se sa­be una au­to­ri­dad mo­ral. Ser­mo­neó a pla­cer so­bre el ca­pi­ta­lis­mo, las gue­rras, los mu­ros de Trump (“si vos le­van­tás ese mu­ro, ter­mi­nás pri­sio­ne­ro de ese mu­ro que le­van­tas­te”) y los de Eu­ro­pa (“La ma­dre Eu­ro­pa se vol­vió abue­la”). La elo­cuen­cia le aban­do­nó, sin em­bar­go, cuan­do lle­gó el te­ma de los abu­sos (“hay que en­ten­der la her­me­néu­ti­ca de ca­da épo­ca”), el abor­to o los ho­mo­se­xua­les, con los que in­ten­tó ma­ti­zar unas de­cla­ra­cio­nes re­cien­tes en las que re­co­men­da­ba que fue­ran al psi­quia­tra. Se lió tan­to en las fra­ses, que aca­bó por man­dar­los otra vez al psi­quia­tra. “No le pi­llo muy bien”, con­fe­só Évo­le an­te la em­pa­na­da ar­gen­ti­na que ar­mó el pon­tí­fi­ce pa­ra no de­cir lo que que­ría de­cir di­cien­do lo con­tra­rio pe­ro no y no obs­tan­te tal vez sí.

La ma­dre de Jor­di, muy se­gui­do­ra de Fran­cis­co y ci­ta­da en la emi­sión, se­gu­ro que que­dó en­can­ta­da con el pro­gra­ma. Los que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ir a mi­sa apa­ga­mos la te­le un po­co me­nos en­tu­sias­ma­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.