La opo­si­ción in­fli­ge un du­ro gol­pe a Er­do­gan en las elec­cio­nes lo­ca­les en Tur­quía

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Vic­to­ria del CHP

Por pri­me­ra vez en­mu­cho tiem­po, el CHP rom­pió su ima­gen de par­ti­do es­cle­ró­ti­co, in­ca­paz de com­pe­tir más allá de la fran­ja oc­ci­den­tal de Tur­quía (la cos­ta del mar Egeo y la Tra­cia tur­ca): ob­tu­vo va­rias ca­pi­ta­les de pro­vin­cia en la Ana­to­lia in­te­rior y en el le­jano no­res­te.

“La opo­si­ción ha lo­gra­do dar un ra­yo de es­pe­ran­za, en una si­tua­ción en que pa­re­cía que siem­pre iba a ga­nar Er­do­gan”, sos­tie­ne el aca­dé­mi­co Ali Bay­ra­mo­glu, pa­ra quien los re­sul­ta­dos, pe­se a la ma­yo­ría de vo­tos co­se­cha­dos por el AKP, son “una de­rro­ta de Er­do­gan”, que se ha­bía im­pli­ca­do de lleno en la cam­pa­ña. “Aho­ra, lo ló­gi­co se­ría que hu­bie­se una re­no­va­ción in­ter­na en el AKP, que Er­do­gan, co­mo ya ha he­cho otras ve­ces [pa­san­do de is­la­mis­ta a li­be­ral y de ahí a na­cio­nal­po­pu­lis­ta] cam­bia­se de pos­tu­ra. El pro­ble­ma es que aho­ra de­pen­de de su coa­li­ción con el par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta MHP y eso le fuer­za a man­te­ner una pos­tu­ra muy na­cio­na­lis­ta”, afir­ma. “Eso sí, aho­ra las con­di­cio­nes son las ade­cua­das pa­ra que apa­rez­ca un nue­vo par­ti­do de cen­tro o de cen­tro­de­re­cha co­mo el que se ru­mo­rea que pre­pa­ran [Ahmed] Da­vu­to­glu y [Ali] Ba­ba­can [dos an­ti­guos al­tos car­gos del AKP apar­ta­dos por Er­do­gan]”.

En cam­bio, Ah­met Uy­sal, pro­fe­sor de So­cio­lo­gía Po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Es­tam­bul, re­du­ce las es­pe­ran­zas de la opo­si­ción: “Aun­que el AKP pier­da An­ka­ra y Es­tam­bul, si­gue sien­do el par­ti­do con más miem­bros en las asam­bleas mu­ni­ci­pa­les y al fren­te de los dis­tri­tos, por lo que el CHP no po­drá go­ber­nar es­tas ciu­da­des a me­nos que lle­gue a acuer­dos”. “Ade­más, el AKP si­gue sien­do el par­ti­do más vo­ta­do en to­do el país, a mu­cha dis­tan­cia del se­gun­do. El AKP es­tá to­ca­do, pe­ro no des­trui­do”, aña­de.

Des­de lue­go, ha­rán mal los que crean ver cer­cano el fi­nal de Er­do­gan. Es un su­per­vi­vien­te. De ca­da re­vés, y ha su­fri­do mu­chos—la pri­sión en 1998, su­ce­si­vos in­ten­tos de ile­ga­li­za­ción de sus par­ti­dos, la pér­di­da de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en 2015, el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do de 2016—, se ha le­van­ta­do aún más fuer­te. Y es tam­bién un ex­per­to en tác­ti­cas po­lí­ti­cas. Pro­ba­ble­men­te aho­ra se es­té fe­li­ci­tan­do por ha­ber ade­lan­ta­do al año pa­sa­do —cuan­do se veía ve­nir la cri­sis eco­nó­mi­ca que aho­ra azo­ta el país— las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que de­bían te­ner lu­gar el pró­xi­mo noviembre. Pa­sa­das las mu­ni­ci­pa­les, tie­ne un pe­rio­do de más de cua­tro años sin ci­tas con las ur­nas pa­ra la­mer­se las he­ri­das y re­cu­pe­rar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.