Ni­co­lás Ma­du­ro anun­cia 30 días de ra­cio­na­mien­to eléc­tri­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a fun­ción de la lie­bre es im­pri­mir un fuer­te rit­mo a las ca­rre­ras de atle­tis­mo pa­ra fa­ci­li­tar que los fa­vo­ri­tos re­ba­jen tiem­pos y ré­cords. Aun­que sue­len aban­do­nar a mi­tad de re­co­rri­do, la con­tra­ta­da pa­ra el ma­ra­tón de Los Án­ge­les de 1994, Paul Pil­king­ton, si­guió ade­lan­te, ga­nó la prue­ba, 27.000 dó­la­res, un Mer­ce­des y la ra­bia del se­gun­do cla­si­fi­ca­do, un ita­liano que no se en­te­ró por­que no sa­bía in­glés y lle­gó a la me­ta le­van­ta­do los bra­zos, cre­yén­do­se pri­me­ro.

Juan Guai­dó arran­có la ga­lo­pa­da ha­cia la de­mo­li­ción del cha­vis­mo co­mo lie­bre de Es­ta­dos Uni­dos y la opo­si­ción, con la mi­sión de al­can­zar los ob­je­ti­vos no con­se­gui­dos en las su­ble­va­cio­nes ca­lle­je­ras pos­te­rio­res al fa­lli­do gol­pe de abril de 2002. No des­fa­lle­ce, pe­ro no es­tá cum­plien­do las ex­pec­ta­ti­vas. Acu­sa la dis­tan­cia has­ta el bún­ker de Mi­ra­flo­res. Pa­sa el tiem­po y se des­in­fla po­co a po­co. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el ba­jo­na­zo pue­de ser pe­li­gro­so pa­ra to­dos los ve­ne­zo­la­nos por­que sus pa­tro­ci­na­do­res han reite­ra­do que to­das las op­cio­nes es­tán so­bre la me­sa, in­clui­da una an­da­na­da de mi­si­les.

La in­ha­bi­li­ta­ción de Guai­dó es irre­le­van­te por­que el del­fín de Leo­pol­do Ló­pez si­gue en ca­rre­ra: al sprint en el pri­mer tra­mo pe­ro ra­len­ti­zan­do la pro­gre­sión en el se­gun­do por­que es de re­sis­ten­cia y obs­tácu­los. Du­ran­te su desa­rro­llo, la bi­ce­fa­lia al man­do —Ni­co­lás Ma­du­ro so­bre las es­truc­tu­ras del Es­ta­do y Guai­dó so­bre las as­pi­ra­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de la ma­yo­ría— apun­ta­lan la pa­rá­li­sis, que so­lo se des­tra­ba­rá con ce­sio­nes fun­da­men­ta­les del cha­vis­mo y un re­plie­gue de la be­li­co­si­dad. Los erro­res bo­li­va­ria­nos han si­do ma­yúscu­los, pe­ro el fun­da­men­tal fue creer po­si­ble la con­so­li­da­ción de una re­vo­lu­ción mar­xis­ta­le­ni­nis­ta ig­no­ran­do las li­ber­ta­des y al 50% de la po­bla­ción so­bre un ya­ci­mien­to de pe­tró­leo ave­cin­da­do con la vo­ra­ci­dad ca­pi­ta­lis­ta. El em­pe­ño en lo im­po­si­ble da­ña la cre­di­bi­li­dad de la iz­quier­da com­pro­me­ti­da con la de­mo­cra­cia.

EE UU no pu­do con la re­vo­lu­ción de Fi­del Cas­tro pe­ro pro­ba­ble­men­te pue­da con el ré­gi­men ve­ne­zo­lano, que tra­ta de enar­de­cer a sus ba­ses hos­ti­gan­do a Guai­dó sin de­te­ner­le, con la vis­ta pues­ta en la reac­ción de la Ca­sa Blan­ca. Was­hing­ton no sol­ta­rá la pre­sa, pe­ro no la cap­tu­ra­rá pa­cí­fi­ca­men­te si no le ofre­ce una vía de es­ca­pe po­lí­ti­ca. So­lo el ac­ti­vis­mo de las or­ga­ni­za­cio­nes, paí­ses y per­so­nas con in­ter­lo­cu­ción en Was­hing­ton y Caracas po­drán des­tra­bar la cri­sis. Ur­ge arri­mar el hom­bro de la ne­go­cia­ción pa­ra evi­tar que el gru­po de ci­vi­les y mi­li­ta­res cha­vis­tas sen­ten­cia­dos por Was­hing­ton se vea abo­ca­do amo­rir ma­tan­do. El en­co­gi­mien­to eu­ro­peo y la mo­do­rra de Mé­xi­co y Uru­guay no fre­na­rán a Es­ta­dos Uni­dos. Sus le­gio­nes es­tán dis­pues­tas a blin­dar los ya­ci­mien­tos del Ori­no­co y a ga­nar el pul­so geo­po­lí­ti­co con Ru­sia y Chi­na, asu­mien­do los cos­tes de una so­lu­ción mi­li­tar si el cas­ti­go so­cial, eco­nó­mi­co y di­plo­má­ti­co a Ve­ne­zue­la no derriba aMa­du­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.