Ca­sa­do de­fien­de in­ter­ve­nir Ca­ta­lu­ña in­clu­so sin 155

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Crí­ti­cas de Ai­tor Es­te­ban

Pa­blo Ca­sa­do re­co­no­ce ya en pú­bli­co a es­tas al­tu­ras de la lar­ga pre­cam­pa­ña en ca­si to­das sus in­ter­ven­cio­nes dia­rias que se ex­po­ne de­ma­sia­do, que ha­bla y pro­po­ne mu­chas co­sas. Di­ce que tie­ne pri­sa por Es­pa­ña y que es­tá dis­pues­to a “achi­cha­rrar­se” en los pri­me­ros 100 días a la ho­ra de apli­car re­for­mas de to­do signo, des­de eco­nó­mi­cas a fis­ca­les, so­bre el Es­ta­do del bie­nes­tar o so­bre el mo­de­lo de na­ción. No se per­mi­te un des­can­so ni se lo con­ce­de a los miem­bros de su equi­po y de sus lis­tas. Ayer le to­có el turno a su pro­to­ti­po de sis­te­ma de Es­ta­do pa­ra Es­pa­ña, y avan­zó tam­bién de pa­so qué ti­po de in­ter­ven­ción tie­ne pre­pa­ra­da pa­ra Ca­ta­lu­ña, su gran ob­se­sión.

El lí­der del PP pien­sa que Ma­riano Ra­joy y to­do su en­torno se equi­vo­ca­ron al de­jar­se con­ven­cer por Ciu­da­da­nos y el PSOE pa­ra pro­mo­ver una in­ter­ven­ción de Ca­ta­lu­ña con el 155 “ins­tru­men­tal” y so­lo pa­ra con­vo­car las elec­cio­nes de diciembre de 2017. Si él pu­die­ra lo im­pon­dría más tiem­po, pro­rro­gan­do su du­ra­ción en el Se­na­do, y so­bre otros sec­to­res, in­clui­da la te­le­vi­sión pú­bli­ca au­to­nó­mi­ca, TV3. Si no tu­vie­ra­ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra sa­car­lo ade­lan­te en el Se­na­do, tra­ta­ría de sor­tear ese lí­mi­te de otra ma­ne­ra.

De­fien­de Ca­sa­do que su pro­yec­to de Es­pa­ña “no es cen­trí­pe­to”, pe­ro avi­sa: “Ya no se pue­de cen­tri­fu­gar más el Es­ta­do, no se pue­de trans­fe­rir más a las au­to­no­mías”. Y avi­sa de que Ca­ta­lu­ña ten­dría que cum­plir la Cons­ti­tu­ción y las le­yes. Du­ran­te un desa­yuno in­for­ma­ti­vo or­ga­ni­za­do a ca­rre­ra de ar­gu­men­tos, pur­gas y fi­cha­jes de la pre­cam­pa­ña elec­to­ral ha crea­do un cli­ma de his­te­ria que pa­ra cier­tos ob­ser­va­do­res tie­ne mu­cho de in­fan­ti­li­za­ción, co­mo si los pró­xi­mos co­mi­cios no fue­ran un asun­to muy se­rio sino un jue­go de ni­ños que pe­lean y se cam­bian cro­mos. Pe­ro la ex­pli­ca­ción de es­te tras­torno es muy sim­ple: an­te la vo­la­ti­li­dad de unos elec­to­res ca­da vez­más im­pre­vi­si­bles, que se re­sis­ten a vo­tar a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les, se han frag­men­ta­do y mul­ti­pli­ca­do las can­di­da­tu­ras, a la vez que se in­ten­si­fi­ca la com­pe­ten­cia en­tre ellas. Y es­ta ex­ce­si­va com­pe­ti­ti­vi­dad elec­to­ral ha lle­va­do a los es­tra­te­gas de cam­pa­ña a re­nun­ciar a los mé­to­dos clá­si­cos de pu­bli­ci­dad po­lí­tia­yer por Eu­ro­pa Press apun­tó que con lo es­ti­pu­la­do en la ex­cep­cio­nal Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal o en la Ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na ya se fi­ja la pre­va­len­cia de las po­li­cías na­cio­na­les so­bre los Mos­sos si es­tos in­cu­rrie­sen en al­gu­na desobe­dien­cia co­mo las ob­ser­va­das, se­gún su cri­te­rio, en la jor­na­da de la con­sul­ta ile­gal del 1-O. La Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Na­cio­nal es­ta­rían así je­rár­qui­ca­men­te por en­ci­ma de las po­li­cías au­to­nó­mi­cas. Esa pro­pues­ta mo­les­tó es­pe­cial­men­te al por­ta­voz del PNV en el Con­gre­so, Ai­tor Es­te­ban: “Tie­ne una ig­no­ran­cia ab­so­lu­ta, ten­dría que re­leer la le­gis­la­ción vi­gen­te y el Es­ta­tu­to de Ger­ni­ka, por­que la Er­tzain­tza es una po­li­cía in­te­gral, con el mis­mo ni­vel ca, que pon­de­ra­ban las vir­tu­des de los pro­duc­tos que anun­cia­ban (las po­lí­ti­cas pú­bli­cas ofer­ta­das por los can­di­da­tos) pa­ra sus­ti­tuir­los por un mar­ke­ting vi­ral que só­lo bus­ca el fac­tor sor­pre­sa del gol­pe de efec­to más ines­pe­ra­do, trans­gre­sor y cho­can­te, de in­me­dia­ta pro­pa­ga­ción por las re­des di­gi­ta­les. De ahí que se re­cu­rra al fi­cha­je de can­di­da­tos es­tram­bó­ti­cos o pe­re­gri­nos (pre­sos pre­ven­ti­vos, ge­ne­ra­les, to­re­ros o nean­der­ta­les) y al anun­cio de im­po­si­bles po­lí­ti­cas de cho­que que bor­dean la in­frac­ción de de­re­chos fun­da­men­ta­les.

Pa­ra cier­tos ob­ser­va­do­res, es­te mar­ke­ting sen­sa­cio­na­lis­ta se atri­bu­ye a la es­pec­ta­cu­la­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca, que con­vier­te a los ciu­da­da­nos en es­pec­ta­do­res pa­si­que los cuer­pos del Es­ta­do”. Ca­sa­do arro­pa­ría las le­yes ac­tua­les con más san­cio­nes e ins­pec­cio­nes, con una ma­yor pre­sen­cia en to­dos los as­pec­tos de la De­le­ga­ción del Go­bierno en Ca­ta­lu­ña y de las sub­de­le­ga­cio­nes pro­vin­cia­les. En ese con­tex­to, men­cio­nó la po­si­bi­li­dad de apli­car mo­ra­to­rias o re­tra­sos en el tras­pa­so de de­ter­mi­na­das com­pe­ten­cias si en­tien­de que son mal ejer­ci­das o “sin res­pon­sa­bi­li­dad” o “leal­tad”.

En la lu­pa de ese plan es­tá el uso de la len­gua cas­te­lla­na en Ca­ta­lu­ña, tan­to en los cen­tros edu­ca­ti­vos co­mo en las di­ver­sas ad­mi­nis­tra­cio­nes. Ca­sa­do abo­ga por una ley de len­guas que desa­rro­lle más el ar­tícu­lo 3 de la Cons­ti­tu­ción so­bre la fun­ción vehi­cu­lar del cas­te­llano. En ese sen­ti­do, rei­te­ró que ve el do­mi­nio de las otras len­guas co­ofi­cia­les, co­mo el ca­ta­lán, el vas­co o el ga­lle­go, co­mo “un mé­ri­to, no un re­qui­si­to”.

En ese pa­que­te in­clu­ye la ley de sím­bo­los pa­ra pe­na­li­zar los po­si­bles ul­tra­jes a la ban­de­ra, el himno o la Co­ro­na. Tam­bién re­to­ca­ría la ley de fi­nan­cia­ción de los par­ti­dos pa­ra cas­ti­gar a los que alien­ten ac­tos vio­len­tos co­mo los es­cra­ches o la ka­le bo­rro­ka y pa­ra su­pri­mir las ayu­das pú­bli­cas a las for­ma­cio­nes que ten­gan lí­de­res pro­ce­sa­dos por re­be­lión o se­di­ción. Tam­bién re­cu­pe­ra­ría en el Có­di­go Penal el de­li­to de con­vo­ca­to­ria ile­gal de re­fe­ren­dos. vos. Pe­ro con ser es­to ve­ro­sí­mil, más acer­ta­do pa­re­ce atri­buir­lo a una­mer­can­ti­li­za­ción ram­pan­te que con­vier­te a los ciu­da­da­nos en con­su­mi­do­res ver­sá­ti­les, a quie­nes se in­vi­ta a di­ver­si­fi­car sus há­bi­tos de com­pra sus­ti­tu­yen­do el vo­to vie­jo, ob­so­le­to y abu­rri­do por otro vo­to mu­cho más no­ve­do­so, arries­ga­do y ex­ci­tan­te. Es el fla­man­te y po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to vo­to-ta­bú, que rom­pe pre­jui­cios, cru­za iden­ti­da­des y fran­quea fron­te­ras a de­re­cha e iz­quier­da pro­por­cio­nan­do la ex­pe­rien­cia ilu­so­ria pe­ro ilu­sio­nan­te de trans­for­ma­ción vi­ca­ria de la reali­dad vir­tual. Lo que su­po­ne to­da una ten­ta­ción pa­ra ese con­su­mi­dor in­sa­cia­ble siem­pre ávi­do de no­ve­da­des que na­ve­ga por la Red en bus­ca de cis­nes ne­gros, dro­gas du­ras o per­las ne­gras de usar y ti­rar. El ví­deo ma­tó a la es­tre­lla de la ra­dio, can­ta­ban los Bug­gles en 1979. Y hoy, cuan­do Ins­ta­gram es­tá ma­tan­do a Fa­ce­book, tam­bién Vox ame­na­za con ma­tar a Po­de­mos.

Pe­ro la cul­pa no es de In­ter­net sino de es­ta de­mo­cra­cia ges­tio­na­da por los par­ti­dos-cár­tel (Katz y Mair) que han ro­to sus com­pro­mi­sos de leal­tad mu­tua con los ciu­da­da­nos a quie­nes de­cían re­pre­sen­tar, por lo que es­tos se des­co­nec­tan de aque­llos dis­pues­tos a ven­der­se al me­jor pos­tor: el más rui­do­so, lla­ma­ti­vo, trans­gre­sor y ex­ci­tan­te. De ahí la in­sa­tis­fac­ción del con­su­mi­dor (Sci­tovs­ki), de­frau­da­do por los in­cum­pli­mien­tos de sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, que reac­cio­na in­dig­na­do con desafec­ción y es­cep­ti­cis­mo en las tres di­rec­cio­nes se­ña­la­das por Hirsch­man: la sa­li­da del ab­sen­tis­ta o el tráns­fu­ga, la voz del que vota Vox u otro vo­to de pro­tes­ta, y la leal­tad del que pe­se a to­do per­ma­ne­ce fiel a sus si­glas: qué buen va­sa­llo si tu­vie­ra buen se­ñor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.