Hup­pert, Be­lluc­ci, Bi­no­che, Ad­ja­ni y otras es­tre­llas más

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Pe­se a su ima­gen hie­rá­ti­ca, los in­tér­pre­tes fran­ce­ses tie­nen sen­ti­do del hu­mor. Es la in­sos­pe­cha­da en­se­ñan­za de la se­rie Call my agent, uno de los ma­yo­res fe­nó­me­nos de la te­le­vi­sión fran­ce­sa en los úl­ti­mos tiem­pos, cu­yas dos pri­me­ras tem­po­ra­das aca­ba de es­tre­nar Cos­mo. La co­me­dia es­tá pro­ta­go­ni­za­da por cua­tro agen­tes que re­pre­sen­tan a las gran­des es­tre­llas del ci­ne del país, in­vi­ta­das a in­ter­pre­tar­se a sí mis­mas a ra­zón de una por epi­so­dio, aun­que, en un prin­ci­pio, los in­tér­pre­tes más famosos se re­sis­tie­ron a su­mar­se al pro­yec­to, por mie­do a que fue­ra per­ju­di­cial pa­ra su ima­gen. “Cul­tu­ral­men­te, en Fran­cia no te­ne­mos cos­tum­bre de reír­nos de no­so­tros”, bro­mea la crea­do­ra y pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va del pro­gra­ma, Fanny He­rre­ros.

To­do cam­bió con el éxi­to de la pri­me­ra tem­po­ra­da. “En­ten­die­ron que no co­rrían nin­gún ries­go. Más bien al re­vés: par­ti­ci­par en la se­rie ha­cía que pa­re­cie­ran más cer­ca­nos. Pa­ra ellos, era co­mo librarse de una car­ga”, re­la­ta He­rre­ro, bis­nie­ta de emi­gran­tes ga­lle­gos y hoy la guio­nis­ta más so­li­ci­ta­da de la te­le­vi­sión fran­ce­sa.

En­tre los par­ti­ci­pan­tes fi­gu­ran nom­bres tan co­no­ci­dos co­mo Ju­liet­te Bi­no­che, Isa­be­lle Ad­ja­ni, Mo­ni­ca Be­lluc­ci, Jean Du­jar­din, Cé­ci­le de Fran­ce, Ju­lieGa­yet o Isa­be­lle Hup­pert, quien acep­tó en­car­nar a una hi­la­ran­te ver­sión de sí mis­ma, to­da­vía más neu­ró­ti­ca y plu­ri­em­plea­da.

Callm­ya­gent, cu­ya pri­me­ra en­tre­ga su­per­vi­só el ci­neas­ta Cé­dric Kla­pisch, se ins­pi­ra en las vi­ven­cias de Do­mi­ni­que Bes­nehard, quien du­ran­te dé­ca­das fue el más le­gen­da­rio agen­te del ci­ne fran­cés, con ac­tri­ces co­moJean­ne Mo­reau, Sop­hieMar­ceau, Em­ma­nue­lle Béart o Char­lot­te Gains­bourg en su car­te­ra de clien­tes. En 2007, lo de­jó to­do pa­ra ase­so­rar en su in­ten­to de lle­gar al Elí­seo a la so­cia­lis­ta Sé­go­lè­ne Ro­yal, con quien ter­mi­nó pe­lea­do. Des­pués creó su pro­duc­to­ra pro­pia, con la que ha con­ver­ti­do es­ta se­rie en reali­dad. Su tí­tu­lo ori­gi­nal es Diez por cien­to, la co­mi­sión que se lle­va un agen­te cuan­do con­si­gue un con­tra­to pa­ra su clien­te.

Bes­nehard ase­gu­ra que to­das las tra­mas son reales. He­rre­ro lo ma­ti­za: “Par­ti­mos de co­sas ob­ser­va­das por él o por mí, por los guio­nis­tas o por los ac­to­res. Lue­go las trans­for­ma­mos e in­ten­si­fi­ca­mos, por­que no hay que ol­vi­dar que es­ta­mos ha­cien­do una co­me­dia”.

La se­rie tu­vo una lar­ga ges­ta­ción en Ca­nal +. La res­ca­tó la te­le­vi­sión pú­bli­ca en una ver­sión­me­nos cí­ni­ca, que la ale­ja del sar­cas­mo de Ex­tras o En­tou­ra­ge, en las que tam­bién apa­re­cían in­tér­pre­tes co­no­ci­dos co­mo in­vi­ta­dos.

He­rre­ro in­sis­tió en abrir Call my agent a cues­tio­nes so­cia­les co­mo el fe­mi­nis­mo o la ho­mo­se­xua­li­dad. “Nun­ca qui­se que fue­ra so­lo una se­rie so­bre un en­torno pro­fe­sio­nal, sino tam­bién so­bre el Pa­rís de hoy”, in­di­ca. Tra­ba­jó la psi­co­lo­gía y la em­pa­tía del es­pec­ta­dor res­pec­to a sus pro­ta­go­nis­tas, ins­pi­rán­do­se en títulos mí­ti­cos co­mo A dos me­tros ba­jo tie­rra o El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca.

Tras su es­treno en 2015, Call my agent triun­fó de in­me­dia­to, con cua­tro mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res ca­da se­ma­na. “La ca­de­na te­nía mie­do de que las pe­que­ñas mi­se­rias del ne­go­cio no in­tere­sa­ran a na­die. Yo creo que el es­pec­ta­dor siem­pre quie­re me­ter­se en lu­ga­res que no co­no­ce. Fue la sin­gu­la­ri­dad de la se­rie la que pro­vo­có su éxi­to. Por una vez, no era de mé­di­cos, abo­ga­dos o po­li­cías”, in­ci­de He­rre­ro.

La pro­duc­to­ra aban­do­nó Call my agent en noviembre pa­sa­do, al fi­nal de la ter­ce­ra en­tre­ga. Y pre­vé que la cuar­ta, pre­vis­ta pa­ra el año pró­xi­mo, se­rá la úl­ti­ma. “Ha­ce ca­si sie­te años que tra­ba­jo en la se­rie yme ape­te­ce con­tar otras his­to­rias”, se jus­ti­fi­ca. Ca­ta­pul­ta­da por su éxi­to en Net­flix, que dis­tri­bu­ye Call my agent en nu­me­ro­sos paí­ses, He­rre­ro pa­re­ce apun­tar al­to. Su fu­tu­ro po­dría di­ri­gir­la a Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha si­do fi­cha­da por la agen­cia UTA, que re­pre­sen­ta a ci­neas­tas co­moWes An­der­son o los her­ma­nos Coen. “Es po­si­ble, pe­ro no es mi ma­yor fan­ta­sía. Es­ta es mi cul­tu­ra y pre­fie­ro es­cri­bir so­bre lo que co­noz­co. Mis prio­ri­da­des si­guen sien­do Fran­cia y Eu­ro­pa. En mi país, por ejem­plo, ha ha­bi­do una gran re­no­va­ción en los úl­ti­mos años. Ob­ser­vo una ener­gía crea­ti­va que an­tes no veía”, re­ma­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.