¿Es­tán locos es­tos bri­tá­ni­cos?

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Hay una sen­sa­ción ge­ne­ra­li­za­da de bo­chorno en­tre los po­lí­ti­cos del Reino Uni­do. A me­nu­do, se les es­cu­cha re­co­no­cer que su país se ha con­ver­ti­do en el “haz­me­rreír de Eu­ro­pa”. La pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, se ha con­ver­ti­do en el chi­vo ex­pia­to­rio al que cul­par de to­dos los de­mo­nios que el Bre­xit ha desata­do. Ajus­tes de cuen­tas arras­tra­dos du­ran­te dé­ca­das en el seno de las dos prin­ci­pa­les for­ma­cio­nes, el Par­ti­do Con­ser­va­dor y el Par­ti­do La­bo­ris­ta, han es­ta­lla­do sin di­si­mu­lo. Es­tas son al­gu­nas cla­ves pa­ra en­ten­der por qué el

Cuan­do el Par­ti­do Con­ser­va­dor des­per­tó, y un 52% de bri­tá­ni­cos ha­bía res­pal­da­do la sa­li­da de la UE en el re­fe­rén­dum de 2016, el mons­truo de la di­vi­sión in­ter­na se­guía ahí. El des­ape­go ha­cia Eu­ro­pa les man­te­nía uni­dos, pe­ro po­cos se ha­bían pa­ra­do a pen­sar en có­mo lle­var a la prác­ti­ca una de­ci­sión tan com­ple­ja. Da­vid Ca­me­ron, el res­pon­sa­ble de un re­fe­rén­dum que na­die ha­bía pe­di­do, di­mi­tió. Los eu­ro­es­cép­ti­cos Bo­ris John­son y Mi­chael Go­ve se anu­la­ron mu­tua­men­te en un jue­go de trai­cio­nes y des­leal­ta­des. Y May, que no en­tra­ba en las qui­nie­las de na­die, se en­con­tró en Dow­ning Street con to­do el po­der en sus ma­nos. Co­men­zó a per­der­lo des­de el pri­mer mi­nu­to. Su pri­mer error fue bus­car un equi­li­brio im­po­si­ble den­tro del Go­bierno en­tre eu­ro­es­cép­ti­cos ymo­de­ra­dos. El se­gun­do fue con­vo­car elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, en 2017, con­ven­ci­da de que así ob­ten­dría un man­da­to cla­ro pa­ra lle

May ha de­di­ca­do su vi­da al Par­ti­do Con­ser­va­dor y su prin­ci­pal ob­se­sión ha si­do man­te­ner in­tac­tas sus cos­tu­ras. El re­sul­ta­do ha si­do que ca­da nue­vo gi­ro en su po­lí­ti­ca so­lo te­nía un ob­je­ti­vo: apa­ci­guar al ala du­ra, con­cen­tra­da en el lla­ma­do Gru­po de In­ves­ti­ga­cio­nes Eu­ro­peas. Es­ta co­rrien­te con­ser­va­do­ra, que en sus cálcu­los más op­ti­mis­tas pue­de re­unir cer­ca de 100 dipu­tados, se ha con­ver­ti­do en la pie­dra de to­que de los con­ser­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.