La UE en­du­re­ce las con­di­cio­nes pa­ra con­ce­der otra pró­rro­ga

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La pa­cien­cia se ago­ta

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, que en­ca­be­za al gru­po de paí­ses dis­pues­tos a afron­tar una rup­tu­ra sin acuer­do si Lon­dres no se acla­ra, ad­vir­tió ayer de que “una pró­rro­ga lar­ga del Bre­xit [más allá del 22 de ma­yo], que im­pli­que la par­ti­ci­pa­ción del Rei­noU­ni­do en las elec­cio­nes eu­ro­peas y en las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, no tie­ne na­da de evi­den­te ni de au­to­má­ti­ca”. Tras re­unir­se con el pri­mer mi­nis­tro ir­lan­dés, Leo Va­rad­kar, en Pa­rís, Ma­cron se­ña­ló tam­bién que “si el Reino Uni­do no en­cuen­tra una so­lu­ción que cuen­te con el apo­yo de la ma­yo­ría [de su Par­la­men­to], ha­brá de fac­to ele­gi­do por sí mis­mo la sa­li­da sin acuer­do. No­so­tros no po­de­mos evi­tar un fra­ca­so en su nom­bre”.

La du­ra po­si­ción de Pa­rís con­tras­ta con la del Go­bierno de An­ge­la Mer­kel. Ber­lín pre­fe­ri­ría pa­rar el re­loj del Bre­xit du­ran­te un pla­zo más lar­go (de en­tre nue­ve y 24 me­ses) pa­ra dar tiem­po a que el Reino Uni­do zan­je su cri­sis po­lí­ti­ca, que ya tie­ne al­can­ce cons­ti­tu­cio­nal. Ese tiem­po muer­to so­lo exi­gi­ría que Lon­dres ce­le­bra­se las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo (del 23 al 26 de ma­yo), sin con­cre­tar otras con­di­cio­nes.

El pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, es par­ti­da­rio de man­te­ner abier­tas to­das las po­si­bi­li­da­des has­ta el úl­ti­mo mo­men­to. Y ayer, des­pués de que la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, anun­cia­ra que pe­di­rá más tiem­po a los so­cios, ape­ló a la cal­ma. “In­clu­so si no sa­be­mos cuál se­rá el re­sul­ta­do fi­nal, sea­mos pa­cien­tes”, tui­teó.

Pe­ro en la cum­bre eu­ro­pea del 21 de­mar­zo, Ma­cron ya im­pu­so la lí­nea du­ra y for­zó el pla­zo del 12 de abril (fe­cha lí­mi­te pa­ra or­ga­ni­zar las elec­cio­nes eu­ro­peas) pa­ra obli­gar a May a acla­rar cuan­to an­tes sus in­ten­cio­nes o afron­tar un Bre­xit a las bra­vas. Bru­se­las acep­ta­ría pro­lon­gar bre­ve­men­te ese pla­zo si el Par­la­men­to bri­tá­ni­co aprue­ba el acuer­do an­tes de la cum­bre de emer­gen­cia del 10 de abril. Pe­ro da­da la es­ca­sa pro­ba­bi­li­dad de que eso ocu­rra, Ma­cron vol­vió a apre­tar las tuer­cas an­te el te­mor a man­te­ner den­tro del club y con pleno de­re­cho a un so­cio que tie­ne la vo­lun­tad de mar­char­se.

El ne­go­cia­dor je­fe del Bre­xit, te per­ma­ne­cie­ra en la unión adua­ne­ra y el mer­ca­do in­te­rior eu­ro­peo. La so­lu­ción de May fue pro­po­ner que to­do el Reino Uni­do per­ma­ne­cie­ra en ese es­pa­cio has­ta que fue­ra po­si­ble dar con una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va y se cons­tru­ye­ra una nue­va re­la­ción co­mer­cial en­tre los dos blo­ques. No con­ven­ció a na­die.

El re­fe­rén­dum en­tre­gó el po­der a la ma­sa. El fan­tas­ma lo ha­bía des­per­ta­do el ul­tra­na­cio­na­lis­ta Ni­gel Fa­ra­ge, que sor­pren­dió a los más des­pre­ve­ni­dos con su vic­to­ria en las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo y me­tió el mie­do en el al­ma del Par­ti­do Con­ser­va­dor. El mie­do, y la se­mi­lla de un po­pu­lis­mo que na­die ha sa­bi­do con­tro­lar. Dos fi­gu­ras mo­de­ra­das de la for­ma­ción, co­mo los dipu­tados Nick Los tres es­ce­na­rios su­po­nen un vuel­co ra­di­cal a la es­tra­te­gia se­gui­da has­ta aho­ra por el Eje­cu­ti­vo de May. Y co­lo­can a la pri­me­ra mi­nis­tra en­tre un drás­ti­co gi­ro a sus pla­nes y el pre­ci­pi­cio de un Bre­xit sin acuer­do. “No po­de­mos de­di­car­nos los pró­xi­mos me­ses a se­guir arre­glan­do las con­di­cio­nes del di­vor­cio y a sal­dar el pa­sa­do”, in­di­có Ma­cron con evi­den­te has­tío de un pro­ce­so que ha con­su­mi­do dos años de tiem­po, re­cur­sos y ener­gía en la UE.

May dio ayer mis­mo se­ña­les de que es­tá dis­pues­ta a va­riar la es­tra­te­gia y anun­ció que bus­ca­rá un acuer­do con el lí­der de la opo­si­ción la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, pa­ra in­ten­tar sal­var el acuer­do de sa­li­da. Bru­se­las lle­va me­ses su­gi­rien­do a la pri­me­ra mi­nis­tra la ne­ce­si­dad de bus­car un pac­to trans­ver­sal en el Par­la­men­to, pe­ro May se re­sis­tía a ha­cer­lo. A la vis­ta del blo­queo y de las du­ras ad­ver­ten­cias de la UE so­bre el ries­go de un Bre­xit bru­tal, pa­re­ce em­pe­zar a ce­der.

El en­du­re­ci­mien­to del tono co­mu­ni­ta­rio se pro­du­jo tras una nue­va ron­da de vo­ta­cio­nes en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes que aca­bó el lu­nes con el re­cha­zo a to­das las po­si­bi­li­da­des de Bre­xit plan­tea­das. “Lo que es más lla­ma­ti­vo y de­cep­cio­nan­te es que en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes so­lo hay ma­yo­rías ne­ga­ti­vas y nin­gu­na ma­yo­ría po­si­ti­va”, la­men­tó Bar­nier, que con­si­de­ró que ca­da día que pa­sa “la sa­li­da sin acuer­do es más pro­ba­ble”. El pre­si­den­te de la Co­mi­sión, Jean-Clau­de Junc­ker, ya ha­bía de­ja­do cla­ro an­tes de esa vo­ta­ción que la pa­cien­cia eu­ro­pea “se es­tá ago­tan­do”. Bo­les o Do­mi­nic Grie­ve, han su­fri­do gri­tos e in­sul­tos de trai­dor en las reunio­nes con sus aso­cia­cio­nes lo­ca­les de elec­to­res. Y a am­bos se les ha mos­tra­do el ca­mino de sa­li­da, al re­ti­rar­les de la can­di­da­tu­ra con­ser­va­do­ra.

Nin­gu­na es bue­na, pe­ro ayer op­tó por pe­dir una pró­rro­ga a Bru­se­las, “tan cor­ta co­mo sea po­si­ble”. Sin em­bar­go, la me­ra su­ge­ren­cia de que po­dría uti­li­zar ese lap­so pa­ra ne­go­ciar un Bre­xit más sua­ve pon­dría en pie de gue­rra a los eu­ro­es­cép­ti­cos y rom­pe­ría el par­ti­do. Otras op­cio­nes se­rían for­zar una cuar­ta vo­ta­ción de su plan, hip­no­ti­za­da al ver có­mo en ca­da su­ce­si­va prue­ba par­la­men­ta­ria los vo­tos en con­tra se han ido re­du­cien­do, y ame­na­zar con un ade­lan­to elec­to­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.