Bu­te­fli­ka de­ja la pre­si­den­cia de Ar­ge­lia tras seis se­ma­nas de pro­tes­tas ma­si­vas en las ca­lles

El País (1ª Edición) - - PORTADA - En­tre pa­la­cios y cuar­te­les

n los úl­ti­mos días, el pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, ha de­ter­mi­na­do, co­mo ac­to de go­bierno, que las Fuer­zas Ar­ma­das ce­le­bren el gol­pe de Es­ta­do de 1964, que ini­ció una dic­ta­du­ra mi­li­tar de 21 años mar­ca­da por se­cues­tros, tor­tu­ras, y ase­si­na­tos de ci­vi­les. Su can­ci­ller, Er­nes­to Araújo, ha de­fen­di­do que “el na­zis­mo es un fe­nó­meno de iz­quier­das”. La fal­si­fi­ca­ción del pa­sa­do co­mo pro­yec­to de go­bierno trans­for­ma Bra­sil en el es­ca­pa­ra­te ra­di­cal de un fe­nó­meno más am­plio. Del Bre­xit al trum­pis­mo, el de­ba­te del pre­sen­te ha aban­do­na­do el ho­ri­zon­te del fu­tu­ro pa­ra de­di­car­se a pa­sa­dos que nun­ca han exis­ti­do.

La can­ti­dad de de­li­rio cal­cu­la­do de los go­bier­nos ul­tra­de­re­chis­tas que se ex­pan­den por el mun­do es ob­via. Pe­ro hay al­go más pro­fun­do, que es jus­ta­men­te lo que per­mi­te que ca­ri­ca­tu­ras co­mo Do­nald Trump y Bol­so­na­ro con­si­gan tan­ta adhesión: la di­fi­cul­tad de ima­gi­nar un fu­tu­ro don­de se pue­da vi­vir ha al­can­za­do ni­ve­les iné­di­tos, por­que, por pri­me­ra vez, el ma­ña­na se anun­cia co­mo ca­tás­tro­fe. No co­mo una ca­tás­tro­fe po­si­ble, co­mo en el pe­río­do de la Gue­rra Fría y la bom­ba ató­mi­ca. Sino co­mo una ca­tás­tro­fe di­fí­cil­men­te evi­ta­ble, ya que es ca­si se­gu­ro que la Tie­rra se ca­lien­te por lo me­nos dos gra­dos cen­tí­gra­dos.

La sen­sa­ción de nin­gún fu­tu­ro tie­ne co­mo efec­to sub­je­ti­vo in­ven­tar­se pa­sa­dos a los que pre­sun­ta­men­te se po­dría vol­ver. Los bri­tá­ni­cos que vo­ta­ron a fa­vor del Bre­xit creen que po­drán vol­ver a una In­gla­te­rra po­de­ro­sa y sin in­mi­gran­tes. Los es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos del in­te­rior pro­fun­do creen que Trump les pue­de de­vol­ver una Amé­ri­ca don­de los ne­gros eran sub­al­ter­nos pa­si­vos y, co­mo ellos, ca­da co­sa es­ta­ba en su lu­gar y ca­da uno po­día vi­vir sa­bien­do qué lu­gar ocu­pa­ba ca­da co­sa. Los elec­to­res de Bol­so­na­ro nie­gan to­da tor­tu­ra y los ase­si­na­tos co­me­ti­dos por los agen­tes del Es­ta­do du­ran­te la dic­ta­du­ra, o lo jus­ti­fi­can, por­que pre­fie­ren creer que vi­vían en un país don­de ha­bía “or­den” y “se­gu­ri­dad” —y “la fa­mi­lia es so­lo de un hom­bre con una mu­jer”— y pue­den vol­ver a vi­vir en él. En su co­mu­ni­ca­do del sá­ba­do, Gaid Sa­lah de­nun­cia­ba ade­más que se ha­bía pro­du­ci­do ese mis­mo día una cons­pi­ra­ción con­tra el Ejér­ci­to per­pe­tra­da por per­so­na­jes “co­no­ci­dos” cu­yos nom­bres no des­ve­ló. Un ca­nal de te­le­vi­sión fil­tró que en esa cons­pi­ra­ción ha­bía par­ti­ci­pa­do Said Bu­te­fli­ka (her­mano me­nor del pre­si­den­te, de 61 años, y hom­bre fuer­te en el clan pre­si­den­cial), agen­tes de los ser­vi­cios se­cre­tos fran­ce­ses y el ge­ne­ral re­ti­ra­do Moha­med Me­dia­ne, alias Taw­fik, el que fue­ra du­ran­te 25 años má­xi­mo res­pon­sa­ble del De­par­ta­men­to de In­te­li­gen­cia y Se­gu­ri­dad (DRS). Taw­fik era el gran ene­mi­go de Gaid Sa­lah, has­ta que és­te y los Bu­te­fli­ka con­si­guie­ron ex­pul­sar­lo de su car­go y en­car­ce­la­ron a va­rios de sus fie­les.

Esa su­pues­ta reunión fue des­men­ti­da el lu­nes por Taw­fik en un co­mu­ni­ca­do —otro más— pe­ro so­lo par­cial­men­te. Di­jo que se tra­ta­ba de una “ma­ni­pu­la­ción gro­se­ra” y que nun­ca se ha­bía reuni­do, des­de que de­jó su car­go en 2015, con nin­gún miem­bro de los ser­vi­cios se­cre­tos fran­ce­ses. Pe­ro no se pro­nun­ció so­bre Said Bu­te­fli­ka.

Sin em­bar­go, ayer por la tar­de el ex­pre­si­den­te Lia­mín Ze­rual (1995-1999) emi­tió un co­mu­ni­ca­do se­gún el cual se ha­bía reuni­do el 30 de marzo con el ge­ne­ral Moha­med Me­dia­ne, quien le pro­pu­so pre­si­dir “una ins­tan­cia en­car­ga­da de con­du­cir la tran­si­ción”. Y la pro­pues­ta, se­gún Ze­rual, lle­ga­ba en nom­bre de Said Bu­te­fli­ka.

Es­ta si­tua­ción de reunio­nes se­cre­tas se des­ve­ló des­pués de que la pro­pia pre­si­den­cia del país emi­tie­ra el lu­nes un co­mu­ni­ca­do en el que ase­gu­ra­ba que Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka iba a di­mi­tir an­tes del 28 de abril, cuan­do ex­pi­ra­ba su man­da­to pre­si­den­cial.

Es­te pa­sa­do sim­plis­ta y sin ten­sio­nes ja­más ha exis­ti­do en nin­guno de los ejem­plos, ni en otros que se es­par­cen por el mun­do. Pe­ro, qui­zás, an­te un desafío tan gran­de co­mo la cri­sis cli­má­ti­ca, un pa­sa­do fal­so y un ene­mi­go in­ven­ta­do sean más tran­qui­li­za­do­res que un fu­tu­ro real que in­du­da­ble­men­te se­rá muy di­fí­cil.

Lo trá­gi­co es que la úni­ca for­ma de evi­tar un fu­tu­ro to­da­vía peor es me­dian­te la po­lí­ti­ca. So­lo ella pue­de ar­ti­cu­lar un es­fuer­zo glo­bal re­co­no­cien­do la reali­dad co­mún de una es­pe­cie que ne­ce­si­ta unir­se más allá de las fron­te­ras. Des­gra­cia­da­men­te, el úni­co ins­tru­men­to pa­ra crear un fu­tu­ro po­si­ble es el que los na­cio­na­lis­mos a la de­re­cha y a la iz­quier­da nie­gan con tan­to odio. Quien vi­ve en el mun­do real tie­ne que unir­se a los es­tu­dian­tes que ocu­pan las ca­lles pa­ra exi­gir que los lí­de­res glo­ba­les vuel­van al pla­ne­ta Tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.