La tum­ba de Mus­so­li­ni ya no ad­mi­te vi­si­tas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Cuan­do lle­ga­ba el Pri­me­ro de Ma­yo, Mau­ri­zio sa­lía de su ne­go­cio de pa­ra­fer­na­lia fas­cis­ta, se plan­ta­ba en me­dio de la ave­ni­da prin­ci­pal de Pre­dap­pio y le­van­ta­ba el bra­zo con la mano bien es­ti­ra­da apun­tan­do al cie­lo. En aque­lla épo­ca era el úni­co que des­pa­cha­ba nos­tal­gia fas­cis­ta en un pue­blo go­ber­na­do his­tó­ri­ca­men­te por los co­mu­nis­tas. El ti­po creía en ello. Be­ni­to Mus­so­li­ni no ha­bía na­ci­do allí por ca­sua­li­dad, se de­cía. Pe­ro du­ran­te va­rios años, la po­li­cía de­ci­dió en­ce­rrar­lo en el ca­la­bo­zo el 30 de abril y li­be­rar­lo el día 2 pa­ra evi­tar que los ma­ni­fes­tan­tes le par­tie­ran la ca­ra. “Es por tu bien, Mau­ri­zio”, le con­ven­cían.

Aquel con­flic­to em­pe­zó en 1957, cuan­do el pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, el de­mo­cris­tiano Ado­ne Zo­li, de­ci­dió que el cuer­po del Du­ce, que ha­bía da­do tum­bos por el país des­pués de ha­ber si­do col­ga­do bo­ca aba­jo en una pla­za de Mi­lán con su aman­te Cla­ra Pe­tac­ci en 1944, des­can­sa­se fi­nal­men­te en la crip­ta fa­mi­liar de Pre­dap­pio (6.500 ha­bi­tan­tes). Con el tiem­po, Mau­ri­zio tu­vo que ver có­mo au­men­ta­ba la com­pe­ten­cia y có­mo el feu­do ro­jo de la Emi­lia Ro­ma­ña trans­for­ma­ba el com­ple­jo de­ba­te so­bre qué ha­cer con los res­tos del dic­ta­dor en un mo­tor eco­nó­mi­co. Has­ta ha­ce unos me­ses.

El 25 de marzo se cum­plía un si­glo de la fun­da­ción de los mo­vi­mien­tos fas­cis­tas en Ita­lia. Pe­ro en el ce­men­te­rio de Pre­dap­pio, epi­cen­tro de la pe­re­gri­na­ción de nos­tál­gi­cos, so­lo ha­bía una fa­mi­lia sa­can­do bri­llo al már­mol de una lá­pi­da y la abu­rri­da flo­ris­ta de la puer­ta con­tan­do las ho­ras pa­ra echar el cie­rre. El tu­ris­mo mus­so­li­niano, que to­da­vía pro­vo­ca des­or­de­nes tres días al año —el na­ci­mien­to de Mus­so­li­ni, su muer­te y el ani­ver­sa­rio de la Mar­cha so­bre Ro­ma—, atra­vie­sa su peor cri­sis.

Mas­si­mo, un ti­po for­ni­do y ex­tre­ma­da­men­te edu­ca­do de 63 años, apar­ca la mo­to en la puer­ta y cru­za el co­rre­dor cen­tral con el cas­co en la mano has­ta lle­gar a la crip­ta del Du­ce. Vie­ne a vi­si­tar­le ca­da año, su abue­lo fue un re­co­no­ci­do mi­li­tar fas­cis­ta. Es­ta vez se lle­va una sor­pre­sa. “No sa­bía que es­ta­ba ce­rra­da”. La fa­mi­lia de Mus­so­li­ni, pro­pie­ta­ria de la crip­ta, la re­for­mó ha­ce un año y pu­so un can­da­do en la puer­ta. Co­rrió la no­ti­cia, sa­lió en los me­dios, se dis­pa­ra­ron las hi­pó­te­sis y las vi­si­tas ca­ye­ron en pi­ca­do. Da igual a quién se in­te­rro­gue. El ca­breo en el pue­blo es uná­ni­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.