To­rra desafía a los gru­pos a for­zar una mo­ción de cen­su­ra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

A un di­ri­gen­te po­lí­ti­co que se con­fie­sa ca­tó­li­co no de­be­ría cos­tar­le mu­cho elo­giar al Pa­pa. Sin em­bar­go, cuan­do Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó le pi­dió su opi­nión so­bre Ber­go­glio, Abas­cal se ne­gó en re­don­do: “Yo del Pa­pa no voy a de­cir na­da. [...] En lo con­cer­nien­te a él, pre­fie­ro man­te­ner­me a una pru­den­te dis­tan­cia”. Al es­cri­tor le bas­tó con es­ta eva­si­va: “Ya me has res­pon­di­do... A buen en­ten­de­dor”.

En­ton­ces, a me­dia­dos de enero, el lí­der de Vox te­nía un ex­qui­si­to cui­da­do a la ho­ra de evi­tar to­da crí­ti­ca al Pa­pa que pu­die­ra es­pan­tar a par­te del elec­to­ra­do ca­tó­li­co. Pe­ro el pa­sa­do fin de se­ma­na las in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas de Fran­cis­co irri­ta­ron tan­to a Abas­cal que hi­cie­ron sal­tar por los ai­res su cal­cu­la­da am­bi­güe­dad. Pri­me­ro fue la de­ci­sión del Pa­pa de de­jar­se en­tre­vis­tar por Jor­di Évo­le, a quien Abas­cal pre­su­mió de que ja­más le con­ce­de­ría una en­tre­vis­ta por­que se la hi­zo a Ote­gi. Lue­go, las pa­la­bras de Fran­cis­co so­bre la in­mi­gra­ción en el pro­gra­ma de La Sex­ta, en Ma­rrue­cos y en el avión de vuel­ta al Va­ti­cano: “Los cons­truc­to­res de mu­ros aca­ba­rán sien­do pri­sio­ne­ros de los mu­ros que le­van­tan”, sen­ten­ció el pontífice.

El lí­der de Vox, que quie­re sus­ti­tuir las va­llas de Ceu­ta y Me­li­lla por un mu­ro, se dio por alu­di­do y res­pon­dió el lu­nes por la tar­de en esRa­dio, la emi­so­ra de Ji­mé­nez Losantos. Tras mos­trar su “pro­fun­do res­pe­to co­mo ca­tó­li­co por el Pa­pa” y ase­gu­rar que in­ten­ta es­cu­char­le cuan­do ha­bla ex cát­he­dra (es de­cir, cuan­do im­par­te doc­tri­na en ma­te­ria de fe), agre­gó: “Aho­ra bien, cuan­do ha­bla el ciu­da­dano Ber­go­glio y da sus opi­nio­nes po­lí­ti­cas, las res­pe­to pe­ro no ten­go por qué com­par­tir­las y de he­cho no las com­par­to”.

Las opi­nio­nes po­lí­ti­cas de Ber­go­glio son sus crí­ti­cas a la “cruel­dad” de los eu­ro­peos que cie­rran sus puer­tos a los in­mi­gran­tes y les de­jan aho­gar­se en el Me­di­te­rrá­neo. Abas­cal pre­ten­dió in­clu­so re­ba­tir al Pa­pa echan­do mano del ca­te­cis­mo y ase­gu­ró que es­te no so­lo man­da aco­ger a los in­mi­gran­tes sino que tam­bién or­de­na a es­tos “adap­tar­se a la cul­tu­ra” de la so­cie­dad que los aco­ge. Lo que di­ce el ca­te­cis­mo sem­bol­sar y las de gas­to pa­ra es­te año exis­te un des­fa­se ne­ga­ti­vo de unos 1.265 mi­llo­nes de eu­ros. El Eje­cu­ti­vo apro­bó ayer un su­ple­men­to de cré­di­to (una mo­di­fi­ca­ción de las par­ti­das de gas­to del Pre­su­pues­to vi­gen­te a tra­vés de un de­cre­to ley) de 813,9 mi­llo­nes, que ar­gu­men­ta que cu­bri­rá con re­cur­sos pro­ce­den­tes de la li­qui­da­ción del sis­te­ma de fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca. Pe­ro to­da­vía le fal­tan 450 mi­llo­nes. Una par­te, que Ara­go­nès no qui­so con­cre­tar ayer, lle­ga­rá de la mano del fon­do de con­tin­gen­cia, ac­ti­va­do con 330 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro lo que no se pue­da con­se­guir por esa par­te ten­drá que con­se­guir­se me­dian­te ajus­tes de gas­to en el con­jun­to de las con­se­je­rías, con la úni­ca ex­cep­ción de las vin­cu­la­das a ser­vi­cios so­cia­les.

El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal dio ayer, por otra par­te, un do­ble va­ra­pa­lo al Par­la­ment, in­for­ma J. J. Gál­vez. El Tri­bu­nal di­fun­dió dos sen­ten­cias don­de de­cla­ra que la Me­sa y el Pleno vul­ne­ra­ron los de­re­chos de los dipu­tados al tra­mi­tar la Ley del Re­fe­rén­dum y la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca y Fun­da­cio­nal de la Re­pú­bli­ca, apro­ba­das en septiembre de 2017 y de­cla­ra­das in­cons­ti­tu­cio­na­les. es que de­ben “res­pe­tar con gra­ti­tud su pa­tri­mo­nio ma­te­rial y es­pi­ri­tual”.

La pri­me­ra reac­ción de Abas­cal tras es­cu­char al Pa­pa no fue cri­ti­car­lo, sino con­tra­po­ner­lo al car­de­nal Ro­bert Sa­rah, na­tu­ral de Gui­nea Co­nakry, de quien tui­teó la fra­se: “La Igle­sia no pue­de co­la­bo­rar en es­ta nue­va for­ma de es­cla­vi­tud en que se ha con­ver­ti­do la in­mi­gra­ción de ma­sas”. Sa­rah, pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción pa­ra el Cul­to Di­vino y la Dis­ci­pli­na de los Sa­cra­men­tos, a quien el Pa­pa ha des­au­to­ri­za­do pú­bli­ca­men­te al me­nos una vez, en­ca­be­za el sec­tor más ul­tra­mon­tano del Va­ti­cano. Al­gu­nas de sus fra­ses son más con­tun­den­tes que la tui­tea­da por Abas­cal: com­pa­ra la ideo­lo­gía de gé­ne­ro con el Es­ta­do Is­lá­mi­co y la ca­li­fi­ca de “de­mo­nía­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.