“El sis­te­ma me ha ex­pul­sa­do por no pu­bli­car”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ta­sa de re­po­si­ción

“Cuan­do me me­tí en Te­ne­ri­fe ele­gí sin sa­ber­lo la muer­te de mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Me da mu­chí­si­ma pe­na, mi lí­nea de in­ves­ti­ga­ción te­nía mu­cho po­ten­cial se­gún me di­je­ron mé­di­cos”. Quien ha­bla es Cris­ti­na Gil-La­maig­ne­re (Ma­drid, 1970), una bió­lo­ga mo­le­cu­lar que in­ves­ti­ga­ba el cán­cer en ra­to­nes, y que ha pa­sa­do de te­ner un cu­rrí­cu­lum en­vi­dia­ble —tra­ba­jó con un no­bel— a vi­vir con su hi­jo en ca­sa de su ma­dre y tra­ba­jar en una em­pre­sa in­for­má­ti­ca mien­tras cur­sa a dis­tan­cia un FP su­pe­rior en pro­gra­ma­ción. En­tre me­dias, ha so­bre­vi­vi­do con la pen­sión ma­ter­na, en­ca­de­nan­do tra­ba­jos muy pre­ca­rios en un país, Es­pa­ña, que ha men­gua­do su in­ver­sión en I+D+i 2.400 mi­llo­nes anua­les des­de 2008.

Gil-La­maig­ne­re se ha que­da­do fue­ra del sis­te­ma y no es­pe­ra vol­ver. Y no es la úni­ca. “El ma­yor pro­ble­ma que tie­ne la cien­cia es que con la cri­sis se han per­di­do la mi­tad de los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción”, se la­men­ta el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Uni­ver­si­da­des, Jo­sé Ma­nuel Pin­ga­rrón. Unos equi­pos de in­ves­ti­ga­ción, aho­ga­dos, han op­ta­do por fu­sio­nar­se pa­ra ser fuer­tes; mien­tras otros, tras la ju­bi­la­ción de su je­fe, se han di­lui­do y aque­llos que no es­ta­ban en plan­ti­lla han te­ni­do que emi­grar o bus­car­se otra ocu­pa­ción, al­gu­nos en la uni­ver­si­dad pri­va­da. Aho­ra ca­da pla­za li­bre se cu­bre en la pú­bli­ca, pe­ro el da­ño es irre­ver­si­ble.

“To­do el que no pue­de pro­du­cir ar­tícu­los en las mag­ni­tu­des que aho­ra se pi­den pa­ra ob­te­ner un pro­yec­to com­pe­ti­ti­vo se ha que­da­do por el ca­mino. Es gen­te ol­vi­da­da”, se de­ses­pe­ra Ana Cres­po, ca­te­drá­ti­ca de Bio­lo­gía Ve­ge­tal en la Com­plu­ten­se. “Al ha­ber­se re­du­ci­do el di­ne­ro, la sa­li­da más ha­bi­tual es dár­se­lo a los gru­pos me­jo­res, que son los que tie­nen unos re­sul­ta­dos nu­mé­ri­ca­men­te más al­tos de pu­bli­ca­cio­nes. Si tie­nes un gru­po pe­que­ño —tú y otras dos per­so­nas— es muy di­fí­cil que pue­das al­can­zar esas ci­fras”, ex­pli­ca Cres­po, miem­bro de la Aca­de­mia de Cien­cias.

Ese es el ca­so de Gil-La­maig­ne­re, que con­tra­tó a dos pre­doc­to­ra­les en un gru­po que se es­fu­mó. Arran­có con una be­ca eu­ro­pea su ca­rre­ra la­bo­ral en la Uni­ver­si­dad de Te­sa­ló­ni­ca (1998-2001), don­de ga­nó un dispu­tadí­si­mo pre­mio de la far­ma­céu­ti­ca Merck, y tres años des­pués le­yó la te­sis en la Au­tó­no­ma de Ma­drid, don­de se ha­bía li­cen­cia­do. “Que­ría ser rá­pi­da y me sa­ca­ba san­gre yo so­la los fi­nes de se­ma­na [ne­ce­si­ta­ba do­nan­tes pa­ra los ex­pe­ri­men­tos] pa­ra ter­mi­nar cuan­to an­tes”.

Co­rrió, pe­ro en Es­pa­ña no ha­bía tra­ba­jo y se mar­chó a dos uni­ver­si­da­des ale­ma­nas (Wuerz­burg y Hei­del­berg). Allí en 2006 co­no­ció a Bru­ce Beutler, que ob­ten­dría el No­bel deMe­di­ci­na cin­co años más tar­de. “Le pre­gun­té si po­día tra­ba­jar con él y me fui a su la­bo­ra­to­rio en La Jo­lla [Ca­li­for­nia]. Lue­go el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción­me con­ce­dió una be­ca pos­doc­to­ral de dos años pa­ra es­tar allí”. Los ex­pe­ri­men­tos de Cris­ti­na re­sul­ta­ron in­fruc­tuo­sos y por el an­sia de pu­bli­car —la ca­rre­ra se pa­ra en Es­pa­ña si no lo ha­ces— se fue. “Beutler no lo en­ten­dió, le sen­tó mal”, re­co­no­ce. Por fin en Ar­sua­ga. “En el Reino Uni­do so­lo hay cua­tro uni­ver­si­da­des me­jo­res que las es­pa­ño­las y no­so­tros ne­ce­si­ta­mos te­ner esas cua­tro. Esa ex­ce­len­cia se con­si­gue atra­yen­do ta­len­to y pa­ra eso tie­nes que pa­gar más, que es­tos cen­tros ten­gan otras re­glas. Sea­mos rea­lis­tas pa­ra po­der avan­zar”, aña­de.

Pe­ro Ana Cres­po, de la Aca­de­mia de Cien­cias, aler­ta: “Un gru­po pe­que­ño tie­ne mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­lir ade­lan­te y, si es bueno, hay que de­jar­lo cre­cer. Lo que hoy son co­no­ci­mien­tos tan­gen­cia­les ma­ña­na pue­den ne­ce­si­tar­se por un cam­bio de pa­ra­dig­ma. Hay que ser jui­cio­so”. el la­bo­ra­to­rio de Floyd Ro­mes­berg lo­gró pu­bli­car. Con es­ta bri­llan­te pre­sen­ta­ción, la in­ves­ti­ga­do­ra, em­ba­ra­za­da, lo­gró el pri­mer pues­to en Epi­de­mio­lo­gía en los dispu­tados con­tra­tos Ra­món y Ca­jal, di­se­ña­dos por Es­pa­ña pa­ra re­cu­pe­rar ta­len­to.

No te­nía pa­drino —la ma­yo­ría de los ca­ja­les tra­ba­jan ya en un gru­po cuan­do so­li­ci­tan el con­tra­to— y en 2008 se ins­ta­ló don­de le ofre­cie­ron tra­ba­jo con me­jo­res con­di­cio­nes: el Hos­pi­tal de la Can­de­la­ria en Te­ne­ri­fe. Mon­tó su equi­po y ob­tu­vo 120.000 eu­ros pa­ra su pro­yec­to. Pe­ro el tiem­po pa­só y no fue ca­paz de ce­rrar otros con­tra­tos. Lo atri­bu­ye a po­li­ti­queos ca­na­rios. Cuen­ta que no lo­gró el de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra el Cán­cer por­que los com­po­nen­tes del equi­po —je­fes de ser­vi­cio de La Can­de­la­ria— no con­ta­ban con ex­pe­rien­cia con­jun­ta. El con­tra­to del Ca­jal in­cluía el com­pro­mi­so de un con­tra­to es­ta­ble si se da­ban las con­di­cio­nes, pe­ro el hos­pi­tal ale­gó en 2013 que no po­día asa­la­riar­la por la ta­sa de re­po­si­ción. El re­vés fi­nal fue pe­dir la su­fi­cien­cia in­ves­ti­ga­do­ra I3, un pro­gra­ma que lle­va­ba aso­cia­dos ca­si 300.000 eu­ros pa­ra el cen­tro que es­ta­bi­li­ce al pro­fe­sio­nal. Ob­tu­vo un no al ser la prin­ci­pal fir­man­te de uno y no dos de los tres ar­tícu­los re­que­ri­dos, aun­que Cris­ti­na com­pen­sa­ba el dé­fi­cit con los fon­dos lo­gra­dos.

Ella no pu­do emi­grar por mo­ti­vos fa­mi­lia­res, y re­cu­rrió el I3 mien­tras tra­tó de se­guir in­ves­ti­gan­do gra­tis pe­ro no ha­bía me­dios ni pa­ra los de den­tro de la uni­ver­si­dad. En 2015 le otor­ga­ron el I3, pe­ro era tar­de. “Es un pa­pe­li­to pa­ra en­mar­car que no me­sir­ve pa­ra na­da. Cien­tí­fi­ca­men­te es­toy muer­ta por no pu­bli­car en dos años. Soy to­zu­da y vol­ve­ré a la cien­cia por la puer­ta de atrás, pro­gra­man­do prue­bas ge­né­ti­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.