Las 10.000 cró­ni­cas de Co­lom­bi­ne, la pri­me­ra co­rres­pon­sal de gue­rra

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Mo­der­ni­zar la so­cie­dad

Ben­di­ta hemeroteca. “Lo que más im­por­tan­cia ha te­ni­do has­ta aho­ra, en lo que se lla­ma pom­po­sa­men­te ‘ pro­gre­so del fe­mi­nis­mo en Es­pa­ña’, es dis­cu­tir si se de­be de­cir con­ce­jal o con­ce­ja­la…”, es­cri­bía Car­men de Bur­gos, Co­lom­bi­ne, en un ar­tícu­lo en Nue­vo Mun­do el 5 de diciembre de 1924. No, la po­lé­mi­ca de usar tér­mi­nos co­mo por­ta­vo­za o miem­bra no per­te­ne­ce a la nue­va ola fe­mi­nis­ta; ya ha­ce un si­glo se cues­tio­na­ban so­bre el len­gua­je in­clu­si­vo. Y lo se­ña­la una pe­rio­dis­ta na­ci­da en Al­me­ría en 1867, la pri­me­ra re­dac­to­ra en plan­ti­lla en un pe­rió­di­co en Es­pa­ña y la pri­me­ra co­rres­pon­sal de gue­rra del país: Car­men de Bur­gos. Una mu­jer a quien el fran­quis­mo y la Igle­sia bo­rra­ron efi­caz­men­te de la his­to­ria de las le­tras es­pa­ño­las.

Des­en­te­rrar y re­pa­rar el ol­vi­do al que fue so­me­ti­da la fi­gu­ra y el tra­ba­jo de De Bur­gos ha si­do la la­bor a la que ha de­di­ca­do gran par­te de su vi­da Con­cep­ción Nú­ñe­zRey, pro­fe­so­ra ju­bi­la­da de­lDe­par­ta­men­to de Li­te­ra­tu­ra­sHis­pá­ni­cas de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la In­for­ma­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. Núñez re­cuer­da que en 1975 la pro­fe­so­ra Ele­na Ca­te­na, una de las pri­me­ras­mu­je­res que ob­tu­vo el doc­to­ra­do en Fi­lo­so­fía y Le­tras en la Com­plu­ten­se, le pro­pu­so rea­li­zar su te­sis doc­to­ral so­bre Co­lom­bi­ne. Fi­nal­men­te, la pu­bli­có en 1992 y en 2005 edi­tó la bio­gra­fía de quien pa­ra ella es la prin­ci­pal es­cri­to­ra en el pri­mer ter­cio del si­glo XX, sin ob­viar a Emi­lia Par­do Ba­zán, que mu­rió en 1921, an­tes que la pe­rio­dis­ta.

Aho­ra, cuan­do pre­sen­ta Car­men de Bur­gos Co­lom­bi­ne. Pe­rio­dis­ta uni­ver­sal, pu­bli­ca­do por la Con­se­je­ría de Cul­tu­ra de la Jun­ta an­da­lu­za, Núñez re­me­mo­ra sus ho­ras pa­san­do pá­gi­nas en las he­me­ro­te­cas, con una mas­ca­ri­lla pa­ra pro­te­ger­se del pol­vo en tiem­pos en que los pe­rió­di­cos no es­ta­ban a gol­pe de un clic.

Es­ta an­to­lo­gía es una se­lec­ción de 350 ar­tícu­los de los ca­si 10.000 que es­cri­bió en unos 140 pe­rió­di­cos del mun­do. A lo lar­go de 41 ca­pí­tu­los, or­de­na­dos por te­má­ti­ca y cronología, re­co­rre la se­gun­da­par­te­de la vi­da­deCar­men de Bur­gos, la que co­mien­za en 1901, cuan­do se ins­ta­la en Ma­drid. So­bre to­do cuan­do, a par­tir de enero de 1903, Au­gus­to Suá­rez de Fi­gue­roa, en­ton­ces di­rec­tor de Dia­rio Uni­ver­sal, le pro­po­ne es­cri­bir una co­lum­na dia­ria fir­ma­da co­mo Co­lom­bi­ne. El seu­dó­ni­mo vie­ne del personaje de la Co­me­dia del Ar­te que da el ar­que­ti­po de mu­jer frá­gil. Na­da más ale­ja­do de ella, que uti­li­za­rá esa apa­rien­cia co­mo una pan­ta­lla pro­tec­to­ra pa­ra es­cri­bir so­bre cues­tio­nes de gran pe­so so­cial. Lle­ga a la ca­pi­tal con 33 años, in­de­pen­dien­te tan­to en lo per­so­nal co­mo en lo eco­nó­mi­co. Lai­ca, con un pues­to co­mo maes­tra y se­pa­ra­da de su ma­ri­do, tras lo que ella ca­li­fi­ca co­mo un “in­su­fri­ble” ma­tri­mo­nio, fue una ade­lan­ta­da a su épo­ca. Te­nía una pre­ten­sión: mo­der­ni­zar la so­cie­dad, ha­cer­la más eru­di­ta y eu­ro­pea. Uti­li­za el pe­rio­dis­mo pa­ra di­fun­dir su pen­sa­mien­to.

Cons­cien­te del po­der que te­nía su es­pa­cio en los pe­rió­di­cos, De Bur­gos apro­ve­cha pa­ra con­cien­ciar y de­nun­ciar la si­tua­ción la­bo­ral de los obre­ros; la de los ni­ños en las cár­ce­les; se opo­ne a la pe­na de muer­te... So­bre la ca­ren­cia de de­re­chos de las­mu­je­res es­cri­be en 1904: “Ha­ga­mos a la mu­jer ilus­tra­da, ayu­dé­mos­la a bus­car la sub­sis­ten­cia hon­ra­da­men­te”. Ese año, pu­bli­ca el li­bro El di­vor­cio en Es­pa­ña: “Es un signo de pro­gre­so (...) Es con­ve­nien­te a la so­cie­dad y a la mo­ral. Es in­du­da­ble que el di­vor­cio se es­ta­ble­ce­rá en­tre no­so­tros co­mo con­quis­ta de la ci­vi­li­za­ción”. Ha­ce cam­pa­ña por el vo­to fe­me­nino en 1906, a la vez que las su­fra­gis­tas bri­tá­ni­cas. Aun­que fra­ca­só, no desis­tió y con­ti­nuó con­tan­do lo que ocu­rría en el Reino Uni­do.

Te­nía ol­fa­to pe­rio­dís­ti­co pa­ra es­tar jun­to a los tra­ba­ja­do­res en las huel­gas o co­mo co­rres­pon­sal de gue­rra con los sol­da­dos en Me­li­lla, en 1909. En­tre­vis­ta a per­so­na­li­da­des de prestigio, fi­ján­do­se en mu­je­res que des­ta­ca­ban, co­mo la ac­triz Ma­ría Gue­rre­ro. So­bre la in­ca­pa­ci­dad de Car­men de Bur­gos,

pa­ra aco­bar­dar­se an­te cual­quier si­tua­ción, da bue­na mues­tra un epi­so­dio que ella mis­ma cuen­ta des­de Ale­ma­nia en el

en agosto de 1914, al co­mien­zo de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial: “Al su­bir al va­gón, un hom­bre ru­bi­cun­do y ro­ji­zo em­pu­ja a mi hi­ja, que da un gri­to de do­lor. Me aba­lan­zo a él, re­ti­rán­do­lo vio­len­ta­men­te por el cue­llo. Des­con­cer­ta­do, se vuel­ve ha­cia mí y se le ocu­rre gri­tar: ‘¡Un ru­so ves­ti­do de mu­jer!”.

Aun­que cum­plió las má­xi­mas pe­rio­dís­ti­cas de “es­tar don­de ocu­rría la no­ti­cia” y de “con­tar­le a la gen­te lo que le ocu­rre a otra gen­te”, to­da­vía no for­ma par­te de los pla­nes de es­tu­dio de las uni­ver­si­da­des, pe­ro “se va to­man­do cons­cien­cia de su im­por­tan­cia”, ase­gu­ra la pro­fe­so­ra Con­cep­ción Núñez Rey, quien no des­car­ta, aun­que de ma­ne­ra muy re­mo­ta, que se si­ga en­con­tran­do ma­te­rial es­cri­to por Co­lom­bi­ne. “¿Dón­de es­tá to­da su co­rres­pon­den­cia?”, se pre­gun­ta.

Por la am­pli­tud de su aba­ni­co de te­mas y su ca­pa­ci­dad pa­ra pu­bli­car en nu­me­ro­sos paí­ses es una pe­rio­dis­ta uni­ver­sal y una es­cri­to­ra po­lí­gra­fa, au­to­ra de más de un cen­te­nar de no­ve­las cor­tas y una do­ce­na de lar­gas, en­sa­yos, bio­gra­fías, li­bros de via­jes... En 1914, vi­si­ta ca­bo Nor­te, se ma­ra­vi­lla por la so­cie­dad es­can­di­na­va, tan le­ja­na de la es­pa­ño­la, a la que in­ten­ta lle­var a la mo­der­ni­dad. En su via­je de re­gre­so que­da atra­pa­da en Ale­ma­nia al es­ta­llar la I Gue­rra Mun­dial. “Nues­tra com­pa­ñe­ra Co­lom­bi­ne, de­te­ni­da co­mo es­pía por los ale­ma­nes”, ti­tu­la el 25 de agosto de 1914 He­ral­do de Ma­drid. Ella en­vía su cró­ni­ca: “El es­pec­tácu­lo de em­bar­que de los ru­sos era hu­mi­llan­te, fa­mi­lias api­ña­das, en­tre ba­yo­ne­tas y cu­la­ta­zos de fu­sil, ate­rro­ri­za­das…”.

Su ca­ris­ma la acer­có al am­bien­te más eru­di­to de su tiem­po. Se re­la­cio­nó con Mi­guel de Una­muno, Gre­go­rio Ma­ra­ñón, Emi­lia Par­do Ba­zán, Juan Ra­món Ji­mé­nez, Ra­món Gó­mez de la Ser­na —su pa­re­ja du­ran­te dos dé­ca­das—. Tam­bién ahí Co­lom­bi­ne trans­gre­dió las nor­mas: com­par­tía vi­da y me­sa de es­cri­tu­ra con un hom­bre 20 años me­nor que ella y quien la ad­mi­ra­ba.

Mu­rió en 1932. El fran­quis­mo hi­zo des­apa­re­cer el le­ga­do de es­ta mu­jer que en­car­nó to­do lo con­tra­rio que pro­mul­ga­ba el ré­gi­men, con unos va­lo­res que la Igle­sia veía es­can­da­lo­sos y pe­li­gro­sos. Su hi­ja Ma­ría se mar­chó a Mé­xi­co an­tes de la Gue­rra Ci­vil, y se cree que su her­ma­na Ca­ta­li­na, que siem­pre la acom­pa­ñó, se exi­lió a Fran­cia. “Mal­di­ta hemeroteca”, di­rán los guar­dia­nes ac­tua­les de esos va­lo­res. Di­cho­sa hemeroteca la que re­co­bra la pa­la­bra y la vi­da “des­ho­ja­da en mi­les de cuar­ti­llas”, se­gún di­jo de sí mis­ma Car­men de Bur­gos, Co­lom­bi­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.