“Lo úni­co que desea­mos es sa­lir de aquí”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Lo úni­co que desea­mos es sa­lir de aquí. No nos pue­den con­de­nar por cui­dar de la ca­sa y de nues­tros hi­jos en el Es­ta­do Is­lá­mi­co”, di­cen Yo­lan­da Mar­tí­nez, Luna Fer­nán­dez y Lub­na Mi­lu­di. Son ciu­da­da­nas es­pa­ño­las que via­ja­ron con sus es­po­sos a Si­ria en 2014 y que han so­bre­vi­vi­do al de­rrum­be del ca­li­fa­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS, por sus si­glas en in­glés) en su úl­ti­mo re­duc­to de Ba­guz, oa­sis en la fron­te­ra orien­tal de Si­ria con Irak. Ha­blan en una ca­se­ta del cam­po si­rio de Al Hol, en el que se ha­llan re­te­ni­das en con­di­cio­nes pe­li­gro­sas e in­sa­lu­bres jun­to a otras 73.000 per­so­nas, de las cua­les un 92% son mu­je­res y me­no­res. Las tres cui­dan de 15 de ellos. El ma­ri­do de una de es­tas mu­je­res, tam­bién es­pa­ñol, es­tá pre­so en una cár­cel kur­da; los otros dos fa­lle­cie­ron. Se tra­ta de 19 es­pa­ño­les que se su­ma­ron o na­cie­ron ba­jo el ca­li­fa­to y han so­bre­vi­vi­do a su co­lap­so.

Las ma­dri­le­ñas Yo­lan­da Mar­tí­nez (34 años) y Luna Fer­nán­dez (32) tie­nen cua­tro hi­jos ca­da una. Fer­nán­dez es­tá em­ba­ra­za­da del quin­to y cui­da de otros cua­tro ni­ños que afir­ma son hi­jos de “una pa­re­ja de ma­rro­quíes re­si­den­tes en Es­pa­ña muer­tos en el in­fierno de Ba­guz”. Am­bas ma­ni­fies­tan de­seo de vol­ver a Es­pa­ña. “Si Es­pa­ña­me­pue­de sa­car, yo quie­ro sa­lir de aquí. ¡Pe­ro no­me pue­den se­pa­rar de mis hi­jos!”, ex­cla­ma Fer­nán­dez. Mar­tí­nez com­par­te la in­quie­tud. Lub­na Mi­lu­di, de ori­gen ma­rro­quí, es la ter­ce­ra española que ha lle­ga­do al cam­po, con tres re­to­ños. En las pri­sio­nes cus­to­dia­das por las mi­li­cias kur­das y fuer­zas alia­das de la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal, hay un pre­so es­pa­ñol. Se tra­ta de Omar el Hars­hi, de ori­gen ma­rro­quí y ma­ri­do de Mar­tí­nez, quien ase­gu­ra que és­te se rin­dió ha­ce un mes. Sus her­ma­nas de re­li­gión, co­mo se re­fie­re a las dos con­ciu­da­da­nas, han que­da­do viu­das de unos ma­ri­dos de ori­gen ma­rro­quí, uno de ellos na­cio­na­li­za­do es­pa­ñol, muer­tos du­ran­te el con­flic­to. Ella so­lo desea sa­lir de Si­ria, sin pre­ci­sar adon­de.

Ase­gu­ran que sus es­po­sos las lle­va­ron en­ga­ña­das a Si­ria, que les pro­me­tie­ron bien un via­je de pla­cer o una nue­va vi­da en Tur­quía cin­co años atrás, y des­de allí les hi­cie­ron cru­zar de no­che e ile­gal­men­te a tie­rras si­rias ba­jo el yu­go del ISIS. Se tra­ta de de­vo­tas mu­sul­ma­nas con 10 años de ma­tri­mo­nio a sus es­pal­das. Las dos ma­dri­le­ñas son con­ver­sas y ca­da vier­nes re­za­ban jun­tas en la mez­qui­ta de la M-30 de Madrid, a la que Lub­na acu­día tam­bién “de vez en cuan­do”. Nin­gu­na ha cur­sa­do es­tu­dios su­pe­rio­res al ba­chi­ller.

Sos­tie­nen que sus ma­ri­dos eran “me­ros em­plea­dos del Es­ta­do Is­lá­mi­co y nun­ca com­ba­tie­ron”. Vis­ten em­ba­rra­das bo­tas de mon­ta­ña y pol­vo­rien­tos pan­ta­lo­nes que aso­man ba­jo las ne­gras aba­yas con las que cu­bren sus cuer­pos. “Es­to nos lo pu­si­mos por­que qui­si­mos”, es­pe­tan pal­pan­do su ni­qab, el ve­lo in­te­gral que les cu­bre el ros­tro. Se plan­tea­ron aban­do­nar el ca­li­fa­to, pe­ro les di­je­ron que ten­drían que ha­cer­lo sin sus hi­jos. Nin­gu­na lo in­ten­tó.

Lle­van po­co más de un mes cau­ti­vas en es­te cam­po que se ha trans­for­ma­do en un mi­ni­ca­li­fa­to fe­me­nino don­de, al igual que en las fi­las de los mu­yahi­di­nes va­ro­nes del ISIS, las yiha­dis­tas más ra­di­ca­les in­ten­tan ha­cer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.