Y 20 años des­pués, Bu­te­fli­ka pi­dió per­dón

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La­va­do de ima­gen

Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka, el pre­si­den­te de Ar­ge­lia que di­mi­tió el mar­tes for­za­do por la ca­lle y el Ejér­ci­to, di­ri­gió ayer a los ar­ge­li­nos su “úl­ti­ma car­ta” a tra­vés de la agen­cia ofi­cial APS. Bu­te­fli­ka se ex­cu­sa por “to­do in­cum­pli­mien­to” con los ar­ge­li­nos, aun­que sos­tie­ne ha­ber si­do “sin­ce­ro” y ha­ber ser­vi­do a su país du­ran­te 20 años “ple­na­men­te”. Bu­te­fli­ka se­ña­la en la mi­si­va, es­cri­ta en ára­be y tra­du­ci­da des­pués al fran­cés: “A par­tir de hoy soy un sim­ple ciu­da­dano, pe­ro eso no im­pi­de que es­té or­gu­llo­so de que Ar­ge­lia ha­ya ini­cia­do el si­glo XXI en una si­tua­ción me­jor y que yo me fe­li­ci­te por los pro­gre­sos no­ta­bles rea­li­za­dos en to­dos los cam­pos a fa­vor del pue­blo ar­ge­lino”.

El es­ti­lo de la car­ta es alam­bi­ca­do y muy cui­da­do pa­ra una per­so­na de 82 años que ape­nas pue­de ar­ti­cu­lar pa­la­bra y que a du­ras pe­nas sos­te­nía en sus ma­nos la car­ta de su di­mi­sión, se­gún las imá­ge­nes te­le­vi­si­vas. En la ex­ten­sa mi­si­va, de 900 pa­la­bras, Bu­te­fli­ka men­cio­na en dos oca­sio­nes la pa­la­bra “per­dón”. Una al ini­cio y otra al fi­nal: “Yo he con­sa­gra­do es­tos 20 años a vues­tro ser­vi­cio y Dios es tes­ti­go de mi sin­ce­ri­dad y mi leal­tad. (…) El error es hu­mano y yo os pi­do per­dón por to­do in­cum­pli­mien­to, por una pa­la­bra o un ges­to”.

En reali­dad, Bu­te­fli­ka fue du­ran­te muy po­co tiem­po de su vi­da “un sim­ple ciu­da­dano”, co­mo lo es a par­tir de aho­ra. Na­ció en 1937 en la ciu­dad ma­rro­quí de Uch­da, a cin­co ki­ló­me­tros de la fron­te­ra con Ar­ge­lia. Fue el se­gun­do hi­jo de cin­co her­ma­nos, una her­ma­na y tres her­ma­nas­tras. Cuan­do co­men­zó la gue­rra de la in­de­pen­den­cia te­nía 17 años. En 1956, con 19 años, cru­zó la fron­te­ra des­de Ma­rrue­cos pa­ra unir­se al Ejér­ci­to Na­cio­nal Po­pu­lar con­tra Fran­cia. Al ter­mi­nar el con­flic­to, con so­lo 25 años, fue nom­bra­do mi­nis­tro de Ju­ven­tud, De­por­tes y Tu­ris­mo. A par­tir de ahí se ba­jó po­cas ve­ces de los co­ches ofi­cia­les. Con 26 años se con­vir­tió en el ti­tu­lar de Ex­te­rio­res más jo­ven del mun­do y per­ma­ne­ció en el car­go 15 años.

Cul­ti­vó una ima­gen de dan­di seductor. Y se fue ha­cien­do un maes­tro en el ar­te de de­bi­li­tar a sus ri­va­les. Pe­ro cuan­do mu­rió su men­tor po­lí­ti­co, el pre­si­den­te Hua­ri Bu­me­dián (1965-1978), y lle­gó al po­der el co­ro­nel Chad­li Ben­ye­did (1979-1992), lo fue­ron re­le­gan­do a car­gos me­no­res has­ta que en 1981 el Tri­bu­nal de Cuen­tas le acu­só de mal­ver­sa­ción de fon­dos. Bu­te­fli­ka cap­tó el men­sa­je y en 1983 ini­ció un exi­lio por Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Fran­cia y Sui­za, pa­ra re­gre­sar al país en 1990, con 53 años.

Ar­ge­lia se es­ta­ba­me­tien­do en­ton­ces en lo que se co­no­ce­ría co­mo su dé­ca­da ne­gra. El Ejér­ci­to, apo­ya­do por Oc­ci­den­te, per­pe­tró un gol­pe de Es­ta­do en enero de 1992 pa­ra im­pe­dir que el Fren­te Is­lá­mi­co de Sal­va­ción (FIS) ga­na­se la se­gun­da vuel­ta de las le­gis­la­ti­vas. El gol­pe oca­sio­nó una gue­rra ci­vil con más de 150.000 muer­tos. Bu­te­fli­ka su­po man­te­ner­se esa dé­ca­da ale­ja­do de las al­tas es­fe­ras del po­der. Los mi­li­ta­res, que que­rían la­var su ima­gen, echa­ron mano de Bu­te­fli­ka pa­ra las pre­si­den­cia­les de 1999. Se pre­sen­tó co­mo in­de­pen­dien­te, pe­ro de­pen­día mu­cho de los mi­li­ta­res. So­bre to­do de Moha­med La­ma­ri, je­fe del Es­ta­do Ma­yor, y de Moha­med Me­die­ne, el ge­ne­ral al man­do de los to­do­po­de­ro­sos ser­vi­cios se­cre­tos (los DRS, por sus si­glas en fran­cés), un Es­ta­do den­tro de otro Es­ta­do.

Bu­te­fli­ka lle­gó ad­vir­tien­do que él no es­ta­ba dis­pues­to a ser un “pre­si­den­te tres cuar­tos”. Así que en 2004 ju­bi­ló a La­ma­ri y co­lo­có en su lu­gar al ge­ne­ral Ah­med Gaid Sa­lah. Es­te lo apo­yó cuan­do pro­pu­so re­for­mar la Cons­ti­tu­ción en 2008 pa­ra pre­sen­tar­se a un ter­cer man­da­to. Pe­ro la fi­gu­ra de Me­die­ne, a quien se co­no­ce en Ar­ge­lia co­mo Taw­fik, o co­mo El Ha­ce­dor de Re­yes, pe­sa­ba de­ma­sia­do. Me­die­ne era el hom­bre que sa­bía to­do de ca­si to­do el mun­do, y ca­si na­die co­noi hay una re­gla de hie­rro del po­der en la Ar­ge­lia in­de­pen­dien­te es que el je­fe del Es­ta­do es un mi­li­tar o al­guien nom­bra­do por los mi­li­ta­res. Ja­más ha exis­ti­do al­go pa­re­ci­do a un po­der ci­vil ar­ge­lino. Tie­ne to­da la ló­gi­ca que ha­ya si­do un mi­li­tar, el je­fe del Es­ta­do Ma­yor Ah­med Gaid Sa­lah, quien le ha se­ña­la­do la puer­ta de sa­li­da a Ab­de­la­ziz Bu­te­fli­ka aho­ra, cuan­do ha­ce 20 años fue­ron los mi­li­ta­res los que le ofre­cie­ron la puer­ta de en­tra­da, con unas elec­cio­nes per­fec­ta­men­te ama­ña­das

Bu­te­fli­ka y su en­torno fa­mi­liar se han re­sis­ti­do co­mo ga­to pan­za arri­ba a las cre­cien­tes mues­tras de des­con­ten­to de los ar­ge­li­nos an­te la pro­lon­ga­ción frau­du­cía si­quie­ra su ima­gen. Has­ta que Gaid Sa­lah y Bu­te­fli­ka lo­gra­ron tras­la­dar­lo a la re­ser­va en sep­tiem­bre de 2015. Ese día, sa­lió una foto del Ha­ce­dor de Re­yes en un pe­rió­di­co ar­ge­lino, una foto que pa­re­cía el tro­feo de ca­za de los Bu­te­fli­ka y Gaid Sa­lah.

Una vez eli­mi­na­do Taw­fik, ¿quién man­da­ba real­men­te en Ar­len­ta de su pre­si­den­cia. Hay que re­cor­dar que el in­cen­dio em­pe­zó con el anun­cio de su quin­ta can­di­da­tu­ra, mien­tras se ha­lla­ba hos­pi­ta­li­za­do en Gi­ne­bra, des­pués de seis años de una ver­gon­zo­sa in­ca­pa­ci­dad pa­ra ejer­cer la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra ar­ge­li­na y de ha­ber­se pre­sen­ta­do y ga­na­do las elec­cio­nes por cuar­ta vez en 2014 sin ni si­quie­ra pro­nun­ciar un dis­cur­so.

Des­de el 10 de fe­bre­ro, cuan­do em­pe­zó to­do, el clan de los Bu­te­fli­ka no ha he­cho más que re­tro­ce­der. Pri­me­ro re­nun­ció al quin­to man­da­to. Lue­go in­ten­tó pro­lon­gar el cuar­to man­da­to pa­ra or­ga­ni­zar des­de la pre­si­den­cia un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y una nue­va elec­ción a la que no se iba a pre­sen­tar al en­fer­mo. Más tar­de, lle­gó la even­tual in­ca­pa­ci­ta­ción pre­si­den­cial, que po­día lle­var más de tres me­ses de pro­ce­di­mien­to sin ga­ran­tías de que el en­torno pre­si­den­cial no si­guie­ra con­tro­lan­do el po­der des­de la som­bra. Nin­gu­na de las con­ce­sio­nes con­si­guió fre­nar el cre­ci­mien­to de la pro­tes­ta.

Las dos úl­ti­mas ju­ga­das han si­do el anun­cio de una di­mi­sión an­tes del día 28, fe­cha en la que ven­ce el man­da­to pre­si­den­cial, e in­me­dia­ta­men­te la car­ta de di­mi­sión efec­ti­va y sin más di­la­cio­nes, el pa­sa­do mar­tes, cum­plien­do las ór­de­nes del ge­ne­ral Gaid Sa­lah. Has­ta el úl­ti­mo mo­men­to el pre­si­den­te des­ti­tui­do ha in­ten­ta­do sal­var la ca­ra y ofre­cer la apa­rien­cia de que tie­ne to­do ba­jo con­trol e in­clu­so lo ha sub­ra­ya­do en su in­ve­ro­sí­mil car­ta de di­mi­sión.

La reali­dad es que el clan de Bu­te­fli­ka ha si­do des­alo­ja­do del po­der y lo ha si­do por la pre­sión pa­cí­fi­ca de los ar­ge­li­nos mo­vi­li­za­dos en una me­di­da des­co­no­ci­da des­de los tiem­pos de la in­de­pen­den­cia. Pe­ro quien ha da­do la or­den ha si­do Gaid Sa­lah, acom­pa­ña­da de una de­cla­ra­ción elo­cuen­te: “Apo­ya­re­mos al pue­blo has­ta que sus reivin­di­ca­cio­nes sean sa­tis­fe­chas en­te­ra y to­tal­men­te”.

Los mi­li­ta­res tie­nen an­te sí dos op­cio­nes: con­tro­lar la su­ce­sión, co­mo han ve­ni­do ha­cien­do has­ta aho­ra, o aten­der a la de­man­da po­pu­lar de ter­mi­nar de una vez con el ré­gi­men y ac­tuar co­mo or­ga­ni­za­do­res neu­tra­les de una tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca con un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te abier­to y li­bre. No sue­le su­ce­der que quien tie­ne el po­der se lo en­tre­gue a quie­nes aho­ra no lo tie­nen, los ci­vi­les de­mo­crá­ti­ca­men­te or­ga­ni­za­dos. Se­ría una nue­va re­vo­lu­ción y una nue­va de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.