Una he­rra­mien­ta lla­ma­da vio­len­cia

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Na­die va ami­sa es­pe­ran­do que el cu­ra ad­mi­ta, si­quie­ra en un des­cui­do, que Dios no exis­te. La leal in­fan­te­ría del in­de­pen­den­tis­mo que ca­si to­dos los días lle­na los ban­cos des­ti­na­dos al pú­bli­co en el Sa­lón de Ple­nos del Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pe­ra, des­de ha­ce ya 25 jor­na­das, que su fe se vea re­com­pen­sa­da. Que la de­cla­ra­ción de un tes­ti­go pri­vi­le­gia­do —pon­ga­mos por ca­so el co­mi­sa­rio de los Mos­sos d’Es­qua­dra Fe­rran Ló­pez— de­je cla­ro de una vez por to­das que aquel sueño de una re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te fue, an­te to­do, un sueño pa­cí­fi­co, fes­ti­vo in­clu­so, y que so­lo se tor­ció por­que mi­les de po­li­cías es­pa­ño­les se de­di­ca­ron a gol­pear a gen­te in­de­fen­sa un do­min­go por la ma­ña­na.

—Se­ñor Ló­pez, ¿ju­ra o pro­me­te de­cir la ver­dad? —Ju­ro. Lo que pue­da de­cir el tes­ti­go es­tre­lla del día tie­ne mu­cha im­por­tan­cia y des­pier­ta una ex­pec­ta­ción acor­de. En sep­tiem­bre de 2017, el co­mi­sa­rio Fe­rran Ló­pez era el se­gun­do del en­ton­ces ma­yor de los Mos­sos, Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, y cuan­do es­te y el co­ro­nel Die­go Pé­rez de los Co­bos de­ci­die­ron odiar­se a pri­me­ra vis­ta, él se en­car­gó de tem­plar gai­tas con el coor­di­na­dor del ope­ra­ti­vo po­li­cial del 1 de oc­tu­bre. La di­plo­ma­cia no de­bió ir­le mal, por­que cuan­do pa­só lo que pa­só y el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy apli­có el ar­tícu­lo 155, Ló­pez fue nom­bra­do por el mi­nis­tro Juan Ig­na­cio Zoi­do je­fe de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca en sus­ti­tu­ción de Tra­pe­ro. Tie­ne por tan­to el co­mi­sa­rio, que se pre­sen­ta en la sa­la con tra­je gris, ma­le­tín ma­rrón y za­pa­tos a jue­go, un cier­to ai­re de agen­te do­ble, pe­ro no de trai­dor, o no to­da­vía a las diez de la ma­ña­na.

Co­mo la de­cla­ra­ción de Ló­pez co­mo tes­ti­go la so­li­ci­tó en pri­mer lu­gar la acu­sa­ción po­pu­lar, el juez Ma­nuel Mar­che­na da la pa­la­bra al abo­ga­do de Vox Pe­dro Fer­nán­dez. Lle­ga­rá el día en que las de­fen­sas pe­di­rán que to­dos los in­te­rro­ga­to­rios los ha­gan los abo­ga­dos de Vox. Du­ran­te una ho­ra, el abo­ga­do Fer­nán­dez va po­nien­do en ban­de­ja al co­mi­sa­rio Ló­pez una de­cla­ra­ción que, si no se la ha­bía traí­do pre­pa­ra­da de ca­sa pun­to por pun­to, po­co le fal­ta­ba. El po­li­cía se sien­te có­mo­do y cuen­ta más o me­nos lo que ya con­tó su ex­je­fe Tra­pe­ro. Que siem­pre fue­ron res­pe­tuo­sos con los man­da­tos ju­di­cia­les, que du­ran­te las vís­pe­ras del 1 de oc­tu­bre y el do­min­go mis­mo hi­cie­ron lo que es­ta­ba pac­ta­do con Pé­rez de los Co­bos, que quie­nes in­cum­plie­ron su par­te fue­ron los otros y que, co­mo ya era sa­bi­do, los días 26 y 28 de sep­tiem­bre, Tra­pe­ro y él se reunie­ron con Car­les Puig­dea cú­pu­la de los Mos­sos es­tá dán­do­le el vuel­co a un jui­cio que le traía los peo­res au­gu­rios. Es­tos: Que ha­bía si­do pa­si­va al per­se­guir el re­fe­rén­dum del 1-O, con­tra la or­den ju­di­cial. O que obs­truía o es­pia­ba a las otras po­li­cías. Y que ejer­cía co­mo ma­yor­do­ma de los ca­pri­chos se­pa­ra­tis­tas del Go­vern.

Los co­mi­sa­rios Manel Cas­tell­ví, Emi­lio Que­ve­do y el ma­jor Jo­sep Lluís Tra­pe­ro con­tra­ata­ca­ron a esas de­nun­cias.

Ale­ga­ron que fue­ron el pri­mer cuer­po en ul­ti­mar un plan ope­ra­ti­vo. Que di­sin­tie­ron del per­fil del co­ro­nel Die­go Pé­rez de los Co­bos pa­ra coor­di­na­dor, pe­ro aca­ta­ron su de­sig­na­ción. Que te­nían so­lo 800 agen­tes an­ti­dis­tur­bios; y sus co­le­gas, 6.000.

El bro­che lo pu­so Tra­pe­ro: ha­bían ela­bo­ra­do un plan pa­ra de­te­ner al pre­si­dent Car­les Puig­de­mont y to­do el Go­vern, por la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia del 27-O.

Po­ca ma­yor­do­mía, pues, an­te el po­der po­lí­ti­co. Lo que con­tras­ta con la te­sis fis­cal de que “aca­ta­rían ex­clu­si­va­men­te sus ins­truc­cio­nes [las del Go­vern], co­mo así su­ce­dió” pa­ra “pro­te­ger coac­ti­va­men­te sus ob­je­ti­vos cri­mi­na­les”. Ese se­ría su apor­te a la pre­sun­ta re­be­lión.

El más per­cu­tan­te fue —ayer— el se­gun­do del cuer­po, Fe­rran Ló­pez. Dio da­tos. Y ade­más go­zó del mar­cha­mo de la do­ble leal­tad: a la Ge­ne­ra­li­tat, y al Go­bierno de Ra­joy que le as­cen­dió, vía ar­tícu­lo 155.

Ló­pez des­bor­dó a Tra­pe­ro en el re­tra­to de la per­sis­ten­cia de Puig­de­mont en la ile­ga­li­dad, ra­ti­fi­ca­da en la reunión de man­mont, Oriol Jun­que­ras y Joa­quim Forn pa­ra pe­dir­les que des­con­vo­ca­ran al re­fe­rén­dum. Cuan­do se lle­ga a es­te pun­to, el más ca­lien­te de la de­cla­ra­ción, el abo­ga­do Fer­nán­dez, co­mo si fue­ra un pa­dre que no quie­re que su hi­jo se sig­ni­fi­que, se ol­vi­da del te­ma y pa­sa a otra pre­gun­ta. In­tras­cen­den­te, co­mo ca­si to­das. A su la­do, al fis­cal Ja­vier Za­ra­go­za se lo lle­van los dia­blos. Así que cuan­do le lle­ga el dos y con­se­je­ros del 28-10. In­di­có que es­te (¿fri­vo­li­dad, cálcu­lo, es­tra­te­gia?) co­men­tó que si ha­bía vio­len­cia el 1-O “en ese mis­mo mo­men­to de­cla­ra­ría la in­de­pen­den­cia”.

Hi­zo así ca­so omi­so a “nues­tra preo­cu­pa­ción” por los po­si­bles al­ter­ca­dos el día del re­fe­rén­dum; a la “pe­ti­ción” de des­con­vo­car­lo; y al “re­pro­che” por las de­cla­ra­cio­nes de los con­se­je­ros Forn y Tu­rull atri­bu­yen­do a los Mos­sos que pro­te­ge­rían las vo­ta­cio­nes, lo que ne­ga­ron en un co­mu­ni­ca­do.

Tan re­le­van­te co­mo eso fue que “del con­te­ni­do de la reunión” dio par­te a Pé­rez de los Co­bos “la no­che” del mis­mo día 28. ¿Po­día ser re­bel­de a la Cons­ti­tu­ción un cuer­po cu­yos man­dos de­nun­cia­ban a los le­van­tis­cos an­te el co­ro­nel de la Be­ne­mé­ri­ta y coor­di­na­dor de las tres po­li­cías?

Y ofre­ció de­ta­lles en alu­vión. Ne­gó “nin­gu­na or­den de se­gui­mien­to” a na­die el 1-O, “no te­nía sen­ti­do”. Y di­jo que las iden­ti­fi­ca­cio­nes de pla­cas se hi­cie­ron por otro dis­po­si­ti­vo, el Ago­ra, de pro­tec­ción de edi­fi­cios ofi­cia­les, en que se to­ma­ba no­ta de to­do.

Ase­gu­ró que el 20-S apo­ya­ron to­das las turno, de­ci­de ir a de­güe­llo. Des­de los ban­cos del pú­bli­co —otro mal día pa­ra con­ser­var la fe—, se no­ta que Za­ra­go­za sa­be o in­tu­ye al­go de aque­lla reunión que no se ha con­ta­do to­da­vía. Pre­gun­ta y re­pre­gun­ta en círcu­lo, lle­ván­do­se in­clu­so una amo­nes­ta­ción del juez Mar­che­na, has­ta que al fi­nal lo con­si­gue. El co­mi­sa­rio Fe­rran Ló­pez, ba­jo ju­ra­men­to, de­cla­ra:

—Ha­cia el fi­nal de la reunión les ha­bla­mos de vio­len­cia o al­ter­ca­dos, y re­cuer­do que Puig­de­mont di­jo que si se pro­du­cía ese es­ce­na­rio, que no­so­tros pre­veía­mos, en ese mo­men­to de­cla­ra­ba la in­de­pen­den­cia. Re­cuer­do per­fec­ta­men­te que lo di­jo. Creo que es una frase que to­dos re­cor­da­mos per­fec­ta­men­te por­que es di­fí­cil de ol­vi­dar.

La sa­la se que­da mu­da. Es­tos hom­bres y mu­je­res que ca­da día acu­den, AVE va y AVE vie­ne, al Sa­lón de Ple­nos aca­ban de es­cu­char a un ofi­cial de los mos­sos, a uno de aque­llos hé­roes de los aten­ta­dos de agos­to, de­cir que Puig­de­mont pen­só —no se sa­be si en se­rio, pe­ro no eran días pa­ra gas­tar bro­mas— que una es­pi­ral de vio­len­cia po­día ser la es­po­le­ta de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. Jus­to lo que el fis­cal ne­ce­si­ta pa­ra sos­te­ner la acu­sa­ción de re­be­lión.

Tal vez por la de­cep­ción, la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes de la ma­ña­na no re­pi­te por la tar­de. Y no sa­ben de lo que se li­bran. De asistir al es­pec­tácu­lo bo­chor­no­so de un abo­ga­do de la de­fen­sa, Jor­di Pi­na, ha­cien­do tram­pas pa­ra con­fun­dir a un guar­dia ci­vil que ha­bía ale­ga­do le­sio­nes du­ran­te la ac­tua­ción del 1 de oc­tu­bre.

—¿Re­cuer­da que la doctora pu­so en el par­te, aten­ción a es­to, que no tu­vo us­ted nin­gún he­ma­to­ma ni tu­me­fac­ción vi­si­ble?

—¿Pue­de con­ti­nuar le­yen­do, ca­ba­lle­ro? —pi­de el agen­te.

–Sí, “pe­ro re­fie­re dolor a la pal­pa­ción”. —¿Y pue­de se­guir le­yen­do? —“Y pre­sen­ta he­ma­to­mas en am­bos bra­zos y pier­nas”.

—Es que si lee­mos par­cial­men­te las co­sas.

El juez Mar­che­na, vi­si­ble­men­te mo­les­to, lla­ma la aten­ción a Pi­na:

—Se­ñor le­tra­do, se­ñor le­tra­do… Si lee­mos un do­cu­men­to, lo lee­mos ín­te­gro. lla­ma­das de au­xi­lio (38) del (hoy) co­ro­nel de la Guar­dia Ci­vil Ma­riano Mar­tí­nez. Re­la­tó que él mis­mo ofre­ció el cen­tro de coor­di­na­ción de los Mos­sos pa­ra ins­ta­lar un cen­tro de man­do “úni­co” de las tres fuer­zas.

Y ase­gu­ró que Co­bos “va­li­dó nues­tro des­plie­gue en bi­no­mios, va­li­dó la ca­pi­la­ri­dad, va­li­dó las fa­ses (pri­me­ro ac­tua­ban las pa­re­jas, lue­go apo­ya­rían las fuer­zas es­ta­ta­les), di­se­ñó el dis­po­si­ti­vo y va­li­dó su es­truc­tu­ra”. Va­li­dó... has­ta la ma­ña­na del 1-O.

To­do eso es el en­vés de la de­cla­ra­ción de Pé­rez de los Co­bos (5-3), que les acu­só de “pa­si­vi­dad ab­so­lu­ta”, de “di­fu­mi­nar la fuer­za” en pa­re­jas, de no ser “cier­to” que in­for­ma­ran de su plan ope­ra­ti­vo y que al ca­bo es­te era “una es­ta­fa”.

El pre­si­den­te de la sa­la, Ma­nuel Mar­che­na, con­si­de­ró po­ten­te esa po­lé­mi­ca: ver­sa so­bre “as­pec­tos esen­cia­les y nu­clea­res” del jui­cio. Por eso apla­zó, has­ta ma­yor ma­du­rez de las prue­bas, el ca­reo de Ló­pez con Co­bos pe­di­do por el le­tra­do Ja­vier Me­le­ro. En­ton­ces se com­pro­ba­rá si el vuel­co se per­fec­cio­na. O se re­tran­quea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.