Fran­cis­co Gon­zá­lez ase­gu­ra que tra­tó de pa­rar la sa­li­da a Bol­sa de Ban­kia

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Sin el Ban­co de Es­pa­ña

No es que Car­los Ghosn, que du­ran­te años go­zó de un suel­do millonario, co­rra pe­li­gro de vi­vir en épo­ca de va­cas fla­cas. Pe­ro las que tie­ne no van a en­gor­dar tan­to co­mo ha­bría desea­do el ex­pre­si­den­te del con­glo­me­ra­do au­to­mo­vi­lís­ti­co con­for­ma­do por Re­nault, Nissan y Mit­su­bis­hi, caí­do en des­gra­cia des­de su de­ten­ción el año pa­sa­do en Ja­pón por pre­sun­to frau­de fis­cal. Ac­tual­men­te es­tá en li­ber­tad con­di­cio­nal. La ma­triz de Re­nault anun­ció ayer que no acep­ta pa­gar­le la one­ro­sa ren­ta de ju­bi­la­ción que ha­bía so­li­ci­ta­do el otro­ra po­de­ro­so em­pre­sa­rio. Tras una reunión de su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, la em­pre­sa au­to­mo­to­ra fran­ce­sa anun­ció que tam­po­co le re­mu­ne­ra­rá la par­te de su sa­la­rio va­ria­ble de 2018, cuan­do co­men­zó su cues­ta aba­jo.

Al­tos eje­cu­ti­vos co­mo Ghosn go­zan a me­nu­do en Fran­cia de lo que se co­no­ce co­mo “ju­bi­la­ción som­bre­ro”. Se tra­ta de una su­ma que pa­ga íntegramente la em­pre­sa, más allá de la pen­sión que le co­rres­pon­da por años de co­ti­za­ción al in­tere­sa­do, has­ta la muer­var a Es­pa­ña”, aun­que des­pués esa ope­ra­ción “cau­só pro­ble­mas más im­por­tan­tes”.

El BBVA era cons­cien­te de que Ban­kia es­ta­ba en apu­ros an­tes de la sa­li­da a Bol­sa y de que sus cuen­tas no eran creí­bles. “¡Có­mo no va­mos a sa­ber­lo!”, ex­cla­mó Gon­zá­lez. Se­gún ex­pli­có, era evi­den­te que la ope­ra­ción no po­día sa­lir bien por­que nin­gún in­ver­sor in­ter­na­cio­nal es­ta­ba par­ti­ci­pan­do; nin­guno ha­bía “pues­to una or­den”. “Si nin­guno fue, es­ta­ba cla­ro que eso no va­lía na­da”, sub­ra­yó. Las pre­sio­nes pa­ra que los gran­des ban­cos co­mo el BBVA com­pra­ran ac­cio­nes so­lo ha­cían pre­sa­giar “el desas­tre” que se iba te del be­ne­fi­cia­rio. Se­gún los me­dios fran­ce­ses, Ghosn apro­ve­chó el anun­cio de su di­mi­sión de Re­nault, enviada des­de To­kio a fi­na­les de enero, pa­ra so­li­ci­tar el ini­cio del pro­ce­so pa­ra po­der dis­fru­tar de su ju­bi­la­ción som­bre­ro, que as­cen­día de acuer­do con la in­for­ma­ción de va­rios re­por­tes a unos 765.000 eu­ros anua­les.

La jun­ta di­rec­ti­va tam­bién ha re­co­men­da­do que no se le in­gre­se la par­te va­ria­ble de su suel­do de 2018, más allá del sa­la­rio fi­jo de un mi­llón de eu­ros que ve­nía per­ci­bien­do el ex­di­rec­ti­vo. a pro­du­cir, ase­gu­ró. Gon­zá­lez cree, sin em­bar­go, que no hu­bo “do­lo por par­te de na­die”, es de­cir, que no hu­bo en­ga­ño. La Au­dien­cia Na­cio­nal juz­ga a Ro­dri­go Ra­to y otros 33 acu­sa­dos por los de­li­tos de es­ta­fa a in­ver­so­res y fal­se­dad con­ta­ble. De mo­men­to la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción so­lo acu­sa a cua­tro de ellos (Ra­to, Fran­cis­co Ver­dú, Jo­sé Ma­nuel Fer­nán­dez Nor­nie­lla y Jo­sé Luis Oli­vas) del pri­mer de­li­to —dar in­for­ma­ción fal­sa so­bre Ban­kia cuan­do es­ta sa­lió a Bol­sa—.

La au­sen­cia de in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, su­ma­da a las cons­tan­tes lla­ma­das pa­ra que el ban­co com­pra­ra par­ti­ci­pa­cio­nes de

El anun­cio su­po­ne un nue­vo re­vés pa­ra el em­pre­sa­rio, en li­ber­tad con­di­cio­nal en Ja­pón, don­de se­gún la pren­sa fran­ce­sa po­dría ser acusado de nue­vos car­gos en los pró­xi­mos días. En un ges­to inusual, Ghosn anun­ció que da­rá una rue­da de pren­sa el 11 de abril “pa­ra con­tar la ver­dad de lo que es­tá su­ce­dien­do”. Lo ines­pe­ra­do del anun­cio y, so­bre to­do la for­ma del­mis­mo, a tra­vés de una cuen­ta de Twit­ter re­cién crea­da, ge­ne­ró al prin­ci­pio du­das so­bre su au­ten­ti­ci­dad, aun­que es­ta fue con­fir­ma­da por sus por­ta­vo­ces en Fran­cia. El ex­pre­si­den­te del BBVA re­la­tó uno de los epi­so­dios más ex­tra­ños de la crisis de Ban­kia: las dos ce­nas que man­tu­vie­ron los pre­si­den­tes de sus prin­ci­pa­les ban­cos com­pe­ti­do­res (BBVA, La Cai­xa y el San­tan­der) con el en­ton­ces mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, y el pre­si­den­te de Ban­kia, Ro­dri­go Ra­to. Una de ellas se pro­du­jo el 4 de ma­yo de 2012 y la otra, el 6 de ma­yo, do­min­go. En ellas se ha­bló de la de­li­ca­da si­tua­ción de la en­ti­dad y de la pro­pues­ta de Ra­to, que con­sis­tía en am­pliar ca­pi­tal en 7.000 mi­llo­nes de eu­ros, re­la­tó Gon­zá­lez. El Ban­co de Es­pa­ña, en­ton­ces pre­si­di­do por Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Ordóñez, no par­ti­ci­pó. “No qui­so afron­tar el pro­ble­ma”, cri­ti­có Gon­zá­lez.

Ra­to les plan­teó que su plan con­sis­tía en emi­tir bo­nos pa­ra sol­ven­tar la fal­ta de ca­pi­ta­li­za­ción de la en­ti­dad, pe­ro los ban­que­ros le di­je­ron que no era su­fi­cien­te y le ani­ma­ron a de­jar la pre­si­den­cia. “Mi plan­tea­mien­to era que con eso no arre­glá­ba­mos el pro­ble­ma”, re­la­tó Gon­zá­lez, que cree que el Ban­co de Es­pa­ña es­ta­ba al tan­to de la so­lu­ción que plan­tea­ba Ra­to. Se­gún su re­la­to, el en­ton­ces pre­si­den­te de Ban­kia es­ta­ba con­ven­ci­do de que con su pro­pues­ta la en­ti­dad po­dría sa­lir ade­lan­te por­que con­ta­bi­li­za­ba los cré­di­tos fis­ca­les co­mo un ac­ti­vo real. “Pe­ro eso el mer­ca­do no lo iba a acep­tar”, aña­dió. Pa­ra Gon­zá­lez, la úni­ca sa­li­da po­si­ble en esos mo­men­tos era ya la in­ter­ven­ción pú­bli­ca por­que en reali­dad a Ban­kia le ha­cían fal­ta en­tre 15.000 y 20.000 mi­llo­nes de eu­ros. “Na­die iba a po­ner ese di­ne­ro que no fue­ra el Es­ta­do”, di­jo. En so­lo unas ho­ras y a pe­sar de ha­ber en­via­do ape­nas dos men­sa­jes —el mis­mo, en in­glés y en ja­po­nés— su cuen­ta su­ma­ba ya más de 30.000 se­gui­do­res, mues­tra del in­te­rés que sus­ci­ta el ex­di­rec­ti­vo fran­co­li­ba­nés, que no ha he­cho de­cla­ra­cio­nes des­de su pues­ta en li­ber­tad con­di­cio­nal el 6 de mar­zo, tras pa­sar más de cien días de­te­ni­do.

Con to­do, la ne­ga­ti­va a re­em­bol­sar­le su pen­sión ín­te­gra po­dría ser el me­nor de sus pro­ble­mas. Se­gún me­dios ja­po­ne­ses, la fis­ca­lía de To­kio po­dría pre­sen­tar con­tra Ghosn nue­vas acu­sa­cio­nes por pre­sun­ta mal­ver­sa­ción pa­ra fi­nes per­so­na­les, en­tre 2012 y 2018, de di­ne­ro en­tre­ga­do por el cons­truc­tor au­to­mo­vi­lís­ti­co a un dis­tri­bui­dor de Omán, se­ña­la la agen­cia Fran­ce Pres­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.