Cuan­do la úni­ca al­ter­na­ti­va de po­der es un ge­ne­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La es­te­la de Ra­bin y Ba­rak

“Ya no pue­de se­guir sien­do pri­mer mi­nis­tro. Con [Ben­ja­mín] Ne­tan­yahu ve­mos un fe­nó­meno que re­cuer­da a la Tur­quía del pre­si­den­te [Re­cep Tay­yip] Er­do­gan, que se pro­te­ge de las in­ves­ti­ga­cio­nes por co­rrup­ción”. Es­tas pa­la­bras las pro­nun­ció el mar­tes un te­nien­te ge­ne­ral que ha­ce me­nos de cin­co años di­ri­gió la gue­rra que se co­bró más de 2.200 muer­tos en la fran­ja de Ga­za, pe­ro na­die en el Es­ta­do ju­dío pa­re­ce te­mer una aso­na­da mi­li­tar tras la en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da por el dia­rio di­gi­tal Ti­mes of Is­rael.

El ex­je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das Benny Gantz se ha con­ver­ti­do en la úni­ca al­ter­na­ti­va elec­to­ral al ac­tual je­fe del Go­bierno, Ne­tan­yahu, quien ocu­pa el po­der des­de 2009 des­pués de tres vic­to­rias con­se­cu­ti­vas en las ur­nas, en las le­gis­la­ti­vas del mar­tes. Jun­to a dos de sus pre­de­ce­so­res al fren­te del Es­ta­do Ma­yor —los ex­ge­ne­ra­les Mos­he Yaa­lon (que fue mi­nis­tro de De­fen­sa) y Ga­bi Ash­ke­na­zi— y el di­ri­gen­te po­lí­ti­co li­be­ral Yair La­pid (an­ti­guo mi­nis­tro de Fi­nan­zas), en­ca­be­za la alian­za cen­tris­ta Azul y Blan­co (por los co­lo­res de la ban­de­ra is­rae­lí), que ha da­do la sor­pre­sa en las en­cues­tas de in­ten­ción de vo­to. La can­di­da­tu­ra de Gantz (con 27 dipu­tados pre­vis­tos en los son­deos) dispu­ta ca­si a la par con el con­ser­va­dor par­ti­do Li­kud de Ne­tan­yahu (30 es­ca­ños de los 120 de la Kne­set o Par­la­men­to) en la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña de las le­gis­la­ti­vas.

El pro­gra­ma de Azul y Blan­co es tan im­pre­ci­so co­mo la dis­tan­cia que se­pa­ra a sus cua­tro te­no­res, que van des­de la de­re­cha mo­de­ra­da a los ale­da­ños del la­bo­ris­mo. El de­no­mi­na­dor coA cin­co días de unas dispu­tadas le­gis­la­ti­vas en Is­rael, Vla­dí­mir Pu­tin irrum­pió tam­bién ayer en la cam­pa­ña elec­to­ral con un ines­pe­ra­do es­pal­da­ra­zo a las as­pi­ra­cio­nes elec­to­ra­les de Ben­ja­mín Ne­tan­yahu. El pre­si­den­te ru­so con­fir­mó en el Krem­lin an­te el pri­mer mi­nis­tro que su Ejér­ci­to ha­bía re­cu­pe­ra­do los res­tos de un mi­li­tar is­rae­lí da­do por des­apa­re­ci­do en 1982 en la gue­rra de Lí­bano. “Nues­tras tro­pas, jun­to con mún que gal­va­ni­za la coa­li­ción elec­to­ral ra­di­ca en la vo­lun­tad de des­ca­bal­gar del po­der al ac­tual pri­mer mi­nis­tro. Ade­más de en­car­nar la al­ter­nan­cia, el prin­ci­pal ac­ti­vo de Gantz es pre­ci­sa­men­te que ofre­ce un men­sa­je de uni­dad a una so­cie­dad po­la­ri­za­da: un re­en­cuen­tro de los is­rae­líes tras una dé­ca­da de frac­tu­ra en­tre re­li­gio­sos y lai­cos; en­tre par­ti­da­rios y de­trac­to­res del pro­ce­so de paz con los pa­les­ti­nos. nues­tros alia­dos si­rios, de­ter­mi­na­ron el lu­gar de in­hu­ma­ción”, ase­gu­ró Pu­tin. “En vir­tud de las tra­di­cio­nes mi­li­ta­res, en­tre­ga­mos sus res­tos a Is­rael”, anun­ció, se­gún Fran­ce Pres­se.

Ne­tan­yahu ha­bía via­ja­do de ma­dru­ga­da aMos­cú, en prin­ci­pio pa­ra man­te­ner una reunión con Pu­tin so­bre el con­flic­to en Si­ria. Pe­ro tras el re­co­no­ci­mien­to de la in­ter­ven­ción de Ru­sia en la lo­ca­li­za­ción del ca­dá­ver, asis­tió a una emo­ti­va ce­re­mo­nia en el Mi­nis­tePor ejem­plo, man­te­ner el trans­por­te pú­bli­co du­ran­te el sab­bat (el día sa­gra­do ju­dío), pe­se al ve­to de los ul­tra­or­to­do­xos. O la reanu­da­ción de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra acor­dar una “se­pa­ra­ción” con los pa­les­ti­nos. “No me aver­güen­za pro­nun­ciar la pa­la­bra paz”, sue­le reite­rar el ca­ris­má­ti­co ex­ge­ne­ral en sus ac­tos pú­bli­cos, mien­tras evi­ta cui­da­do­sa­men­te pro­nun­ciar­se so­bre la so­lu­ción de los dos Es­ta­dos. rio de De­fen­sa ru­so en la que re­ci­bió los efec­tos per­so­na­les del sol­da­do en un ataúd cu­bier­to por la en­se­ña is­rae­lí.

Los res­tos del sar­gen­to tan­quis­ta Za­chary Bau­mel, da­do por des­apa­re­ci­do ha­ce 37 años en el va­lle de la Be­kaa li­ba­nés, fron­te­ri­zo con Si­ria, ha­bían via­ja­do días an­tes a Is­rael, don­de ex­per­tos fo­ren­ses con­fir­ma­ron su iden­ti­dad. Los ca­dá­ve­res de otros dos mi­li­ta­res is­rae­líes que in­ter­vi­nie­ron en la ba­ta­lla de Sul­tán Ya­cub en­tre ca­rros de com­ba­te si­guen aún en ig­no­ra­do pa­ra­de­ro.

El Es­ta­do ju­dío con­si­de­ra un im­pe­ra­ti­vo mo­ral la lo­ca­li­za­ción de sus sol­da­dos des­apa­re­ci­dos en com­ba­te. Agen­cias de in­te­li­gen­cia mi­li­ta­res y ci­vi­les, co­mo el Mo­sad y el Shin Bet, han in­ter­ve­ni­do en una ope­ra­ción pa­ra lo­ca­li­zar la tum­ba de Bau­mel que, se­gún la pren­sa is­rae­lí, se lle­vó a ca­bo en el cam­po de re­fu­gia­dos de Yar­muk, en la pe­ri­fe­ria de Da­mas­co, des­pués de que el Ejér­ci­to si­rio des­alo­ja­ra a las mi­li­cias del Es­ta­do Is­lá­mi­co que lo con­tro­la­ron du­ran­te par­te de la gue­rra.

Ne­tan­yahu re­gre­só ano­che a Je­ru­sa­lén a tiem­po pa­ra asis­tir al fu­ne­ral de Es­ta­do por el sar­gen­to Bau­mel en el cementerio mi­li­tar del mon­te Herzl, en una ce­re­mo­nia re­trans­mi­ti­da por te­le­vi­sión.

Des­pués de ha­ber ob­te­ni­do la Gantz fue el co­man­dan­te de dos gran­des ofen­si­vas mi­li­ta­res en Ga­za (2012 y 2014) y úl­ti­mo je­fe de las tro­pas es­ta­cio­na­das en Lí­bano has­ta el año 2000. En un país ro­dea­do de enemi­gos, las Fuer­zas Ar­ma­das si­guen sien­do la ins­ti­tu­ción más va­lo­ra­da. Una vein­te­na de an­ti­guos je­fes del Ejér­ci­to han he­cho ca­rre­ra po­lí­ti­ca en los 70 años de exis­ten­cia del Es­ta­do ju­dío. Dos de ellos —Isaac Ra­bin y Ehud Ba­rak— fue­ron pri­me­ros mi­nis­tros, una de­ce­na ejer­cie­ron co­mo mi­nis­tros y otros tan­tos re­sul­ta­ron ele­gi­dos dipu­tados en el Par­la­men­to.

La alian­za elec­to­ral Azul y Blan­co aca­pa­ra el am­plio es­pa­cio de cen­tro en el que se re­co­no­cen una ma­yo­ría de los ju­díos is­rae­líes de las gran­des ciu­da­des. Asen­ta­da co­mo op­ción de al­ter­nan­cia, ha sa­bi­do atraer vo­tan­tes de la iz­quier­da y el pa­ci­fis­mo, que han da­do la es­pal­da en los son­deos al Par­ti­do La­bo­ris­ta y a Me­retz. Pe­ro pa­ra ga­nar la par­ti­da, Gantz pre­ci­sa ade­más del apo­yo en las ur­nas de sec­to­res del Li­kud des­con­ten­tos con el ex­tre­mis­mo del pri­mer mi­nis­tro. So­lo en el ca­so de que su­pere a su ri­val en vo­tos y es­ca­ños se­rá via­ble que el pre­si­den­te de Is­rael, Reu­ven Ri­vlin (pre­ci­sa­men­te un li­kud­nik mo­de­ra­do en­fren­ta­do con Ne­tan­yahu), le en­car­gue la com­ple­ja for­ma­ción de un Go­bierno de coa­li­ción. se­ma­na pa­sa­da enWas­hing­ton el re­co­no­ci­mien­to de la so­be­ra­nía de Is­rael so­bre los Al­tos del Go­lán, ocu­pa­dos por el Ejér­ci­to is­rae­lí des­de 1967, de ma­nos del pre­si­den­te Do­nald Trump, el pri­mer mi­nis­tro re­ci­bió en Je­ru­sa­lén al man­da­ta­rio bra­si­le­ño. Jair Bol­so­na­ro via­jó más de 10.000 ki­ló­me­tros pa­ra anun­ciar la aper­tu­ra de una ofi­ci­na de ne­go­cios en la Ciu­dad San­ta, aun­que sin tras­la­dar la Em­ba­ja­da des­de Tel Aviv, co­mo es­pe­ra­ba el Go­bierno is­rae­lí. El pre­sen­te ofre­ci­do por el Krem­lin en la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña elec­to­ral no tie­ne el mis­mo ca­la­do po­lí­ti­co, pe­ro to­ca la fi­bra emo­cio­nal de las de­ce­nas de mi­les de fa­mi­lias is­rae­líes que en­vían a sus hi­jos e hi­jas a un pro­lon­ga­do ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio, que mu­chas ve­ces se cum­ple en un es­ce­na­rio de con­flic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.