Án­gel Her­nán­dez re­lan­za la cau­sa de la eutanasia al au­to­in­cul­par­se

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un piano en si­len­cio

Án­gel Her­nán­dez ha da­do un pa­so iné­di­to en la lu­cha por la eutanasia en Es­pa­ña. Ha gra­ba­do un ví­deo de du­re­za ex­tra­or­di­na­ria en el que acer­ca el va­so con la pa­ji­ta a su­mu­jer, Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co, pa­ra aca­bar con su vi­da, tal y co­mo ella ha­bía pe­di­do tan­tas ve­ces. Y ha que­ri­do que ese do­cu­men­to es­tre­me­ce­dor sal­ga a luz pa­ra que to­do el mun­do vea “el su­fri­mien­to y el aban­dono” por el que es­ta­ba pa­san­do la Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co lo ha­bía re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad y Án­gel Her­nán­dez, su ma­ri­do, le ha­bía ase­gu­ra­do que la ayu­da­ría. El mar­tes gra­ba­ron un ví­deo en el que la mu­jer, con es­cle­ro­sis múl­ti­ple des­de ha­ce 30 años, de­cía que que­ría sui­ci­dar­se “cuan­to an­tes, me­jor”. El miér­co­les, su es­po­so —arres­ta­do y pues­to ayer en li­ber­tad tras pres­tar de­cla­ra­ción an­te el juez— le su­mi­nis­tró la me­di­ca­ción. Tam­bién lo gra­ba­ron. Es­te es el diá­lo­go que man­tu­vie­ron:

Án­gel Her­nán­dez. Bueno, Ma­ría Jo­sé, va­mos a gra­bar es­te tes­ti­pa­re­ja. Así lo ase­gu­ró ayer su abo­ga­da, Olatz Al­ber­di, quien con­tó que el hom­bre se au­to­in­cul­pó de in­me­dia­to an­tes los mé­di­cos que acu­die­ron a la ca­sa cuan­do él los lla­mó. “Siem­pre ha di­cho que no iba a ha­cer­lo de for­ma en­cu­bier­ta, que que­ría dar­le luz al te­ma”.

Án­gel Her­nán­dez pa­só la no­che del miér­co­les en un ca­la­bo­zo de una co­mi­sa­ría de Ma­drid y ayer pres­tó de­cla­ra­ción an­te el juez, an­tes de po­der vol­ver a ca­sa. “A ver si así pue­de em­pe­zar mo­nio, por­que es muy im­por­tan­te pa­ra que que­de cons­tan­cia del de­seo que lle­vas que­rien­do que se lle­ve a ca­bo, que es el sui­ci­dio. Ella asien­te. Á. H. ¿Si­gues con la idea de que quie­res sui­ci­dar­te? Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co. Sí. Á. H. ¿Quie­res es­pe­rar a al­go? M. J. C. No. Á. H. ¿Quie­res que se lle­ve a ca­bo ya? M. J. C. Sí. Á. H. ¿Sa­bes que te ten­go que ayu­dar yo? Que no hay na­die que te pue­da ayu­dar, y ade­más no es­ta­ría bien que… el due­lo, que es­tá he­cho pol­vo”, afir­mó Al­ber­di.

No ha si­do el úni­co que ha te­ni­do que acu­dir a ayu­das clan­des­ti­nas an­te la ne­ga­ti­va del Es­ta­do a pro­por­cio­nar una muer­te dig­na pa­ra un pa­cien­te irre­me­dia­ble­men­te abo­ca­do a una muer­te pron­ta e inmer­so en un su­fri­mien­to dia­rio. Pe­ro des­de Ra­món Sam­pe­dro, el te­tra­plé­ji­co ga­lle­go que se sui­ci­dó en 1998 con la ayu­da de una ami­ga, nin­gún ca­so ha co­bra­do tan­ta fuer­za me­diá­ti­ca. M. J. C. Sí, lo sé. Á. H. Lo sa­bes. Me lo has pe­di­do mu­chas ve­ces, mu­chas ve­ces. Más de las ne­ce­sa­rias. Pe­ro cla­ro, yo con­fia­ba en que se iba a apro­bar lo de la eutanasia, pe­ro cla­ro, vis­to lo vis­to... Hoy es 2 de abril de 2019. ¿En­ton­ces quie­res e in­sis­tes en que quie­res sui­ci­dar­te? M. J. C. Sí. Á. H. Va­mos a ver, ¿quie­res que lo pre­pa­re y lo ha­ga­mos ma­ña­na? M. J. C. Sí. Á. H. Bueno, pues no hay na­da más que ha­blar. Yo creo que…

M. J. C. Cuan­to an­tes, me­jor.

Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co pa­de­cía des­de ha­cía 30 años una es­cle­ro­sis múl­ti­ple. En oc­tu­bre pa­sa­do con­ce­dió una en­tre­vis­ta a EL PAÍS don­de de­cla­ra­ba su inequí­vo­ca vo­lun­tad de aca­bar con su vi­da. Ha­blar le era ya muy di­fí­cil, al bor­de de la as­fi­xia. Y tam­bién tra­ga­ba con di­fi­cul­tad de­bi­do a la atro­fia que iba in­va­dien­do su cuer­po. “Él no tie­ne mie­do, pe­ro yo sí”, de­cía en­ton­ces. Se re­fe­ría a lo que le po­día pa­sar a su ma­ri­do si la ayu­da­ba. Quién sa­be lo que ha pa­sa­do en ese do

Á. H. Lo úni­co que­me preo­cu­pa es que no pue­das in­ge­rir el lí­qui­do por­que tie­nes pro­ble­mas de de­glu­ción. Y ya no es so­la­men­te el atra­gan­ta­mien­to que tie­nes, sino que te cues­ta­mu­cho tra­ba­jo, te entra fa­ti­ga ca­da vez que in­gie­res al­go. Esa es la úni­ca preo­cu­pa­ción que ten­go. Pe­ro quie­res se­guir ade­lan­te, ¿no? M. J. C. Sí. Á. H. Pues lo pre­pa­ro to­do. Te voy a dar lo que con mu­cho es­fuer­zo, cuan­do to­da­vía po­días un po­co ma­ne­jar tus ma­nos, con­se­guis­te a tra­vés de In­ter­net. El pen­to­bar­bi­tal só­di­co, que lo te­ne­mos ahí guar­da­do. Y eso es lo que te voy a apli­car. Es­pe­re­mos que no sea un frau­de, por­que co­mo lo tu­vis­te que pe­dir por In­ter­net… Bueno, lo ve­re­mos en­se­gui­da. En­ton­ces ¿lo de­ja­mos aquí?

Ca­rras­co asien­te con la ca­be­za. Á. H. Ma­ña­na. Ella vuel­ve a asen­tir. Es­ta vez, tam­bién ver­bal­men­te: “Sí”.

Á. H. Va­le, pues na­da más que es­to.

El ma­ri­do de Ca­rras­co apa­ga Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co te­nía 61 años y ha­bía si­do se­cre­ta­ria ju­di­cial, una mu­jer ac­ti­va, in­quie­ta. Pe­ro ha­cía ya años que el piano que to­ca­ba ha­bía en­mu­de­ci­do, que los pin­ce­les con los que pin­ta­ba se ha­bían se­ca­do. Su de­te­rio­ro fí­si­co lle­nó la ca­sa de ba­ran­di­llas, ca­ye­ron ta­bi­ques y puer­tas, se adap­ta­ron las ha­bi­ta­cio­nes. Pri­me­ro pa­ra la si­lla de rue­das, lue­go pa­ra la grúa. Prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­da y con pro­ble­mas de vi­sión y au­di­ción, el te­le­vi­sor ha­bía cre­ci­do pa­ra que los dos pu­die­ran ver pe­lí­cu­las an­ti­guas.

Va­rias ve­ces pi­die­ron ayu­da, en una oca­sión una pla­za de re­si­den­cia que per­mi­tie­ra al ma­ri­do ope­rar­se de una her­nia. Fi­nal­men­te, so­lo con­si­guie­ron se­dan­tes, que ella re­cha­za­ba. “No quie­ro dor­mir­me, quie­ro mo­rir”, con­fe­sa­ba en oc­tu­bre. Fi­nal­men­te, lle­gó el mo­men­to. Ra­món Sam­pe­dro gra­bó su muer­te en 1998 pa­ra ex­cul­par a quien le ayu­dó, Ra­mo­na Ma­nei­ro. Es­ta vez, el cul­pa­ble ha que­da­do ex­pues­to. La coope­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra el sui­ci­dio es­tá cas­ti­ga­da en Es­pa­ña, aun­que si se ha­ce con una per­so­na en es­ta­do muy gra­ve que lo pi­de se con­si­de­ra que hay un ate­nuan­te.

El ar­tícu­lo 143.4 del Có­di­go Pe­nal, apli­ca­ble a es­te ca­so, es­ta­ble­ce una hor­qui­lla de pe­na ate­nua­da, que es­ta­ría en­tre los seis me­ses y los dos años de cár­cel, se­gún cal­cu­la Jo­sé An­to­nio Mar­tín Pa­llín, ma­gis­tra­do emé­ri­to del Tri­bu­nal Su­pre­mo. Sien­do así, Her­nán­dez pro­ba­ble­men­te no en­tra­ría en pri­sión. Mar­tín Pa­llín, en la ac­tua­li­dad abo­ga­do, cri­ti­ca la de­ten­ción: “En un ca­so así, sin ries­go de fu­ga, hu­bie­ra la cá­ma­ra. Un día des­pués, vuel­ve a en­cen­der­la. Re­pi­te la pre­gun­ta a su­mu­jer, si es­tá con­ven­ci­da y quie­re se­guir ade­lan­te.

Á. H. Bueno, Ma­ría Jo­sé, ha lle­ga­do el mo­men­to, el que tan­to desea­bas.

Ella asien­te con una me­dia son­ri­sa.

Á. H. Yo te voy a pres­tar mis ma­nos, eso que tú no pue­des. Yo te voy a pres­tar mis ma­nos. Pri­me­ro va­mos a pro­bar con un po­qui­to de agua por­que no sé si pue­des tra­gar. Si ve­mos que no pue­des tra­gar, lo abor­ta­mos, por­que…

Ella be­be agua con una pa­ji­ta. Á. H. ¿Qué crees? M. J. C. Que sí. Á. H. Te lo doy en­ton­ces. No es mu­cho, pe­ro pue­de que se­pa mal, o sea, que tie­nes que so­por­tar­lo. ¿Es­tás de­ci­di­da? M. J. C. Sí. Á. H. Pues ade­lan­te. Á. H. A ver, da­me la mano que quie­ro no­tar la au­sen­cia de­fi­ni­ti­va de tu su­fri­mien­to. Tran­qui­la, aho­ra te dor­mi­rás en­se­gui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.