La Aca­de­mia del la­dino en­ca­lla an­tes de na­cer

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ha­ce po­co más de un año, ocho ex­per­tos pu­sie­ron las ba­ses en la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) de la fu­tu­ra Aca­de­mia na­cio­nal del la­dino, que se en­car­ga­ría, des­de Is­rael, de pre­ser­var el idio­ma que ha­blan los ju­díos herederos de los ex­pul­sa­dos de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca a fi­na­les del XV. Era el pa­go de “una deu­da his­tó­ri­ca”, co­mo di­jo Da­río Villanueva (en­ton­ces­di­rec­tor­de laRAE), y la in­vi­ta­ción a for­mar par­te de la fa­mi­lia de 23 Aca­de­mias de la len­gua es­pa­ño­la (Asa­le). En­tre los fir­man­tes es­tu­vo la pro­fe­so­ra Al­di­na Quin­ta­na, doc­to­ra en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca en la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén, que en una re­cien­te en­tre­vis­ta en la emi­so­ra Ra­dio Se­fa­rad cri­ti­có con du­re­za los es­ca­sos avan­ces del pro­yec­to. En es­pe­cial, “la au­sen­cia de re­cur­sos y su fal­ta de in­de­pen­den­cia”, ex­pliLas aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas del ám­bi­to de la cul­tu­ra hi­cie­ron pú­bli­ca ayer una car­ta di­ri­gi­da a la di­rec­to­ra ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Ar­tes Es­cé­ni­cas y de la Mú­si­ca (Inaem), Ama­ya de Mi­guel, en la que ex­pre­san su preoca a EL PAÍS. Una si­tua­ción que le ha lle­va­do a des­vin­cu­lar­se del pro­yec­to: “Es una Aca­de­mia fan­tas­ma”. Quin­ta­na ha­ce res­pon­sa­ble a Sh­muel Re­fael, miem­bro de la Au­to­ri­dad Na­sio­na­la del La­dino i su Kul­tu­ra, or­ga­nis­mo es­ta­tal is­rae­lí en­car­ga­do de ges­tio­nar con su Go­bierno los trá­mi­tes pa­ra el na­ci­mien­to de la Aca­de­mia.

Pre­gun­ta­do por es­te dia­rio, Re­fael afir­ma que “el pro­ce­so de crea­ción de la Aca­de­mia del Ju­deoes­pa­ñol avan­za a pleno ren­di­mien­to” y ase­gu­ra que “la muy fruc­tí­fe­ra coope­ra­ción en­tre la Au­to­ri­dad Na­cio­nal del La­dino y los aca­dé­mi­cos co­rres­pon­dien­tes [co­rres­pon­sa­les de la RAE fue­ra de Es­pa­ña] per­mi­ti­rá ver es­te sue­ño con­ver­ti­do en reali­dad”, aun­que aún no hay una fe­cha. El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra is­rae­lí au­to­ri­zó en di­ciem­bre la for­ma­ción de la Aca­de­mia. Sin es­ta­dís­ti­cas y cu­pa­ción por la au­sen­cia de­mu­je­res en la cas­ca­da de nom­bra­mien­tos que es­tá ha­cien­do es­te or­ga­nis­mo pa­ra re­le­var a los di­rec­to­res de sus gran­des cen­tros ar­tís­ti­cos: Lluís Ho­mar pa­ra la Com­pa­ñíaNa­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co; Félix Pa­lo­me­ro pa­ra la Or­ques­ta y más bien con es­ti­ma­cio­nes, Re­fael ci­fró el nú­me­ro de la­di­noha­blan­tes en me­dio mi­llón en to­do el mun­do, la ma­yo­ría en Is­rael, aun­que, se­gún Quin­ta­na, los es­tu­dios más se­rios re­ba­jan ese nú­me­ro a unos 133.000.

Re­fael la­men­tó “enor­me­men­te” que la pro­fe­so­ra Quin­ta­na “ha­ya ter­gi­ver­sa­do, y no por pri­me­ra vez, los bue­nos pro­pó­si­tos del pro­yec­to” y pre­fi­rió “pos­ter­gar a otro mo­men­to” res­pues­tas más de­ta­lla­das. Aún mu­cho más es­cue­ta ha si­do la co­mu­ni­ca­ción ofi­cial de la RAE: “No se van a ha­cer de­cla­ra­cio­nes al res­pec­to”. Fuen­tes de la ins­ti­tu­ción con­fir­man a es­te me­dio que “la si­tua­ción es de­li­ca­da”, in­for­ma Je­sús Rui­zMan­ti­lla.

La ita­lia­na Lau­ra Mi­ner­vi­ni, ca­te­drá­ti­ca de Fi­lo­lo­gía Ro­má­ni­ca en la Uni­ver­si­dad Fe­de­ri­co II de Ná­po­les, tam­bién aca­dé­mi­ca co­rres­pon­dien­te, sub­ra­ya que Co­ro Na­cio­na­les de Es­pa­ña; Joa­quín de Luz pa­ra la Com­pa­ñíaNa­cio­nal de Dan­za, y Ru­bén Ol­mo pa­ra el Ba­llet Na­cio­nal de Es­pa­ña. Hoy se anun­cia­rá el del Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal.

“No du­da­mos de que el pro­ce­di­mien­to se­gui­do por el Inaem se ajus­te a la más es­tric­ta le­ga­li­dad. Pe­ro, an­te es­tos re­sul­ta­dos, no po­de­mos de­jar de se­ña­lar que es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio plan­tear­nos qué de­be ha­cer­se pa­ra lo­grar que el Inaem se con­vier­ta en una ins­ti­tu­ción ejem­plar en el cum­pli­mien­to de la Ley de Igual­dad”, de­nun­cia la car­ta, fir­ma­da por aso­cia­cio­nes co­mo Clá­si­cas y Mo­der­nas o la Li­ga de la­sMu­je­res Pro­fe­sio­na­les del Tea­tro. La Unión de Ac­to­res y Ac­tri­ces se su­mó a la crí­ti­ca con un co­mu­ni­ca­do: “Sa­be“des­de el en­cuen­tro en Ma­drid” no ha re­ci­bi­do “nin­gu­na in­for­ma­ción de ma­ne­ra ofi­cial del desa­rro­llo de es­ta ini­cia­ti­va”. Ade­más, apun­ta una cues­tión cla­ve: ¿pa­ra qué pue­de ser­vir es­ta ins­ti­tu­ción? “Ten­dría que ocu­par­se de fo­men­tar el co­no­ci­mien­to de la len­gua en Is­rael, ya que no hay ca­si trans­mi­sión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal. El la­dino es una len­gua mi­no­ri­ta­ria, ha­bla­da en el ám­bi­to do­més­ti­co”.

Otra crí­ti­ca de Quin­ta­na es que los es­ta­tu­tos se re­dac­ta­ron en he­breo y no en la­dino. So­bre es­te asun­to, otro de los fir­man­tes aquel día, Moi­sé­sOr­fa­li, res­pon­de que “se­rán tra­du­ci­dos al es­pa­ñol” por él y otro co­le­ga “y en­via­dos a Ma­drid pa­ra su apro­ba­ción”.

La Aca­de­mia del la­dino “ha em­pe­za­do al re­vés y creo que no tie­ne re­me­dio”, agre­ga Quin­ta­na. “Así que yo­me des­vincu­lo de­fi­ni­ti­va­men­te, pre­fie­ro de­di­car­me a in­ves­ti­gar”. La frag­men­ta­ción pa­re­ce el sino de es­ta len­gua —“de be­lle­za es­pe­cial y ro­mán­ti­ca”, co­mo di­jo Una­muno—. Así ocu­rrió por las apor­ta­cio­nes de los lu­ga­res don­de se asen­ta­ron los ju­díos o, a prin­ci­pios del si­glo XX, cuan­do los se­far­díes no fue­ron ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do pa­ra nor­ma­li­zar su or­to­gra­fía. Igual su­ce­de con la Aca­de­mia que tie­ne que pre­ser­var es­te idio­ma, que­bra­da an­tes de na­cer. mos que se han pre­sen­ta­do mu­je­res de gran ex­pe­rien­cia y pres­ti­gio que han que­da­do fue­ra”.

El Inaem ase­gu­ra que los nom­bra­mien­tos se rea­li­za­ron si­guien­do su Có­di­go de Bue­nas Prác­ti­cas. Es­te re­gla­men­to, apro­ba­do en 2008, exi­ge la “pro­mo­ción de la igual­dad efec­ti­va en­tre mu­je­res y hom­bres”, pe­ro no es­pe­ci­fi­ca obli­ga­cio­nes con­cre­tas. “Si hu­bié­ra­mos he­cho los nom­bra­mien­tos por de­sig­na­ción di­rec­ta, se­gu­ro que se­rían pa­ri­ta­rios. Pe­ro en los pro­ce­sos de se­lec­ción pú­bli­cos no se pue­den in­tro­du­cir cuo­tas”, ex­pli­có De Mi­guel a EL PAÍS.

El có­di­go dic­ta que los pro­ce­sos de se­lec­ción de­ben es­tar abier­tos a cual­quier ciu­da­dano y que las can­di­da­tu­ras tie­nen que ser eva­lua­das por los Con­se­jo­sNa­cioEl pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, vi­si­tó ayer la se­de de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) en Ma­drid, 10 días des­pués de que el Eje­cu­ti­vo anun­cia­se la apor­ta­ción de cin­co mi­llo­nes de eu­ros a la ins­ti­tu­ción pa­ra ha­cer fren­te a sus aho­gos eco­nó­mi­cos y ase­gu­rar su su­per­vi­ven­cia. La su­ma se en­tre­ga­rá a tra­vés de un con­ve­nio. Sán­chez asis­tió a un pleno ex­tra­or­di­na­rio de la RAE y la pren­sa pu­do ha­cer fo­to­gra­fías, pe­ro no hu­bo de­cla­ra­cio­nes a los pe­rio­dis­tas ni reac­cio­nes en pú­bli­co tras la vi­si­ta.

San­tia­go Mu­ñoz Machado, di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción, re­la­tó por la tar­de a EL PAÍS lo su­ce­di­do du­ran­te el en­cuen­tro. La vi­si­ta fue anun­cia­da la pa­sa­da se­ma­na mien­tras se ce­le­bra­ba en Cór­do­ba (Ar­gen­ti­na) el Con­gre­so de la Len­gua. La pre­sen­cia de Sán­chez en un pleno ex­tra­or­di­na­rio tu­vo un fuer­te va­lor sim­bó­li­co. Apa­re­ció en la se­de pa­ra con­fir­mar y re­co­no­cer el ser­vi­cio pú­bli­co que pres­ta la Aca­de­mia a la so­cie­dad. Esa es la ra­zón prin­ci­pal por la que el Go­bierno pre­ten­de apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te a la mis­ma. “Que no ten­ga­mos que ver­nos obli­ga­dos a men­di­gar”, de­cla­ró Mu­ñoz Machado. Di­cho ser­vi­cio se ba­sa en la au­to­ri­dad que le otor­gan los ciu­da­da­nos, aña­de el di­rec­tor: “Va de aba­jo ha­cia arri­ba y en eso se ba­sa su va­lor, su so­be­ra­nía e in­de­pen­den­cia”.

Du­ran­te la vi­si­ta de Sán­chez, el pro­pio Mu­ñoz Machado ex­pli­có el fun­cio­na­mien­to de los ple­nos y la ins­ti­tu­ción; tras lo que Sal­va­dor Gu­tié­rrez Or­dó­ñez con­tó la la­bor del De­par­ta­men­to del Es­pa­ñol al Día, con sus ca­si dos mi­llo­nes de con­sul­tas ca­da jor­na­da, y Gui­ller­mo Ro­jo ahon­dó en la ade­cua­ción tec­no­ló­gi­ca de la RAE y la im­por­tan­cia de lo que, en el con­gre­so pa­sa­do, se ha da­do en lla­mar el es­pa­ñol de las má­qui­nas. na­les de la Mú­si­ca, la Dan­za y el Tea­tro. Es­tos ór­ga­nos, in­te­gra­dos por re­pre­sen­tan­tes del sec­tor y vo­ca­les nom­bra­dos por el Inaem, no son exac­ta­men­te pa­ri­ta­rios: el gru­po de­sig­na­do por el Inaem sí lo es, pe­ro los co­lec­ti­vos del sec­tor en­vían a sus re­pre­sen­tan­tes de ma­ne­ra in­di­vi­dual, sin coor­di­nar­se en­tre sí. En el Con­se­jo de la Dan­za hay cua­tro mu­je­res y cin­co hom­bres; en el de Mú­si­ca, cin­co mu­je­res y cua­tro hom­bres, y en el de Tea­tro, tres mu­je­res y ocho hom­bres. To­dos ellos pre­si­di­dos por Ama­ya de Mi­guel, con la vi­ce­pre­si­den­cia del sub­di­rec­tor de Tea­tro o el de Mú­si­ca y Dan­za.

El Inaem pre­ci­só que de los 69 pro­yec­tos va­lo­ra­dos en los pro­ce­sos de se­lec­ción, so­lo 15 han si­do pre­sen­ta­dos por mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.