Ara­bia Sau­dí re­to­ma la cam­pa­ña de de­ten­ción de ac­ti­vis­tas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ALQST, una ONG con se­de en Lon­dres y vin­cu­la­da a la opo­si­ción sau­dí en el exi­lio, ha iden­ti­fi­ca­do a los dos ciu­da­da­nos de EE UU co­mo Ba­der al Ibrahim, mé­di­co y es­cri­tor, y Sa­lah al Hai­der, hi­jo de Azi­za al Yu­sef, una de las tres ac­ti­vis­tas li­be­ra­das tras la se­gun­da se­sión del jui­cio el 27 de mar­zo. Al Ibrahim es au­tor de un li­bro so­bre la po­lí­ti­ca de los mu­sul­ma­nes chiíes. Los sau­díes que per­te­ne­cen a esa mi­no­ría se que­jan a me­nu­do de ser tra­ta­dos co­mo ciu­da­da­nos de se­gun­da.

“Po­de­mos con­fir­mar la de­ten­ción hoy [por ayer] de Ay­man Al­drees. Es un tra­duc­tor y ac­ti­vis­ta, y el ma­ri­do de la ac­ti­vis­ta Ma­lak al Sheh­ri. Es­to ele­va el nú­me­ro de de­te­ni­dos des­de ayer [por el jue­ves] a ocho, con tres sin con­fir­mar”, tui­teó ALQST.

Ade­más, hay una mu­jer em­ba­ra­za­da, la es­cri­to­ra fe­mi­nis­ta Kha­di­jah al Har­bi; los es­cri­to­res Tha­mer alMar­zu­qi (ma­ri­do de Kha­di­jah), Moha­med al Sa­diq y Ab­du­llah al Dehai­lan, y Fahed Abalk­ha­lil, un ac­ti­vis­ta que apo­yó el de­re­cho a con­du­cir de las mu­je­res. Otro, Anas al Marz­rui, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad King Saud, es­tá al parecer de­te­ni­do des­de mar­zo. El gru­po Pri­sio­ne­ros de Con­cien­cia, que si­gue la pista de los pre­sos po­lí­ti­cos en Ara­bia Sau­dí, aña­de los nom­bres de Moq­bel al Saq­qar y Ya­zed al Fai­fe, pe­rio­dis­ta del dia­rio di­gi­tal Al Sharq, que ha de­nun­cia­do la co­rrup­ción en la pro­vin­cia me­ri­dio­nal de Ji­zan.

Las au­to­ri­da­des sau­díes no han ad­mi­ti­do ni des­men­ti­do es­ta nue­va redada, la pri­me­ra que se pro­du­ce tras el es­cán­da­lo del ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta Ja­mal Khashoggi ha­ce seis me­ses. Tam­po­co EE UUha he­cho nin­gún co­men­ta­rio res­pec­to a sus dos na­cio­na­les afec­ta­dos, que coin­ci­de con una re­so­lu­ción del Con­gre­so pi­dien­do al pre­si­den­te Do­nald Trump que de­je de apo­yar a la coa­li­ción sau­dí en la gue­rra de Ye­men.

Nin­guno de los de­te­ni­dos era po­lí­ti­ca­men­te ac­ti­vo en las re­des so­cia­les o ci­ta­do en la pren­sa ex­tran­je­ra, pe­ro se­gún ALQST des­de ha­ce dos me­ses te­nían prohi­bi­do via­jar fue­ra. “Cree­mos que sus de­ten­cio­nes han si­do or­ques­ta­das des­de fe­bre­ro y que es­tán vin­cu­la­das a su apo­yo a las fa­mi­lias de las ac­ti­vis­tas”, afirma la or­ga­ni­za­ción. Al­gu­nos ob­ser­va­do­res te­men que se tra­te de un men­sa­je de Riad con­tra las pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les pa­ra que li­be­re a las 11 mu­je­res que des­de mar­zo es­tán sien­do juz­ga­das por man­te­ner con­tac­tos con or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos y pe­rio­dis­tas ex­tran­je­ros.

“Las au­to­ri­da­des te­mían que Azi­za al Yu­sef, una de las ac­ti­vis­tas en li­ber­tad pro­vi­sio­nal, po­dría ha­blar so­bre las cir­cuns­tan­cias de su de­ten­ción y en con­se­cuen­cia han de­te­ni­do a su hi­jo, Sa­lah al Hai­der, pa­ra in­ten­tar ase­gu­rar­se su si­len­cio”, in­ter­pre­tan las ac­ti­vis­tas de­trás de la cuen­ta de Twit­ter De­te­ni­das Sau­díes.

Las tres li­be­ra­das (ade­más de Al Yu­sef, la lin­güis­ta Eman al Naf­jan y la teó­lo­ga Ro­ka­ya Moha­reb) y los ga­ran­tes de sus fian­zas tu­vie­ron que fir­mar un com­pro­mi­so de que no ha­bla­rían con la pren­sa. Ade­más, los her­ma­nos de Lou­jain al Hath­loul, otra pro­ce­sa­da, han de­nun­cia­do pre­sio­nes pa­ra que guar­den si­len­cio so­bre su mal­tra­to en de­ten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.