Re­tra­to de un lí­der en construcción

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ru­ti­na

No han si­do es­tos úl­ti­mos diez días los me­jo­res en la vi­da de Juan Guai­dó. El lí­der cha­vis­ta, Ni­co­lás Ma­du­ro, lo lla­mó “te­rro­ris­ta” y su mano de­re­cha, Dios­da­do Ca­be­llo, pre­pa­ró el tra­je le­gal que pue­de en­viar al pre­si­den­te in­te­ri­no re­co­no­ci­do por más de 50 Go­bier­nos des­de fe­bre­ro a la cár­cel en cual­quier mo­men­to al qui­tar­le la in­mu­ni­dad. Pe­ro lo más du­ro han si­do los ata­ques de den­tro. Le han lla­ma­do Bam­bi, ti­bio y ca­ren­te de li­de­raz­go por el len­to rit­mo que lle­va la pro­tes­ta con­tra el ré­gi­men de Ma­du­ro.

Por eso cuan­do el pa­sa­do mar­tes Ca­be­llo ter­mi­nó de ha­blar, Guai­dó pro­nun­ció uno de sus dis­cur­sos más ten­sos. Vol­vió a cri­ti­car la “dic­ta­du­ra” en Ve­ne­zue­la y des­pre­ció a quie­nes pien­san que ti­ra­rá la toa­lla. “Cuan­do em­pe­cé es­ta lu­cha, en la épo­ca es­tu­dian­til, no te­nía in­mu­ni­dad, así que no va­mos a cam­biar. Si el ré­gi­men me se­cues­tra y co­me­te un gol­pe de Es­ta­do lla­mo a la mo­vi­li­za­ción en las ca­lles”, cla­mó. Con sus pa­la­bras en­vió una cla­ra res­pues­ta al ré­gi­men cha­vis­ta y man­dó ca­llar a los alia­dos que lo cues­tio­nan. No fue la in­ter­ven­ción del pre­si­den­te in­te­ri­no. Fue el de­do en la bo­ca de Ro­nal­do exi­gien­do si­len­cio a la gra­da que lo sil­ba­ba tras mar­car un gol.

Has­ta es­ta se­ma­na, Guai­dó era to­da­vía un lí­der en construcción que sa­lu­da con ti­mi­dez, emi­te de­cre­tos que na­die cum­ple, nom­bra mi­nis­tros que no pue­den ejer­cer y em­ba­ja­do­res que no pue­den des­pa­char, pe­ro al que to­dos sus co­la­bo­ra­do­res lla­man “pre­si­den­te”. Aun­que unos lo lla­man Bam­bi, otros lo con­si­de­ran el Ba­rack Oba­ma crio­llo y la apues­ta más se­ria de los úl­ti­mos 20 años pa­ra des­ban­car al cha­vis­mo. Me­dio cen­te­nar de paí­ses, de la UE y to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano ex­cep­to Cu­ba, Ni­ca­ra­gua, Bo­li­via, Uru­guay y Mé­xi­co, han re­co­no­ci­do co­mo man­da­ta­rio in­te­ri­no a es­te rey sin co­ro­na de 35 años.

La fa­mi­lia Guai­dó en­car­na a la per­fec­ción el hun­di­mien­to de la cla­se me­dia ve­ne­zo­la­na. Nie­to de mi­li­tar, Guai­dó na­ció en 1983 en La Ca­ra­ba­lle­da, un ba­rrio de ca­sas de mi­li­ta­res en La Guai­ra, a una ho­ra de Caracas. Es hi­jo de Nor­ka Már­quez, una mu­jer fuer­te que se ga­na­ba la vi­da ven­dien­do ar­te­sa­nías he­chas por ella y de Wil­mer Guai­dó, un pi­lo­to de las lí­neas aé­reas ve­ne­zo­la­nas que hoy tra­ba­ja de ta­xis­ta en Te­ne­ri­fe.

En el co­le­gio don­de es­tu­dió lo des­cri­ben co­mo un mu­cha­cho ale­gre y sencillo que no lla­ma­ba la aten­ción, ni li­de­ra­ba el equi­po de voleibol don­de ju­ga­ba. Sus ami­gos re­cuer­dan que lo va­ci­la­ban por las ore­jas se­pa­ra­das y los hie­rros de la or­to­don­cia, pe­ro for­mó con ellos un gru­po al que si­gue muy uni­do. “Era un chi­co nor­mal, con mu­chos ami­gos y siem­pre rien­do. No es­tu­dia­ba mu­cho, pe­ro era muy in­te­li­gen­te y no ne­ce­si­ta­ba mu­cho es­fuer­zo pa­ra sa­car bue­nas calificaciones”, re­cuer­da Marcy Es­ca­lo­na, su an­ti­gua pro­fe­so­ra del co­le­gio Los Co­ra­les.

La abrup­ta rup­tu­ra con aque­lla vi­da lle­gó a par­tir del 15 de di­ciem­bre de 1999. Ese día, el en­ton­ces pre­si­den­te, Hu­go Chá­vez, lo­gró apro­bar con el 71% de los vo­tos una nue­va Cons­ti­tu­ción que lo ator­ni­lló al po­der. Aque­lla Na­vi­dad es­ta­ba en la ci­ma y aca­ba­ba de con­se­guir la he­rra­mien­ta pa­ra cam­biar Ve­ne­zue­la.

Ca­si a la mis­ma ho­ra en que Chá­vez ce­le­bra­ba ba­jo la llu­via su vic­to­ria, to­ne­la­das de ba­rro y pie­dras se lle­va­ban por de­lan­te va­rias po­bla­cio­nes del Es­ta­do de Var­gas, in­clui­da la ca­sa y el co­le­gio de Guai­dó. Aquel desas­tre de­jó en­tre 10.000 y 30.000 muer­tos. La ado­les­cen­cia de Guai­dó se ha­bía es­fu­ma­do con sus ami­gos, re­cuer­da su maes­tra. La fa­mi­lia co­men­zó una nue­va vi­da en Caracas. Guai­dó en­tró en la uni­ver­si­dad y pa­ra pa­gar­se los es­tu­dios de In­ge­nie­ría tra­ba­jó en la ca­de­na Com­pu Mall ven­dien­do te­cla­dos y me­mo­rias USB.

En­tró en po­lí­ti­ca des­de las au­las, de la mano de una ge­ne­ra­ción que ha ma­du­ra­do a par­tir de de­ten­cio­nes, gol­pes y exi­lios. Con 21 años se afi­lió al so­cial­de­mó­cra­ta Vo­lun­tad Po­pu­lar, de Leo­pol­do Ló­pez, con­fi­na­do hoy en su do­mi­ci­lio. Con 23 fue lí­der es­tu­dian­til, a los 27 tra­ba­jó en la cam­pa­ña del di­ri­gen­te Hen­ri­que Ca­pri­les cuan­do la opo­si­ción se unió al fa­lle­cer Chá­vez en 2013, y tres años des­pués fue ele­gi­do dipu­tado. Con 35, tras la in­ha­bi­li­ta­ción de los can­di­da­tos que le pre­ce­dían, se con­vir­tió en pre­si­den­te en­car­ga­do nom­bra­do por la Asam­blea Na­cio­nal, que con­tro­la la opo­si­ción.

“En po­lí­ti­ca son ha­bi­tua­les los ce­los y las trai­cio­nes, pe­ro él apo­yó siem­pre a quie­nes es­ta­ban por en­ci­ma. He­mos en­con­tra­do un ti­po per­fec­to, se­reno, ar­ti­cu­la­dor, jus­to y ca­paz de su­mar apo­yos…, por­que el otro ca­mino era el ba­rran­co”, se­ña­la Yon Goi­coe­chea, de la po­bla­ción. “No hay mo­do de sa­car al dic­ta­dor sin ayu­da de otros paí­ses. Es­ta­mos can­sa­dos de mar­char y na­da su­ce­de”, di­ce Lo­re­na Rin­cón, de 59 años. A su ca­sa, en Ca­ri­cuao (oes­te de la ca­pi­tal), no lle­ga el agua des­de ha­ce ca­si tres se­ma­nas.

El cha­vis­mo, por su par­te, ha con­vo­ca­do a con­cen­trar­se hoy en tres pun­tos del cen­tro y el oes­te de Caracas pa­ra ca­mi­nar has­ta el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res. ami­go y co­la­bo­ra­dor, en re­fe­ren­cia a la tra­di­cio­nal di­vi­sión en la opo­si­ción. El re­sul­ta­do es que “Guai­dó tie­ne hoy un apo­yo que ron­da el 65%, si­mi­lar al que te­nía Chá­vez en sus bue­nos mo­men­tos, y Ma­du­ro, un 14%”, re­su­me Luis Vi­cen­te Léon, pre­si­den­te de la em­pre­sa Da­ta­na­li­sis.

La ca­sa de los Guai­dó es un apar­ta­men­to dis­cre­to de un edi­fi­cio de cla­se me­dia en la co­lo­nia San­ta Fe de Caracas. Un sa­lón dis­cre­to, una co­ci­na pe­que­ña, un ba­ño y dos cuar­tos de de­co­ra­ción aus­te­ra. En 2012, Guai­dó se ca­só con Fa­bia­na Ro­sa­les, una pe­rio­dis­ta nue­ve años más jo­ven con quien com­par­te la lu­cha po­lí­ti­ca des­de la ado­les­cen­cia. “Es una per­so­na nor­mal”, re­cal­ca En­ri­que Es­ca­lo­na, que fue su pro­fe­sor de tea­tro. “No in­sul­ta, no gri­ta, no fal­ta al res­pe­to, por eso gus­ta a la gen­te. Es­ta­mos can­sa­dos de cau­di­llos y de ahí su éxi­to”. Ha­ce dos me­ses, Guai­dó vi­vió un epi­so­dio que re­ve­la su per­so­na­li­dad. Fue a fi­na­les de enero y es­ta­ba a pun­to de ha­blar en la Asam­blea Na­cio­nal cuan­do uno de sus co­la­bo­ra­do­res le di­jo que en la puer­ta de su ca­sa es­ta­ban las FAES —un cuer­po es­pe­cial de la po­li­cía acu­sa­da po­rNa­cio­ne­sU­ni­das de ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les— a pun­to de en­trar, con su mu­jer y su hi­ja de un año den­tro. Pe­ro él se subió a la ta­ri­ma, le­yó su in­ter­ven­ción y 45 mi­nu­tos des­pués sa­lió ha­cia su do­mi­ci­lio.

El 16 de mar­zo, la ma­dre de Guai­dó cum­plía años, pe­ro una re­caí­da del cán­cer que su­frió la lle­vó al hos­pi­tal. Aque­llo coin­ci­dió con otro apa­gón eléc­tri­co. Pa­ra al­guien a quien des­cri­ben co­mo “nor­mal”, no es ex­tra­ño que cuan­do le pre­gun­tan qué es lo que más echa de me­nos de su an­ti­gua vi­da, re­pi­ta que “la ru­ti­na”. Aquel sá­ba­do de cum­plea­ños, des­pués de va­rias en­tre­vis­tas, una mar­cha y un mi­tin an­te mi­les de per­so­nas, ter­mi­nó con Guai­dó y su ma­dre co­mien­do un pe­da­zo de tar­ta jun­to a la ca­ma del hos­pi­tal. Pa­ra los Guai­dó, y pa­ra Ve­ne­zue­la, la nor­ma­li­dad ten­drá que es­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.