El de­but de May­soun Douas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

A May­soun Douas le en­tra­ron du­das cuan­do en fe­bre­ro le hi­cie­ron la pro­pues­ta de apa­re­cer, bien al­to, en el nú­me­ro 12º, en las lis­tas de la al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na. Ami­gos y fa­mi­lia­res le pre­gun­ta­ron si es­ta­ba se­gu­ra de que­rer me­ter­se en po­lí­ti­ca, pe­ro al­guien que le ani­mó a dar el pa­so fue su pa­dre, Moha­med Douas La­chi­ri, un pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas na­ci­do en Ma­rrue­cos que de­di­có bue­na par­te de sus años en Ma­drid a tra­ba­jar pa­ra la in­te­gra­ción de los jó­ve­nes mu­sul­ma­nes. “Me di­jo que es­ta­ba or­gu­llo­so”, di­ce Douas, na­ci­da en Gra­na­da ha­ce 36 años y re­si­den­te en Ma­drid des­de los cin­co. “Era una opor­tu­ni­dad que no te­nía que de­jar pa­sar”. Douas po­dría con­ver­tir­se en la pri­me­ra con­ce­ja­la mu­sul­ma­na de Ma­drid.

Douas, doc­to­ra en Fí­si­ca por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid (UAM) y em­pren­de­do­ra di­gi­tal, ha so­bre­sa­li­do en su tra­ba­jo. Es hi­ja de ma­rro­quíes que se co­no­cie­ron es­tu­dian­do en Gra­na­da. Su pa­dre es fí­si­co de for­ma­ción y su ma­dre es­tu­dió un cur­so de for­ma­ción en anato­mía pa­to­ló­gi­ca. Di­ce que es­tar ro­dea­da des­de pe­que­ña por pro­fe­sio­na­les cien­tí­fi­cos es­ti­mu­ló su cu­rio­si­dad. Du­ran­te sus es­tu­dios en la UAM co­no­ció a su ma­ri­do ma­rro­quí, You­ness Ouahid, doc­tor en Bio­lo­gía con el que tie­ne cua­tro hi­jos, de en­tre 4 y 13 años. Con su ma­ri­do creó Ex­ce­llen­ting, una pla­ta­for­ma­di­gi­tal pa­ra co­nec­tar a cien­tí­fi­cos con fi­nan­cia­do­res.

En su es­treno ha­ce tres se­ma­nas en un even­to de pre­sen­ta­ción de can­di­da­tos, co­mo siem­pre cu­bier­ta con hi­yab, no ha­bló del hi­to que su­pon­dría que Ma­drid ten­ga una con­ce­ja­la mu­sul­ma­na. Pre­gun­ta­da aho­ra so­bre ello, Douas di­ce que quie­re ser un re­fe­ren­te pa­ra los mu­sul­ma­nes es­pa­ño­les. Ha si­do vo­lun­ta­ria des­de los 15 años en aso­cia­cio­nes en Ma­drid en las que tra­ba­ja­ba su pa­dre. Una de sus mo­ti­va­cio­nes fue lu­char con­tra el des­arrai­go de los jó­ve­nes.

—¿Lle­var hi­yab le ha ge­ne­ra­do al­gún con­flic­to? ¿Cues­ta en­ten­der ser fe­mi­nis­ta y mu­sul­ma­na con hi­yab?

—¿Sa­be a quién se lo ten­go que ex­pli­car? A to­do el mun­do que no es mu­sul­mán y a to­do el mun­do que ve el fe­mi­nis­mo de for­ma oc­ci­den­ta­li­za­da. Amí­me pa­re­ce cu­rio­so que con mi ex­pe­rien­cia, mi per­fil y los va­lo­res que de­mues­tro en mi día a día to­da­vía ha­ya gen­te que me pre­gun­te si soy fe­mi­nis­ta. Eso es por­que tie­nen una vi­sión ses­ga­da del fe­mi­nis­mo.

—¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted el fe­mi­nis­mo is­lá­mi­co?

—Las mu­je­res es­tán al­zan­do la voz no so­lo den­tro del mun­do oc­ci­den­tal y ca­tó­li­co. Aho­ra te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de po­ner a ca­da uno a su lu­gar, con los ro­les que le co­rres­pon­den, y los de­re­chos que se han in­fra­va­lo­ra­do en el pa­sa­do.

Douas tam­bién se ve co­mo un mo­de­lo pa­ra las mu­je­res por­que cree que en el mun­do de la in­no­va­ción ha­cen fal­ta re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos. “Creo que vi­vi­mos en ge­ne­ral en un mun­do muy mas­cu­lino”, di­ce Douas.

—¿ Qué pien­sa de Car­me­na?

—Que por fin ha he­cho por la ciu­dad las co­sas que la ciu­dad es­ta­ba desean­do. —¿Co­mo qué? —La ciu­dad ne­ce­si­ta­ba des­con­ges­tio­nar­se, la ciu­dad ne­ce­si­ta­ba un po­co más de aten­ción a la in­fan­cia, una cul­tu­ra más abier­ta, pro­ce­sos par­ti­ci­pa­ti­vos, que los ciu­da­da­nos de Ma­drid vol­vie­sen a es­tar or­gu­llo­sos de ser de Ma­drid. —¿Le gus­ta­ba Car­me­na? —Sí, pe­ro yo soy una per­so­na de ac­ción. En­ton­ces con las per­so­nas que ha­blan y pro­me­ten, sue­lo es­pe­rar has­ta ver real­men­te qué es lo que han con­se­gui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.