Her­nán­dez: “Hay mu­cha gen­te que su­fre y que es­tá en la clan­des­ti­ni­dad”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Dar la ca­ra

Ángel Her­nán­dez da pa­sos per­di­dos por el ca­la­bo­zo. No es ca­paz de pe­gar ojo y la her­nia discal le es­tá dan­do la la­ta. Me­nos mal que tie­ne a mano la me­di­ca­ción. Lo re­cor­da­rá ho­ras des­pués, ya en su ca­sa, des­pués de que el juez le de­je en li­ber­tad. La ca­ma de su mu­jer es­tá va­cía. El miér­co­les él la ayu­dó a mo­rir. Pre­pa­ró el va­so con el pen­to­bar­bi­tal só­di­co, y se lo acer­có a la bo­ca. Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co, que lle­va­ba tres dé­ca­das en­ce­rra­da en un cuer­po con es­cle­ro­sis múl­ti­ple, se lo ha­bía pe­di­do tan­tas ve­ces. Que­ría mo­rir.

“No su­frió”, de­cía ayer el hom­bre. Her­nán­dez es la pri­me­ra per­so­na in­vo­lu­cra­da en un sui­ci­dio asis­ti­do que ha si­do de­te­ni­da en Es­pa­ña. Lo gra­bó to­do y lla­mó a los mé­di­cos. Se au­to­in­cul­pó.

Las pri­me­ras ho­ras de due­lo las pa­só arres­ta­do. “Po­dría ha­ber­lo he­cho clan­des­ti­na­men­te. Dis­cu­tí con mi es­po­sa por es­to, ella era se­cre­ta­ria ju­di­cial y sa­bía lo que po­día pa­sar­me. Pe­ro la con­ven­cí de que era im­por­tan­te que es­to tras­cen­die­ra, ya no por ella, sino por la gen­te que se que­da­ba”, afir­mó ayer es­te hom­bre de 70 años.

Una no­che de ca­la­bo­zo y el jue­ves por la no­che vol­vió a la ca­sa va­cía: “Me du­ché, por­que es des­agra­da­ble es­tar so­bre una col­cho­ne­ta en­ci­ma de una pie­dra que te des­tro­za la es­pal­da. Ade­más yo ten­go una her­nia discal”, re­la­ta. “No me dor­mía. Me le­van­ta­ba y pa­sea­ba en un ha­bi­tácu­lo de cua­tro por cin­co me­tros, co­moun ani­mal en­jau­la­do”. “Lo que más me fas­ti­dia­ba era que no po­día ha­cer los trá­mi­tes ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der a mi mu­jer. Te­nía que ha­ber ido al Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se y ha­ber ha­bla­do con quie­nes le hi­cie­ron la au­top­sia. Y pre­pa­rar su in­ci­ne­ra­ción”, con­ti­núa.

Pe­ro es­ta­ba en­ce­rra­do. “Los po­li­cías se por­ta­ron muy bien. Me de­cían que ‘es la ley’, pe­ro que ellos ha­brían he­cho lo mis­mo. Sí, es la ley, pe­ro es­tá equi­vo­ca­da, se ten­dría que ha­ber so­lu­cio­na­do ha­ce tiem­po”, con­ta­ba Her­nán­dez.

Ayer por la ma­ña­na, la puer­ta de su ca­sa es­ta­ba abier­ta y una fi­la de pe­rio­dis­tas es­pe­ra­ba pa­ra ha­blar con él. De los tres cua­dros del pa­si­llo, uno es­tá fir­ma­do coEl de­ba­te so­bre la eu­ta­na­sia se ha me­ti­do de lleno en la cam­pa­ña elec­to­ral. El Go­bierno de­fien­de su com­pro­mi­so con el de­re­cho a una muer­te dig­na y se com­pro­me­te a lle­var al Con­gre­so y apro­bar “cuan­to an­tes” su des­pe­na­li­za­ción. “Lo que ocu­rrió ayer fue ex­tre­ma­da­men­te do­lo­ro­so”, re­su­mió la mi­nis­tra y por­ta­voz, Isa­bel Ce­laá, en la con­mo “Ca­rras­co, 90”. En­ton­ces ella aún po­día pin­tar. A la de­re­cha, una es­tan­te­ría re­ple­ta de li­bros. Her­nán­dez con­tes­ta a los me­dios en el sa­lón. La bu­ta­ca de su mu­jer es­tá en el cen­tro de la es­tan­cia. “Yo no quie­ro ser pro­ta­go­nis­ta, es­to­mees­tá al­te­ran­do, pe­ro el te­ma tie­ne que sa­lir pa­ra que se aprue­be la ley de eu­ta­na­sia, pa­ra que no sea un fa­mi­liar quien dé un fár­ma­co o que de­ba ha­cer­lo una ter­ce­ra per­so­na y la fa­mi­lia de­ba sa­lir de la ca­sa pa­ra no me­ter­se en pro­ble­mas le­ga­les”, ex­pli­ca.

“Con el ví­deo que­ría mos­trar el su­fri­mien­to, no es lo­mis­mo ver­lo que con­tar­lo. Es­te pro­ble­ma exis­te”, in­sis­te. Cuen­ta que se sien­fe­ren­cia de pren­sa des­pués del Con­se­jo de Mi­nis­tros.

Tal y co­mo ha­bía re­cor­da­do el lí­der so­cia­lis­ta, Pe­dro Sán­chez, Ce­laá in­ci­dió en que el PSOE pre­sen­tó una pro­po­si­ción de ley pa­ra re­gu­la­ri­zar la eu­ta­na­sia en 2018 y que su tra­mi­ta­ción se ha­bía ido re­tra­san­do “has­ta 19 ve­ces por la am­plia­ción reite­ra­da de pla­zos”. Por ello, Ce­laá con­si­de­ró que las te muy arro­pa­do. “Si es que más del 80% de los es­pa­ño­les quie­ren que se re­gu­le la eu­ta­na­sia. Es al­go trans­ver­sal. No hay ab­so­lu­ta­men­te nin­gún par­ti­do, de en­tre to­dos los par­ti­dos, que no ten­ga a al­guien con es­te pro­ble­ma. ¿Có­mo van a es­tar en con­tra?”, di­ce. “No se va a apli­car a to­do el mun­do, in­dis­cri­mi­na­da­men­te, sino que se re­gu­la­rá. Y se ha­rá pa­ra quien lo ne­ce­si­te y quie­ra, por­que así lo ma­ni­fies­te. Si un mé­di­co es ob­je­tor no tie­ne por qué ha­cer­lo. Pe­ro de­be lle­var­lo a ca­bo un pro­fe­sio­nal”, re­cal­ca. “Yo no sa­bía có­mo iba a re­sul­tar, no te­nía ni idea de lo que le iba a su­po­ner a mi mu­jer. Si iba a su­frir o no”, pro­si­gue. acu­sa­cio­nes de la opo­si­ción por un su­pues­to uso elec­to­ra­lis­ta del de­ba­te de la eu­ta­na­sia “no son de re­ci­bo”.

La por­ta­voz ase­gu­ró que hay una enor­me de­man­da so­cial pa­ra re­gu­lar la eu­ta­na­sia que, se­gún va­rias en­cues­tas, cuen­ta con un 80% de apo­yo. “Es muy la­men­ta­ble que la per­so­na que tu­vo que ayu­dar al fi­nal tris­tí­si­mo de su es­po­sa se ha­ya vis­to en es­ta si­tua­ción”, sos­tu­vo la mi­nis­tra.

El PP, sin em­bar­go, con­si­de­ra opor­tu­nis­ta que, a raíz del sui­ci­dio asis­ti­do de Ca­rras­co, se ali­men­te el de­ba­te des­de el Go­bierno. La pre­si­den­ta del Con­gre­so de los Dipu­tados, Ana Pas­tor, se de­fen­dió de las crí­ti­cas del PSOE y Po­de­mos al PP y a Ciu­da­da­nos por ha­ber blo­queaCa­rras­co te­mía por él, le ha­bía ad­ver­ti­do de que po­drían acu­sar­le de ho­mi­ci­dio o in­clu­so de vio­len­cia ma­chis­ta. Her­nán­dez la con­ven­ció de que era im­por­tan­te dar la ca­ra. Aho­ra tie­ne que es­pe­rar has­ta sa­ber qué le impu­ta el juez ins­truc­tor. “Pue­de pe­dir de to­do. Mi abo­ga­da va a re­cla­mar exi­men­tes. Si pi­den pa­ra mí dos años, por ejem­plo, al ha­ber re­co­no­ci­do los he­chos, no en­tra­ría en pri­sión. Pe­ro tam­po­co me preo­cu­pa mu­cho. Lo que me preo­cu­pa­ba era que mi mu­jer su­frie­ra. Y eso se ha aca­ba­do”. Se­gún re­co­no­ció ayer en La Sex­ta, no le ator­men­ta la po­si­bi­li­dad de en­trar en la cár­cel, ya pa­só tres años en pri­sión tras ha­ber si­do con­de­na­do por el Tri­bu­nal de Or­den Pú­bli­co. Cuen­ta que es fe­mi­nis­ta y que se­ría “te­rri­ble” pa­ra él una acu­sa­ción de vio­len­cia ma­chis­ta. “Por es­te mo­ti­vo y por mu­chos otros, pe­ro tam­bién por eso, gra­ba­mos el ví­deo”, aña­de. “Pa­ra que no crean que lo que quie­ro es li­brar­me de ti, des­pués de 30 años cui­dán­do­te”, di­ce, co­mo si aún le es­tu­vie­ra ha­blan­do a su mu­jer.

“Lo que que­ría es que la gen­te su­pie­se que es­to exis­te, que hay mu­cha gen­te que su­fre y que es­tá en la clan­des­ti­ni­dad. No­so­tros pa­sa­mos ca­si 30 años sin de­cir ni es­ta bo­ca es mía. Na­die lo sa­bía, so­lo los ve­ci­nos y la fa­mi­lia”, afirma Her­nán­dez. “Hay que ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que la gen­te pue­da te­ner la sa­tis­fac­ción de po­der mo­rir dig­na­men­te. Y que sean li­bres de de­ci­dir. Es­to de las le­yes y la mo­ral… ¿Qué ocu­rre con quien, co­mo le pa­sa­ba a mi es­po­sa, no pue­de ha­cer­lo? No to­dos tie­nen la fuer­za pa­ra de­cir: ‘Yo no te voy a aban­do­nar en tus úl­ti­mos mo­men­tos, de nin­gu­na ma­ne­ra”. Así lo hi­zo él.

Ayer, el can­san­cio le ven­cía. Ce­rró la puer­ta y mar­chó al Ins­ti­tu­to Ana­tó­mi­co Fo­ren­se. do la tra­mi­ta­ción de la ley en la Me­sa del Con­gre­so. “Ha­brá que pre­gun­tar­le al pre­si­den­te del Go­bierno por qué an­ti­ci­pó las elec­cio­nes y por qué las le­yes que es­ta­ban en tra­mi­ta­ción no se tra­mi­ta­ron”, di­jo Pas­tor. Cri­ti­có que ha­ya quien uti­li­za “in­clu­so el su­fri­mien­to ajeno”, pa­ra ha­cer cam­pa­ña.

Tam­bién la Igle­sia ha en­tra­do en el asun­to. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la, Luis Ar­güe­lló, ase­gu­ró que “la muer­te pro­vo­ca­da” no es la so­lu­ción an­te el su­fri­mien­to de los en­fer­mos ter­mi­na­les. Pro­pu­so: “¿Por qué no nos plan­tea­mos ayu­dar a los cui­da­do­res de las per­so­nas sin es­pe­ran­za de sa­na­ción ofre­cién­do­les el con­sue­lo de la com­pa­ñía?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.