Em­pan­ta­lla­dos: la adic­ción sin sus­tan­cia de los jó­ve­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Lo lla­man adic­ción sin sus­tan­cia. A Adrián, ga­di­tano de 14 años, le atra­pó en ve­rano. Ca­si sin dar­se cuen­ta, pa­sa­ba los días en­ce­rra­do en su ha­bi­ta­ción, ape­nas co­mía y de­jó de du­char­se. Sin co­mu­ni­car­se con su fa­mi­lia, su úni­ca ac­ti­vi­dad era ju­gar a la con­so­la, la Pla­yS­ta­tion. “Te­nía el ho­ra­rio cam­bia­do, me que­da­ba to­da la no­che des­pier­to y a me­dio­día des­can­sa­ba. Cuan­do me en­tra­ba ham­bre iba a la co­ci­na a por más Red Bull [be­bi­da ener­gé­ti­ca], me ha­cía un par de sánd­wi­ches y pi­lla­ba al­gu­na bol­sa de pa­ta­tas”, cuen­ta el jo­ven. El día que sus pa­dres em­pe­za­ron a preo­cu­par­se, le qui­ta­ron la má­qui­na, la es­con­die­ron en el co­che y el chi­co se aga­rró a ella de for­ma en­fer­mi­za, ase­gu­ra Isa­bel, su ma­dre. Tu­vie­ron que acu­dir a una co­mi­sa­ría pa­ra po­ner fin al con­flic­to. “Adrián ya no era Adrián, siem­pre ha­bía si­do ca­ri­ño­so y aho­ra se com­por­ta­ba de for­ma vio­len­ta”.

En Es­pa­ña, el 21% de los jó­ve­nes en­tre 10 y 25 años su­fre tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to re­la­cio­na­dos con la tec­no­lo­gía, se­gún una en­cues­ta a 4.000 cha­va­les que se in­clui­rá en el nue­vo Plan Na­cio­nal so­bre Dro­gas del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. La adic­ción a las pan­ta­llas no se con­si­de­ra en­fer­me­dad y se que­dó fue­ra del DSM5, la cla­si­fi­ca­ción de tras­tor­nos men­ta­les de la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Psi­quia­tría en 2013. La lu­do­pa­tía es el úni­co com­por­ta­mien­to adic­ti­vo re­co­no­ci­do en ese do­cu­men­to, que aso­cia la adic­ción so­bre to­do a sus­tan­cias: al­cohol, ta­ba­co, es­ti­mu­lan­tes, ma­rihua­na y opiá­ceos.

“No exis­te pro­to­co­lo pa­ra ac­tuar en es­tos ca­sos, el diag­nós­ti­co de nue­vas en­fer­me­da­des siem­pre va por de­trás de los cam­bios so­cia­les. Hay que sa­ber di­fe­ren­ciar en­tre con­su­mo ex­ce­si­vo y adic­ción, que es cuan­do la per­so­na pier­de el con­trol y su­fre por­que aun­que le gus­ta­ría pa­rar, no pue­de”, ex­pli­ca Cel­so Aran­go, vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Psi­quia­tría. En su hos­pi­tal, el Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid, la adic­ción a los vi­deo­jue­gos es ya la se­gun­da más tra­ta­da, por de­trás del can­na­bis, en ado­les­cen­tes.

“Al em­pe­zar el tra­ta­mien­to, el va­cío emo­cio­nal de los cha­va­les es­muy­gran­de. Su vi­da se ha lle­na­do con el jue­go, con el re­co­no­ci­mien­to de otras per­so­nas a sus ha­za­ñas vir­tua­les. A di­fe­ren­cia de lo que les pa­sa en la vi­da real, ahí se sien­ten com­pe­ten­tes, y los fa­llos que pue­dan te­ner no es­tán pe­na­li­za­dos, ¿qué les pue­des ofre­cer que les lle­ne de for­ma pa­re­ci­da?”, plan­tea Pe­dro Pedrero, psi­có­lo­go de Pro­yec­to Hom­bre, que en 2013 lan­zó un pro­gra­ma pa­ra adictos a las TIC y ha aten­di­do a 200 jó­ve­nes, la ma­yo­ría chi­cos de 16 años —las chi­cas son un 20%—.

De­trás del en­gan­che se es­con­den, en la ma­yo­ría de ca­sos, ca­ren­cias per­so­na­les o pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma. “Si se re­fu­gian en la tec­no­lo­gía es por al­go. Es lo que lla­ma­mos fe­nó­meno ice­berg: la adic­ción es lo que ve­mos, pe­ro de­ba­jo pue­de ha­ber con­flic­tos fa­mi­lia­res, aco­so es­co­lar, due­lo por la muer­te de un ser que­ri­do o cam­bio de país”, se­ña­la Jo­sé Mo­reno, di­rec­tor del Cen­tro de Adic­cio­ne­sTec­no­ló­gi­cas de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Es­te ser­vi­cio pú­bli­co, pio­ne­ro en Es­pa­ña, es­tá des­ti­na­do úni­ca­men­te a ado­les­cen­tes, abrió ha­ce un año y ha da­do do­si­fi­car las ho­ras de jue­go y Da­niel es­tá co­no­cien­do a cha­va­les de su edad en su mis­ma si­tua­ción en la te­ra­pia de gru­po. “La tec­no­lo­gía es lo peor que nos ha pa­sa­do”, di­ce la ma­dre, que pre­fie­re no dar su nom­bre. “Mu­chas de las fa­mi­lias que vie­nen a te­ra­pia son dis­fun­cio­na­les; no sue­len ex­pre­sar sus emo­cio­nes ni sa­ben de­cir que no con res­pe­to. Los juicios y los gri­tos son una for­ma de vio­len­cia y la edu­ca­ción es la ba­se. Les en­se­ña­mos otra for­ma de re­la­cio­nar­se”, apun­ta el psi­có­lo­go Jo­sé Mo­reno. te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca a 124 cha­va­les de 12 a 16 años. El 38% de los ca­sos les lle­gan de­ri­va­dos de los de­par­ta­men­tos de sa­lud men­tal de los hos­pi­ta­les ma­dri­le­ños.

Par­te del pro­ble­ma na­ce en la fa­mi­lia. “Con tres años, les po­nen la ta­ble­ta pa­ra que co­man o pa­ra tran­qui­li­zar­les de una ra­bie­ta, eso su­po­ne en­se­ñar al niño a re­gu­lar sus emo­cio­nes a tra­vés de un apa­ra­to”, ex­po­neMo­reno. “Tra­ba­ja­mos el víncu­lo. Es ne­ce­sa­rio que los pa­dres acom­pa­ñen al chi­co en la te­ra­pia, la res­pon­sa­bi­li­dad no re­cae en un so­lo miem­bro, to­dos de­ben es­tar dis­pues­tos a cam­biar”, in­di­ca Mo­reno. Las se­ña­les de aler­ta sue­len ser tres: co­mi­das a des­ho­ra, ma­los há­bi­tos de sue­ño y de­ja­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des. Re­co­no­cer que el ado­les­cen­te tie­ne un pro­ble­ma es com­ple­jo: “Tie­nen mie­do y afir­mar que su hi­jo es un adic­to es un es­tig­ma pa­ra las fa­mi­lias”.

¿Qué pro­vo­can las pan­ta­llas a ni­vel ce­re­bral? “A di­fe­ren­cia de la adic­ción a las sus­tan­cias, es­ta no de­ja hue­lla psi­co­ló­gi­ca pa­ra to­da la vi­da, se pue­de su­pe­rar con ma­yor fa­ci­li­dad”, ase­gu­ra Do­min­go Mal­mier­ca, miem­bro de la Fun­da­ción Apren­der a Mi­rar, que tra­ba­ja con­tra los abusos en el en­torno di­gi­tal. Se ex­ci­tan por­que tie­nen an­te sí un re­to: ga­nar una ba­ta­lla o sor­pren­der en una con­ver­sa­ción de Whatsapp. “Ca­da acier­to su­po­ne un cho­rro de do­pa­mi­na, es una sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta”.

El ce­re­bro de los ado­les­cen­tes es “in­ma­du­ro” y muy vul­ne­ra­ble a es­tí­mu­los que pue­den vol­ver­se adic­ti­vos, sos­tie­ne Hi­la­rio Blas­co, psi­quia­tra del hos­pi­tal ma­dri­le­ño Puer­ta de Hie­rro. “Los ado­les­cen­tes tie­nen me­nos fre­nos, el ló­bu­lo fron­tal —la par­te del ce­re­bro en­car­ga­da de re­gu­lar los im­pul­sos— no se ha ter­mi­na­do de for­mar. No to­dos se en­gan­chan, los que tie­nen bue­nas ha­bi­li­da­des so­cia­les o prac­ti­can más de­por­te, son más re­sis­ten­tes”, apun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.