Ka­te y Pan­to­ja

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

e des­pier­to en Bo­go­tá asom­bra­do de su cli­ma que reúne las cua­tro es­ta­cio­nes en un mis­mo día. Aquí se ce­le­bra un con­gre­so de es­cri­to­res co­lom­bia­nos y ve­ne­zo­la­nos y, al lle­gar a la inau­gu­ra­ción en el Gim­na­sio Mo­derno, me pre­gun­tan so­bre la cau­sa abier­ta por Geor­ge Cloo­ney pa­ra boi­co­tear los ho­te­les de lu­jo del sul­tán de Bru­néi, en res­pues­ta a las le­yes atá­vi­cas y re­li­gio­sas de la­pi­da­ción a ho­mo­se­xua­les y a mu­je­res adúl­te­ras que ha apro­ba­do en su lu­jo­so reino.

Nun­cahe te­ni­do­su­fi­cien­te pre­su­pues­to pa­ra dor­mir en las ha­bi­ta­cio­nes pro­pie­dad del sul­tán de Bru­néi y creo que la­ma­yo­ría de la gen­te que co­noz­co, tam­po­co. Pe­ro por más holly­woo­den­se que nos re­sul­te el boi­cot pro­mo­vi­do por Cloo­ney, hay un ob­je­ti­vo: si ba­jan los in­gre­sos en esos ex­clu­si­ví­si­mos hos­pe­da­jes, el sul­tán lo va a no­tar un po­co en su car­te­ra. Di­ne­ro es dios, seas del is­lam o de cual­quier otra re­li­gión. En uno de esos ho­te­les, el Dor­ches­ter de Lon­dres, se alo­ja­ron Ri­chard Bur­ton y Eli­za­beth Tay­lor al prin­ci­pio de su amor, que na­ció adúl­te­ro. Esa sui­te fue de­co­ra­da por Oli­ver Mes­sel, un de­co­ra­dor de­vo­to y prac­ti­can­te del gay chic del si­glo XX, que com­bi­na mo­der­ni­dad con ba­rro­co y fan­ta­sía en una ce­re­mo­nia sor­pren­den­te y re­fi­na­da. An­tes el ho­tel pro­mo­cio­na­ba es­ta sui­te am­plia­men­te, aho­ra, qui­zás por las le­yes apro­ba­das por su pro­pie­ta­rio, de­je de ha­cer­lo. Tam­bién por eso apo­yé el boi­cot. El sul­tán fue uno de los úl­ti­mos ami­gos de Mi­chael Jack­son, quien en­con­tró re­fu­gio en sus pa­la­cios des­pués de que fue­ra la es­tre­lla in­vi­ta­da, por un ca­ché de 16 mi­llo­nes de dó­la­res, en las des­co­ca­das ce­le­bra­cio­nes del 50 cum­plea­ños del sul­tán en 1996.

Se­ma­na se ha des­me­le­na­do un po­co con la ex­clu­si­va de que Isa­bel Pan­to­ja po­dría ti­rar­se des­de un he­li­cóp­te­ro a las tur­bu­len­tas aguas de Su­per­vi­vien­tes. Pe­ro ha­bría un sal­va­vi­das, la re­vis­ta pu­bli­ca que ne­go­cian un suel­do de 80.000 eu­ros se­ma­na­les. Pan­to­ja, en mi opi­nión, lo va­le. Te­le­cin­co y la fa­mi­lia Pan­to­ja man­tie­nen una de esas re­la­cio­nes co­mer­cia­les que se re­tro­ali­men­tan con en­tu­sias­mo po­pu­lar. Pa­ra la ca­de­na, Pan­to­ja es una pro­vee­do­ra de un enor­me cau­dal de con­te­ni­dos, aun­que ya sur­gen crí­ti­cas a ese suel­do exor­bi­tan­te. Pan­to­ja es, ade­más de mul­ti­tas­king, en reali­dad la au­tén­ti­ca su­per­vi­vien­te na­cio­nal. To­do le pa­sa y to­do lo su­pera. Cuan­do una no­che de mar ba­jo las es­tre­llas, Isa­bel ha­ble de Pa­qui­rri, o de sus días de cár­cel, de si tie­ne un nie­to pre­fe­ri­do, Su­per­vi­vien­tes pa­sa­rá de ser un reality exi­to­so a uno de esos gran­des do­cu­men­tos de te­le­vi­sión, y no so­lo pa­ra los pan­to­jis­tas.

So­mos lo que co­me­mos y tam­bién lo que ve­mos. He­mos vis­to que Ele­na de Bor­bón, si no tie­ne que acom­pa­ñar a su pa­dre, ocu­pa al­gu­nas tar­des con cla­ses de cos­tu­ra. Se­ría via­ble que la du­que­sa se con­vier­ta en una maes­tra de cos­tu­ra y nos sor­pren­da con aris­to­crá­ti­cos looks he­chos en ca­sa. Otra du­que­sa, Ka­te Midd­le­ton, qui­zás ca­mi­ne en esa mis­ma lí­nea sin sa­ber­lo, por­que pa­re­ce que es su es­ti­lo el res­pon­sa­ble de que su es­po­so se fi­ja­ra en una mar­que­sa ve­ci­na. Afor­tu­na­da­men­te el nue­vo es­cán­da­lo real ha apa­re­ci­do jus­to en el mo­men­to que el Bre­xit se con­ver­tía en una ma­la y lar­ga co­me­dia. No es­tá ofi­cial­men­te de­ter­mi­na­do có­mo fue esa trai­ción de la ve­ci­na de Ka­te, pe­ro ha con­tri­bui­do a que la du­que­sa con­tra­te a una exe­di­to­ra de Vo­gue pa­ra re­fres­car su ves­tua­rio. Ka­te man­te­nía un es­ti­lo acar­to­na­do y ño­ño, se­ña­la­do aho­ra co­mo “tra­jes que pro­vo­can in­fi­de­li­dad”, que fun­cio­na­ba­más o me­nos has­ta que lle­gó Meg­han con su acen­to holly­woo­den­se. Si le cam­bian el loo­kaKa­te­que­da­ría de­mos­tra­do que el equi­po de Ka­te per­día te­rreno an­te el de Meg­han. No se­ría ra­ro que es­ta nue­va es­ti­lis­ta de Ka­te ter­mi­ne par­ti­ci­pan­do en el Su­per­vi­vien­tes bri­tá­ni­co, mien­tras Ka­te yGui­ller­mo ha­cen las pa­ces con la ve­ci­na por el bien de la agi­ta­da vi­da country.

En Mó­na­co no hay country, ni nin­gún ho­tel pro­pie­dad del sul­tán de Bru­néi, pe­ro Ca­ro­li­na de Mó­na­co re­apa­re­ció su­per­vi­vien­te en el Bai­le de la Ro­sa. La prin­ce­sa vis­tió un Cha­nel de Karl La­ger­feld, ne­gro y ro­sa, de­fi­nien­do un nue­vo ti­po de lu­to, que hon­ra la des­apa­ri­ción pe­ro con­ti­núa apos­tan­do por la vi­da. Por pri­me­ra vez en mu­chos años su ca­ra apa­re­ció ca­si sin arru­gas. Ca­ro­li­na ha man­te­ni­do una con­vi­ven­cia valiente con­tra las arru­gas, pe­ro pa­re­ce que ya en­con­tró al­guien que las ali­sa sin cam­biar la ca­ra. No es­pe­rá­ba­mos me­nos de ella. Oja­lá pu­die­ra ese mis­mo doc­tor ope­rar las en­ve­je­ci­das ideas del sul­tán de Bru­néi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.