Con­tra la ma­tra­qui­lla del oro de Ne­grín

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Emi­li­ana Velázquez, his­to­ria­do­ra, se­cre­ta­ria de la Fun­da­ción Juan Ne­grín, di­ce na­da­más abri­se la puer­ta de es­ta se­de que en Gran Ca­na­ria de­fien­de el le­ga­do y la hon­ra del más in­sul­ta­do de los go­ber­nan­tes re­pu­bli­ca­nos que per­die­ron la gue­rra:

—¡A ver si se aca­ba ya la ma­tra­qui­lla del oro de Ne­grín!

Fran­co su­po que, de ese oro que se­man­dó a la Unión So­vié­ti­ca, Ne­grín, des­ta­ca­do fi­sió­lo­go, pri­mer mi­nis­tro, lu­cha­dor re­pu­bli­cano tam­bién en el exi­lio, no se que­dó ni un du­ro. La men­ti­ra ha que­ri­do ser más fuer­te que la his­to­ria. Juan Ma­ri­chal, Ángel Vi­ñas, San­tos Ju­liá, mu­chos otros, des­min­tie­ron es­ta fa­ke news de pa­tas su­cias. La ma­tra­qui­lla ha man­cha­do la tra­yec­to­ria del ilus­tre ca­na­rio, pas­to de los que ga­na­ron la gue­rra.

Ese “li­bro del oro” guar­da las no­tas del des­tino del di­ne­ro y se cus­to­dia aquí jun­to a 160.000 do­cu­men­tos que aún no han po­di­do es­tu­diar­se a fon­do. A la Fun­da­ción le so­bra ma­te­rial y le fal­ta el di­ne­ro pa­ra in­ves­ti­gar. Un re­tra­to de Ne­grín mar­ca en el pa­tio ca­na­rio el cul­to re­pu­bli­cano del hi­jo pró­di­go. Es­te lu­gar don­de des­can­sa su me­mo­ria fue Ca­ja de Re­clu­tas de Fran­co tras la Re­pú­bli­ca.

Ma­tra­qui­lla, di­ce Emi­li­ana. Esa ex­pre­sión tan ca­na­ria alu­de a lo que se re­pi­te con la in­ten­ción de en­ga­ñar, o de ma­rear con men­ti­ras. Mi­li, así la lla­man, se po­ne los guan­tes blan­cos con los que se ma­ni­pu­lan los mi­les de do­cu­men­tos que aquí cus­to­dian con ce­lo re­pu­bli­cano.

Cuan­do ella en­se­ña “el li­bro del oro”, sus com­pa­ñe­ros, vo­lun­ta­rios que nu­tren con su en­tu­sias­mo la ener­gía de la fun­da­ción, guar­dan el si­len­cio que se de­be a los sím­bo­los. Con Mi­li es­tán el tam­bién his­to­ria­dor Juan Mi­guel Or­te­ga, la pe­rio­dis­ta Án­ge­les Aren­ci­bia, y Fran­cis­co Ra­mos Ca­me­jo, que ha ocu­pa­do car­gos en administraciones cul­tu­ra­les ca­na­rias.

To­dos es­tán aquí por amor al ar­te, deu­do­res del en­tu­sias­mo re­pu­bli­cano que des­pren­de la fi­gu­ra de Ne­grín. En una de las sa­las una ex­po­si­ción re­fle­ja el tra­ba­jo cien­tí­fi­co de es­te gran dis­cí­pu­lo de San­tia­go Ra­món y Ca­jal. En el pa­tio la llu­via que cae so­bre Las Pal­mas no mue­ve la son­ri­sa de Ne­grín. Los vo­lun­ta­rios po­san co­mo si es­tu­vie­ran am­pa­ran­do su reivin­di­ca­ción de la ver­da­de­ra his­to­ria. Fal­ta Jo­sé Me­di­na, al­ma de la fun­da­ción, su pre­si­den­te, que es­tá de via­je.

No es re­li­quia. Ra­mos Ca­me­jo re­cuer­da que Ne­grín pre­go­nó, “en sus dis­cu­ros fi­na­les”, lo que iba a pa­sar con la ul­tra­de­re­cha de Hitler. “Y aho­ra no vie­ne mal re­cor­dar­lo, an­te la efer­ves­cen­cia de los fas­cis­mos que aho­ra te­ne­mos en bo­ga”. Fue un in­com­pren­di­do, “pe­ro fue cohe­ren­te, se que­dó has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, su le­ma fue re­sis­tir”, di­ce Án­ge­les.

Juan Mi­guel sub­ra­ya el ori­gen de la­ma­tra­qui­lla: “Fue Fran­co. El oro fue pa­ra fi­nan­ciar la gue­rra. La Re­pú­bli­ca só­lo po­día ha­cer­se con ar­mas a tra­vés de Mos­cú. Fran­co lan­za la le­yen­da ne­gra de que Ne­grín ro­ba el di­ne­ro y se lo re­ga­la a Sta­lin. Ne­grín le en­vió a Fran­co es­ta do­cu­men­ta­ción an­tes de mo­rir. Cuan­do Ángel Vi­ñas con­sul­tó los do­cu­men­tos re­ve­ló que to­do era una gran­dí­si­ma­men­ti­ra”. No só­lo fue una gran men­ti­ra, sino el prin­ci­pio de una enor­me ma­tra­qui­lla. “Aca­ba­rá”, di­ce Mi­li.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.