FE DE ERRO­RES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Te­nían ra­zón PP y Ciu­da­da­nos cuan­do, ha­ce ca­si un año, re­cri­mi­na­ban a Sán­chez que se fue­se a apo­sen­tar en Mon­cloa con los vo­tos de los in­de­pen­den­tis­tas. Te­nían ra­zón cuan­do le ad­ver­tían de que se es­ta­ba atan­do de pies y ma­nos, de que iba a de­pen­der de tan ne­fas­tos com­pa­ñe­ros de via­je pa­ra ca­da pa­so po­lí­ti­co que qui­sie­ra dar. Te­nían ra­zón cuan­do sen­ten­cia­ban que así ni se po­día ni se de­bía go­ber­nar, y lo ol­vi­da­ron de un plu­ma­zo cuan­do acep­ta­ron en­trar en San Tel­mo con los vo­tos de Vox. Y lo si­guen ol­vi­dan­do aho­ra, cuan­do se sor­pren­den de que la ul­tra­de­re­cha ame­na­ce con tum­bar­les los pre­su­pues­tos an­da­lu­ces si se si­guen ha­cien­do los sor­dos con sus abe­rran­tes de­man­das. Se ata­ron de pies y ma­nos, ellos tam­bién. Y lo ver­da­de­ra­men­te in­com­pren­si­ble es que no ha­yan apren­di­do na­da, ni unos ni otros. ¿De ver­dad es es­te el ni­vel? Ser­gi Es­te­ve Ri­co Cas­ta­lla (Alicante) Ya es­tá bien, se­ño­res dipu­tados de cier­tos par­ti­dos. No pue­den se­guir blo­quean­do una ley de eu­ta­na­sia. Una ley que no obli­gue a na­die, pe­ro evi­te que al­gu­nos ciu­da­da­nos ten­gan que su­frir si­tua­cio­nes co­mo la de Ángel Her­nán­dez, que se ha vis­to obli­ga­do a ayu­dar a mo­rir a su es­po­sa. Es im­pres­cin­di­ble que se desa­rro­lle esa ley la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra. Car­los Gar­cía Aguado

Ma­drid El fe­nó­meno mi­gra­to­rio nos acom­pa­ña des­de los ini­cios de la hu­ma­ni­dad y no es ex­clu­si­vo de nues­tra es­pe­cie. La de­sigual­dad po­la­ri­za las so­cie­da­des, y el po­ten­cial de las per­so­nas pa­ra de­ci­dir que­da mer­ma­do por fac­to­res co­mo la po­bre­za. Las mi­gra­cio­nes des­di­bu­jan fron­te­ras e im­pli­can di­ver­si­dad. In­clu­so el Pon­tí­fi­ce se ha pro­nun­cia­do al res­pec­to. Si el pro­ble­ma no se ata­ja en ori­gen, con­flic­tos y ten­sio­nes se­gui­rán al al­za. No hay va­llas que fre­nen a quie­nes na­da tie­nen que per­der. Los mu­ros so­lo son par­ches que úni­ca­men­te ali­men­tan a los xe­nó­fo­bos.

Mon­tse Sel­va Sa­rrió Plei­zen­hau­sen (Ale­ma­nia) El fút­bol mue­ve mi­les de mi­llo­nes y ge­ne­ra mu­chos pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro son in­con­ce­bi­bles las ci­fras que se ma­ne­jan en al­gu­nos fi­cha­jes. Es tal la ne­ce­si­dad de fut­bo­lis­tas de ni­vel que, en cuan­to sur­gen ju­ga­do­res de ta­len­to, sus clu­bes pro­ce­den a blin­dar­les. Se ha leí­do y es­cu­cha­do que el Real Ma­drid es­ta­ría dis­pues­to a pa­gar 280 mi­llo­nes por Mbap­pé, pe­ro que el PSG no lo suel­ta por­que cree que va­le más. Es una au­tén­ti­ca lo­cu­ra. En­ri­que Stuyck Ro­má

Ma­drid Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co, la mu­jer con es­cle­ro­sis múl­ti­ple que se sui­ci­dó asis­ti­da por su ma­ri­do, no es­tu­vo 10 años en lis­ta de es­pe­ra pa­ra lo­grar pla­za en una re­si­den­cia, co­mo se pu­bli­có ayer en es­te pe­rió­di­co. Es­tu­vo pri­me­ro dos años (de 2009 a 2011, cuan­do re­nun­ció a una) y lue­go des­de 2013 has­ta su muer­te. Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.