Du­das en el PSOE so­bre el de­ba­te con o sin Vox. ¿Es me­jor ig­no­rar­lo o ata­car­lo?

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

da­da­nos no se des­plo­me si los vo­tos no re­gre­san al PP, co­mo se te­men. Con Vox es di­fe­ren­te, por­que to­do lo que tie­ne se lo qui­ta al PP. Y ahí la gue­rra es bru­tal. Por­que es en­tre her­ma­nos.

Otros jue­gan a ayu­dar a sus so­cios po­ten­cia­les. Has­ta una ma­nio­bra po­lé­mi­ca co­mo la de Jo­sé Luis Ába­los cuan­do di­jo que pre­fe­ri­ría go­ber­nar con Ciu­da­da­nos an­tes que con los in­de­pen­den­tis­tas se in­ter­pre­tó en el PSOE co­mo una ayu­da na­da ca­sual a Po­de­mos, que tie­ne así más es­pa­cio pa­ra de­fen­der la uti­li­dad de su vo­to.

Los so­cia­lis­tas tie­nen el vien­to a fa­vor. In­clu­so un de­ba­te ines­pe­ra­do, co­mo el de la eu­ta­na­sia, tras a cin­co con Santiago Abas­cal, lí­der de Vox. Al­gu­nos creen que po­dría ser útil pa­ra el elec­to­ra­do de iz­quier­da que se vea el lla­ma­do “blo­que de Co­lón”. Otros ven un error po­ner al pre­si­den­te y otros lí­de­res al mis­mo ni­vel que Abas­cal, aún ex­tra­par­la­men­ta­rio. ¿Qué es me­jor, ig­no­rar a Vox o ata­car­lo? Se ex­tien­de la idea de que su prin­ci­pal enemi­go son ellos mis­mos, así que al­gu­nos apues­tan por de­jar­los so­los con sus erro­res. Pe­ro no hay ga­ran­tías de na­da en es­ta cam­pa­ña en­lo­que­ci­da. el dra­ma de Ma­ría Jo­sé Ca­rras­co, que se sui­ci­dó an­te las cá­ma­ras con la ayu­da de su ma­ri­do, Ángel Her­nán­dez, com­pli­ca la cam­pa­ña del PP, que se opo­ne a es­ta re­for­ma, y fa­ci­li­ta la de los so­cia­lis­tas, que la im­pul­sa­ron.

“Va­mos tan bien que da mie­do. El te­rror es la des­mo­vi­li­za­ción an­da­lu­za. Pe­ro no pa­re­ce. La gen­te ha apren­di­do la lec­ción”, se con­ju­ra otro mi­nis­tro. Mien­tras, en el PP, los agra­via­dos por la re­no­va­ción de Pa­blo Ca­sa­do, que son mu­chos, ve­lan ar­mas pa­ra el día si­guien­te. Al­gu­nos di­ri­gen­tes asu­men que se­rá muy di­fí­cil que la de­re­cha su­me y es­pe­ran que el PSOE go­bier­ne con Ciu­da­da­nos. “Si tie­nen que ve­nir los so­cia­lis­tas que sea con al­go es­ta­ble. La eco­no­mía es­pa­ño­la no es­tá pa­ra bro­mas”, sen­ten­cia uno.

Ca­sa­do se jue­ga to­do, pe­ro es­tá con­ven­ci­do de que es po­si­ble su­mar y go­ber­nar. To­do de­pen­de de esa se­gun­da di­vi­sión. “Es­ta­mos es­tre­nan­do un nue­vo sis­te­ma de par­ti­dos. To­dos va­mos a vo­tar a cie­gas. No sa­be­mos qué par­ti­dos son via­bles y cua­les no en es­tas pro­vin­cias des­po­bla­das”, ex­pli­ca el po­li­tó­lo­go Lluís Orriols. No es fá­cil vo­tar es­ta vez, pe­ro es­tá tan igua­la­do que lo que sí es se­gu­ro, más que nun­ca, es que ca­da de­ci­sión cuen­ta. Tam­bién la de no acu­dir a las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.