El chat de agen­tes y juez que di­na­mi­tó el ‘ca­so Cur­sach’

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “Que ca­gue cal­do”

“Son unos hi­jos de pu­ta, hay que ma­cha­car­los”. “A es­te si tie­nen hue­vos de ha­cer­le di­mi­tir y de­jar su ac­ta de dipu­tado hay que de­te­ner­lo con es­po­sas, sin mi­ra­mien­tos”. Fra­ses y ex­pre­sio­nes co­mo es­tas pla­ga­ron du­ran­te me­ses va­rios gru­pos de con­ver­sa­ción ins­tan­tá­nea en el que, se­gún la po­li­cía na­cio­nal, par­ti­ci­pa­ban un an­ti­guo ins­truc­tor del ca­so Cur­sach, Ma­nuel Pe­nal­va, el fis­cal an­ti­co­rrup­ción asig­na­do y cua­tro agen­tes del gru­po an­ti­blan­queo. Aho­ra un in­for­me de la po­li­cía ju­di­cial acu­sa a los an­te­rio­res in­ves­ti­ga­do­res de rea­li­zar un “jui­cio pa­ra­le­lo” pa­ra ob­te­ner con­de­nas.

Las con­ver­sa­cio­nes fue­ron re­cu­pe­ra­das por la bri­ga­da de po­li­cía ju­di­cial de Ba­lea­res pa­ra ela­bo­rar un ates­ta­do que ha si­do in­clui­do en la cau­sa que in­ves­ti­ga una pre­sun­ta re­ve­la­ción de se­cre­tos du­ran­te la ins­truc­ción del ca­so. Un do­cu­men­to que ha sa­cu­di­do los pa­si­llos de los juz­ga­dos de Pal­ma y que de­ja la puer­ta abier­ta a la anu­la­ción de bue­na par­te de las di­li­gen­cias, se­gún han ad­ver­ti­do va­rios abo­ga­dos de los in­ves­ti­ga­dos.

El ca­so Cur­sach in­ves­ti­ga des­de ha­ce seis años los ne­go­cios del em­pre­sa­rio del ocio noc­turno Bar­to­lo­mé Cur­sach, pro­pie­ta­rio de un im­pe­rio de dis­co­te­cas y res­tau­ran­tes, y las re­la­cio­nes de con­ni­ven­cia que tan­to él co­mo sus em­plea­dos su­pues­ta­men­te man­te­nían con po­li­cías, fun­cio­na­rios y po­lí­ti­cos de Pal­ma. Un guion ju­di­cial en el que du­ran­te años se han mez­cla­do epi­so­dios so­bre el mun­do de la no­che con la po­lí­ti­ca, las fies­tas, los so­bor­nos y las ame­na­zas. Has­ta tres ma­gis­tra­dos han in­ves­ti­ga­do un ca­so que ter­mi­nó con el se­gun­do juez al car­go, Ma­nuel Pe­nal­va, apar­ta­do del asun­to tras pros­pe­rar un in­ci­den­te de re­cu­sa­ción por­que una de las par­tes apor­tó unas con­ver­sa­cio­nes con una tes­ti­go pro­te­gi­da en la que in­sul­ta­ba a va­rios acu­sa­dos, y con el ac­tual ins­truc­tor, Mi­quel Flo­rit, in­ves­ti­gan­do una pre­sun­ta re­ve­la­ción de se­cre­tos du­ran­te la eta­pa de ins­truc­ción de su co­le­ga a pe­ti­ción de los prin­ci­pa­les in­ves­ti­ga­dos.

El ates­ta­do al que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS sos­tie­ne que el juez Pe­nal­va, el fis­cal y los cua­tro po­li­cías ha­brían pre­sun­ta­men­te fil­tra­do de for­ma con­ti­nua da­tos so­bre el ca­so, uti­li­za­do el se­cre­to de las ac­tua­cio­nes “de for­ma inade­cua­da y par­ti­dis­ta”, fil­tra­do da­tos per­so­na­les que afec­tan al ho­nor de los in­ves­ti­ga­dos y omi­ti­do prue­bas “que no les con­ve­nían”. Las sos­pe­chas de la po­li­cía no que­dan ahí y apun­tan a que los an­ti­guos in­ves­ti­ga­do­res rea­li­za­ron prác­ti­cas pro­ce­sa­les irre­gu­la­res de for­ma con­ti­nua­da pa­ra con­se­guir impu­tacio­nes “a to­da cos­ta”. “Ha­brían lle­va­do a ca­bo acu­sa­cio­nes a ter­ce­ros con co­no­ci­mien­to de su fal­se­dad, uti­li­zan­do tes­ti­gos di­ri­gi­dos, pre­sio­nan­do a in­ves­ti­ga­dos pa­ra con­se­guir de­la­cio­nes y uti­li­zan­do el tiem­po de per­ma­nen­cia en los ca­la­bo­zos o pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra ablan­dar a los in­ves­ti­ga­dos”, sos­tie­ne el in­for­me.

Las con­ver­sa­cio­nes pri­va­das es­tán pla­ga­das de des­ca­li­fi­ca­cio­nes ha­cia de­ter­mi­na­dos in­ves­ti­ga­dos, co­mo el ex­dipu­tado del PP en Ba­lea­res y hom­bre fuer­te en el Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal, Ál­va­ro Gi­jón, de quien uno de los po­liEn otro epi­so­dio del chat, sus in­te­gran­tes ha­blan de la en­tre­ga en el juz­ga­do de un in­for­me acer­ca de los so­bre­pre­cios pa­ga­dos en el Ins­ti­tu­to Mun­ci­pal de De­por­tes. Un agen­te con­mi­na al res­to a fil­trar­lo a los me­dios pa­ra que el prin­ci­pal in­ves­ti­ga­do, el em­pre­sa­rio ad­ju­di­ca­ta­rio, “ca­gue cal­do” al te­ner co­no­ci­mien­to de la mag­ni­tud de la in­ves­ti­ga­ción. En nu­me­ro­sos men­sa­jes los in­te­gran­tes cen­su­ran la pre­sen­cia del ex­fis­cal Pe­dro Ho­rrach en los in­te­rro­ga­to­rios a un de­te­ni­do, uno de los pri­me­ros ca­sos que asu­mió tras de­jar el mi­nis­te­rio pú­bli­co quien fue­ra fis­cal de Nóos.

En otras con­ver­sa­cio­nes los in­ves­ti­ga­do­res se jac­tan de “acon­se­jar” a pe­rio­dis­tas so­bre las no­ti­cias que pu­bli­car. Era “una par­te muy im­por­tan­te de la es­tra­te­gia pa­ra lle­var a ca­bo un jui­cio me­diá­ti­co a los in­ves­ti­ga­dos”, di­ce el ates­ta­do, que acha­ca a los in­ves­ti­ga­do­res la uti­li­za­ción de una es­tra­te­gia pa­ra ha­cer ver la ac­ti­vi­dad ma­fio­sa del gru­po Cur­sach me­dian­te la exis­ten­cia de ame­na­zas y agre­sio­nes. En un mo­men­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes, el fis­cal aban­do­na el gru­po de chat al no com­par­tir la es­tra­te­gia de un po­li­cía de fil­trar un ví­deo a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción.

El exa­men de los te­lé­fo­nos mó­vi­les de los agen­tes in­ves­ti­ga­dos ha lle­va­do a la po­li­cía a atri­buir­les la pre­sun­ta co­mi­sión de una de­ce­na de de­li­tos, en­tre ellos el de per­te­nen­cia a gru­po cri­mi­nal. El ates­ta­do fue re­ci­bi­do el pa­sa­do 3 de abril por el juez Flo­rit, que ele­vó la cau­sa al Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de las is­las a pe­ti­ción de la fis­ca­lía por la con­di­ción de afo­ra­dos del juez y el fis­cal. El tri­bu­nal ha de­vuel­to el ofi­cio y ha pe­di­do al ma­gis­tra­do que am­plíe la ex­po­si­ción de mo­ti­vos pa­ra ele­var la cau­sa a es­te ór­gano, el úni­co com­pe­ten­te pa­ra in­ves­ti­gar a am­bos, que es­tán de ba­ja la­bo­ral.

A la es­pe­ra de ver si pros­pe­ran las di­li­gen­cias, la de­fen­sa de la mano de­re­cha de Cur­sach, Bar­to­lo­mé Sbert, que es­tu­vo 13 me­ses en la cár­cel con el em­pre­sa­rio, ha so­li­ci­ta­do la anu­la­ción de las ac­tua­cio­nes en el pro­ce­di­mien­to que juz­ga­rá al mag­na­te y va­rios po­li­cías lo­ca­les de Pal­ma por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en fies­tas pa­ga­das por el prin­ci­pal acu­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.