El sue­ño de una pas­ti­lla pa­ra ser fe­liz

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Soy ri­dí­cu­la­men­te fe­liz”, ex­pli­ca­ba la se­ma­na pa­sa­da Jo Ca­me­ron aes­te­pe­rió­di­co. Es­ta­mu­jer­bri­tá­ni­ca de 71 años es in­ca­paz de sen­tir do­lor de­bi­do a dos mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas, en su ce­re­bro hay con­cen­tra­cio­nes muy al­tas de can­na­bi­noi­des en­dó­ge­nos, unas sus­tan­cias na­tu­ra­les con efec­tos si­mi­la­res a los de la ma­rihua­na. Ca­me­ron sa­có un 0 de 21 en un cues­tio­na­rio pa­ra eva­luar su an­sie­dad y un 0 de 29 en otro so­bre la de­pre­sión. El ca­so po­ne de ma­ni­fies­to has­ta qué pun­to las sen­sa­cio­nes hu­ma­nas son me­ras reacciones elec­tro­quí­mi­cas y, por lo tan­to, ma­ni­pu­la­bles. La pre­gun­ta sur­ge de for­ma na­tu­ral: ¿Se pue­de crear una pas­ti­lla de la fe­li­ci­dad?

“Gran par­te de lo que con­si­de­ra­mos la fe­li­ci­dad tie­ne com­po­nen­tes bio­ló­gi­cos, que son una dia­na po­ten­cial pa­ra tra­ta­mien­tos quí­mi­cos o con im­pul­sos eléc­tri­cos. No me sor­pren­de­ría que en un fu­tu­ro pu­dié­se­mos te­ner una sen­sa­ción de bie­nes­tar in­du­ci­da de ma­ne­ra bio­ló­gi­ca”, res­pon­de Eduard Vie­ta, je­fe del ser­vi­cio de Psi­quia­tría y Psi­co­lo­gía del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na. Vie­ta tie­ne en men­te el so­ma, la dro­ga que to­do el mun­do con­su­me en la no­ve­la Un mun­do fe­liz, pu­bli­ca­da por el es­cri­tor bri­tá­ni­co Al­dous Hux­ley en 1931. “En la ac­tua­li­dad el pro­gre­so es tal que los an­cia­nos tra­ba­jan, los an­cia­nos coope­ran, los an­cia­nos no tie­nen tiem­po ni ocios que no pue­dan lle­nar con el pla­cer, ni un so­lo mo­men­to pa­ra sen­tar­se y pen­sar”, na­rra el li­bro. “Y si por des­gra­cia se abrie­ra al­gu­na ren­di­ja de tiem­po en la só­li­da sus­tan­cia de sus dis­trac­cio­nes, siem­pre que­da el so­ma”, pro­si­gue la lec­tu­ra.

Vie­ta ad­vier­te: “Ya exis­ten dro­gas que dan bie­nes­tar, co­mo la mor­fi­na. Lo ma­lo es que hoy, con las adic­cio­nes, tie­nes una fe­li­ci­dad efí­me­ra y una in­fe­li­ci­dad muy duradera”. El tam­bién di­rec­tor cien­tí­fi­co del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red de Sa­lud Men­tal, aña­de: “Pe­ro creo que, teó­ri­ca­men­te, sí es po­si­ble en­con­trar mé­to­dos”.

Otros ex­per­tos son­más es­cép­ti­cos, co­mo Joan­na Mon­crieff, pro­fe­so­ra de Psi­quia­tría del Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres. Ha­ce ya una dé­ca­da, pu­bli­có el li­bro El mi­to de la cu­ra quí­mi­ca: una crí­ti­ca al tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co psi­quiá­tri­co. “Te­ne­mos una vi­sión de­ma­sia­do op­ti­mis­ta de lo que pue­den ha­cer los fár­ma­cos. Nos cree­mos que pue­den imi­tar es­ta­dos nor­ma­les. Pe­ro los me­di­ca­men­tos que afec­tan al ce­re­bro ge­ne­ral­men­te nos ha­cen me­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.