La pe­lea del due­ño de Pes­que­ra pa­ra re­cu­pe­rar sus vi­des

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La fa­mi­lia

El jue­ves el tea­tro Gran Maes­tre de Ma­drid aco­gía lo que se anun­cia­ba co­mo “una ci­ta úni­ca”, “al­go gran­de en el mun­do del vino”. En la par­te su­pe­rior de la in­vi­ta­ción un se­llo in­con­fun­di­ble en el mun­do vi­ti­vi­ní­co­la: Ale­jan­dro Fer­nán­dez, Gru­po Pes­que­ra. Pe­ro Ale­jan­dro Fer­nán­dez, el hom­bre he­cho a sí mis­mo, quien re­vo­lu­cio­nó y pu­so a Ri­be­ra de Due­ro en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal con sus vi­nos, el pri­me­ro en Es­pa­ña en re­ci­bir 100 pun­tos de la lis­ta Par­ker en 1982, no es­ta­ba allí.

Esa­mis­ma ma­ña­na, el im­pul­sor del Gru­po Pes­que­ra se sen­ta­ba jun­to a su hi­ja Eva Fer­nán­dez en el des­pa­cho de abo­ga­dos que des­de sep­tiem­bre de 2018 le ase­so­ra pa­ra re­cu­pe­rar su em­pre­sa, sus bo­de­gas, sus tie­rras y sus vi­des, aque­llas con las que so­ñó des­de pe­que­ño cuan­do “tra­se­ga­ba con el vino en una pe­que­ña ba­rri­ca en la que ca­bían 15 ó 20 cán­ta­ros”. Las mis­mas a las que tres de sus hi­jas —Ol­ga, Ma­ri Cruz y Lu­cía—, uni­das con la que ha si­do su mu­jer du­ran­te dé­ca­das —Emi­lia Ri­ve­ra—, le han prohi­bi­do la en­tra­da y de cu­yas em­pre­sas ha si­do des­ti­tui­do de to­dos los ór­ga­nos de ad­mi­nis­tra­ción. “Ha­cer vino siem­pre fue­mi sue­ño”, ex­pli­ca es­te hom­bre de 86 años sen­ta­do tras una me­sa de jun­tas. Su sue­ño se hi­zo reali­dad en 1975, des­pués de ha­ber con­se­gui­do di­ne­ro idean­do y fa­bri­can­do má­qui­nas pa­ra ti­rar pa­ja, pi­car fo­rra­je y en­si­lar­lo y co­se­char re­mo­la­cha. A su fá­bri­ca la lla­ma­ban la­mi­niFa­sa en­com­pa­ra­ción con la de Fa­sa Re­nault que tam­bién es­ta­ba en Va­lla­do­lid. De allí sa­lió el ca­pi­tal pa­ra com­prar tie­rras, plan­tar vi­des y cons­truir los ci­mien­tos de un ne­go­cio de­di­ca­do al vino, que tie­ne pres­ti­gio­mun­dial y que es­tá va­lo­ra­do en más de 100 mi­llo­nes de eu­ros. Ale­jan­dro vi­ve des­de ha­ce un año con su hi­ja Eva, en una ca­sa en Va­lla­do­lid que es­tá a nom­bre del em­po­rio y re­ci­be 1.700 eu­ros al mes.

Su men­te cla­ra igual se trans­por­ta a los re­cuer­dos del pa­sa­do co­mo se su­ble­va con los plei­tos fa­mi­lia­res del pre­sen­te. El do­lor de un pa­dre que se sien­te trai­cio­na­do tam­bién aso­ma a sus ojos cuan­do se le pre­gun­ta cuál fue el ini­cio del con­flic­to que le en­fren­ta a tres de sus cua­tro hi­jas y a su mu­jer, de la que es­tá en pro­ce­so de di­vor­cio: “Mis hi­jas, que se han ido apo­de­ran­do po­co a po­co “Éra­mos una fa­mi­lia nor­mal”, afir­ma Ale­jan­dro Fer­nán­dez. “Eva tra­ba­ja­ba co­mo enó­lo­ga con­mi­go, mis otras hi­jas es­ta­ban en la ad­mi­nis­tra­ción y co­mer­cia­li­za­ción, dos de­mis yer­nos y mis nie­tas tra­ba­jan en la em­pre­sa”. Eva, con tono de in­cre­du­li­dad, ex­pli­ca que las co­sas se tor­cie­ron cuan­do su pa­dre se ne­gó a re­no­var el po­der a Cle­men­te Rue­da, el ge­ren­te de facto alia­do con sus otras tres her­ma­nas. “No lo qui­so ha­cer por­que era una tram­pa. Fue una ba­ta­lla con­tra mi pa­dre y con­tra mí”.

El con­flic­to lle­va­ba lar­ván­do­se des­de tiem­po an­tes de que Fer­nán­dez ni si­quie­ra lo in­tu­ye­ra. Sus hi­jas, se­gún afir­man los abo­ga­dos del bo­de­gue­ro, ha­bían da­do pa­sos pre­vios co­mo re­gis­trar en la mis­ma agen­cia de pa­ten­tes ymar­cas con las que tra­ba­ja­ba su pa­dre otras ca­si idén­ti­cas a las ori­gi­na­les, o fir­mar un con­tra­to de arren­da­mien­to de las tie­rras con su ma­dre por 10 años y una ci­fra irri­so­ria, cuan­do per­te­ne­cían a la so­cie­dad de ga­nan­cia­les y su pa­dre no apa­re­cía por par­te al­gu­na.

En el ac­to pu­bli­ci­ta­rio en el que se anun­ció que Gru­po Pes­que­ra pa­sa­ba a lla­mar­se Fa­mi­lia Fer­nán­dez Ri­ve­ra, la au­sen­cia del pa­dre no se men­ta­ba, pe­ro quien que­ría es­cu­char po­día oír que es­ta­ba se­cues­tra­do por su hi­ja Eva. La mis­ma que por la ma­ña­na con­te­nía las lá­gri­mas cuan­do le es­cu­cha­ba de­cir: “Quie­ro lo mío, mi Pes­que­ra de to­da la vi­da. An­tes siem­pre lle­va­ba vino en el ma­le­te­ro de mi co­che pa­ra re­ga­lar. Des­de ha­ce un año mis pro­pias hi­jas me han qui­ta­do to­do lo que he he­cho des­de ni­ño. So­lo quie­ro par­tir­lo, te­ner paz, ha­cer vino y con­ti­nuar mi vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.