¿Se ha en­te­ra­do ya de que vuel­ve ‘Jue­go de tro­nos’?

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Des­de ha­ce unas se­ma­nas, el ma­pa de Es­ta­dos Uni­dos se ha re­dis­tri­bui­do de es­ta ma­ne­ra: Chica­go es la Ca­sa de los Stark; Nue­va York, la de los Lan­nis­ter; San Fran­cis­co, la de los Tar­gar­yen, y Bos­ton, una suer­te de mez­cla en­tre Tar­gar­yen ver­sus Lan­nis­ter. La ca­de­na HBO se aso­ció con la com­pa­ñía de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes AT&T pa­ra con­ver­tir sus tien­das prin­ci­pa­les en los ho­ga­res de las fa­mi­lias que aún com­pi­ten por el trono de los Sie­te Reinos en Jue­go de tro­nos.

La se­rie que más pre­mios Emmy se ha lle­va­do de una sen­ta­da, la más so­li­ci­ta­da a la car­ta en la te­le­vi­sión de pa­go —y tam­bién la más pi­ra­tea­da—, no ne­ce­si­ta pu­bli­ci­tar que es­te 14 de abril es­tre­na la oc­ta­va y úl­ti­ma tem­po­ra­da. Pe­ro lo es­tá anun­cian­do y con una ma­cro­cam­pa­ña iné­di­ta en la his­to­ria de la te­le­vi­sión, que abar­ca des­de si­tios pa­ra do­nar san­gre has­ta lo­ca­les de co­mi­da rá­pi­da.

El pri­mer des­te­llo de que HBO iba a lan­zar una mu­niLa ma­yor su­per­pro­duc­ción te­le­vi­si­va de la his­to­ria ha con­ver­ti­do lu­ga­res co­mo Is­lan­dia, Croa­cia, Ma­rrue­cos, Mal­ta o Es­pa­ña en su pla­tó na­tu­ral, con lo­ca­li­za­cio­nes ma­jes­tuo­sas que lo­gra­ban así re­per­cu­sión mun­dial al ser mos­tra­das en el gran es­ca­pa­ra­te que es la se­rie de HBO. La pro­duc­ción ha ser­vi­do co­mo ca­ta­li­za­dor del tu­ris­mo y la eco­no­mía de las re­gio­nes don­de se ha ro­da­do. Aun­que den­tro de sie­te se­ma­nas ción pu­bli­ci­ta­ria de enor­mes mag­ni­tu­des fue su anun­cio es­te fe­bre­ro en la Su­per Bowl, la fi­nal de la li­ga de fút­bol ame­ri­cano que con­vo­ca a más de 100 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res en EE UU. La ca­de­na de te­le­vi­sión se aso­ció con la cer­ve­za Bud Light en un anun­cio de 60 se­gun­dos por el que pa­ga­ron unos cin­co mi­llo­nes de dó­la­res ca­da em­pre­sa. El clip mos­tra­ba la de­rro­ta del Ca­ba­lle­ro Bud Light fren­te al per­so­na­je de la Mon­ta­ña, que le aplas­ta­ba la ca­be­za en alu­sión a la muer­te de Oberyn Mar­tell. El avi­so pu­bli­ci­ta­rio for­ma par­te de una cam­pa­ña es­ti­ma­da de 20 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún re­co­ge la se­rie ya ha­brá ter­mi­na­do, se­gui­rá vi­va en lu­ga­res co­mo Ir­lan­da del Nor­te, don­de HBO quie­re con­ver­tir en atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas al­gu­nos de los es­ce­na­rios en los que se ha ro­da­do la fic­ción, con vi­si­tas guia­das y ex­po­si­cio­nes de ar­mas, ves­tua­rio y ob­je­tos apa­re­ci­dos en pan­ta­lla.

La Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Ir­lan­da del Nor­te, se­de del ro­da­je del tí­tu­lo, cal­cu­la que el tu­ris­mo re­la­cio­na­do con Jue­go de tro­nos ha ge­ne­ra­do unos in­gre­sos de unos 60 mi­llo­nes de dó­la­res al año en el país. Un ejem­plo son los más de 25.000 vi­si­tan­tes que acu­den al año a Castle Ward pa­ra par­ti­ci­par en un tour por el ho­gar de los Stark en la pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie. En esa ex­pe­rien­cia de un día se pue­de prac­ti­car el ti­ro con ar­co en el mis­mo lu­gar don­de Bran apren­día a ha­cer­lo en el pri­mer ca­pí­tu­lo, o su­bir en bi­ci­cle­ta has­ta Aud­ley’s Castle, que en la se­rie re­pre­sen­ta The Twins, el ho­gar de The Wall Street Jour­nal. El pe­rió­di­co es­ta­dou­ni­den­se in­for­ma de que HBO eva­luó la al­ter­na­ti­va de crear una alian­za con Co­ca-Co­la y con­ver­tir al em­ble­má­ti­co oso po­lar de la com­pa­ñía en un Ca­mi­nan­te Blan­co.

La es­tra­te­gia de mar­ke­ting no se li­mi­ta so­lo a EE UU. La ca­de­na de ca­ble ha es­con­di­do seis tro­nos de hie­rro de ta­ma­ño real en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do pa­ra el desafío bau­ti­za­do Por el Trono. Los fa­ná­ti­cos de­ben en­con­trar las pie­zas si­guien­do las pis­tas de sus per­so­na­jes fa­vo­ri­tos —los que aún so­bre­vi­ven— a tra­vés del ca­nal de You­Tu­be y de la cuen­ta de Ins­ta­gram de la se­rie. Se sa­be la ca­sa Frey. Ade­más, guías ves­ti­dos al es­ti­lo de los Stark (y que cuen­tan sus ex­pe­rien­cias co­mo ex­tras en mo­men­tos cla­ve co­mo La ba­ta­lla de los bas­tar­dos) acom­pa­ñan al vi­si­tan­te al bos­que de Tolly­mo­re, don­de se gra­ba­ron la pri­me­ra es­ce­na de Jue­go de tro­nos o las se­cuen­cias en las que Ned Stark y sus hi­jos en­cuen­tran a los lo­bos huar­gos.

Is­lan­dia es te­rri­to­rioMás allá del Mu­ro. Aun­que la ex­plo­sión del tu­ris­mo, aho­ra una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­gre­sos del país, lo ex­pli­can so­bre to­do por la erup­ción del vol­cán Ey­jaf­ja­lla­jö­kull en 2010, la apor­ta­ción de Jue­go de tro­nos tam­bién es con­si­de­ra­ble. La cue­va don­de Jon Nie­ve y la sal­va­je Ygrit­te die­ron rien­da suel­ta a su amor es uno de los lu­ga­res a los que po­cos se acer­ca­rían y que que uno es­tá si­tua­do en mi­tad de un bos­que, otro en un ári­do pai­sa­je jun­to a unas rui­nas an­ti­guas. El pre­mio pa­ra quie­nes lo­gren des­ci­frar los acer­ti­jos es sen­tar­se en el po­de­ro­so asien­to, o sea, un éxi­to en las re­des so­cia­les. Un si­tial que no es­tá na­da ocul­to es el ex­hi­bi­do fue­ra del Roc­ke­fe­ller Cen­ter, un em­ble­má­ti­co edi­fi­cio de Nue­va York que ve pa­sar dia­ria­men­te a mi­les de tu­ris­tas.

HBO tam­bién pi­dió en mar­zo a los se­gui­do­res del éxi­to me­diá­ti­co que san­gren por la se­rie. Tal cual. Fue con una bue­na cau­sa, na­da de bo­das ro­jas. La ca­de­na jun­to con la Cruz Ro­ja Ame­ri­ca­na lan­za­ron la cam­pa­ña ¿San­gra­rías por el trono? pa­ra pro­mo­ver la do­na­ción de san­gre. La ini­cia­ti­va, que no es­tu­vo exen­ta de po­lé­mi­cas, se lle­vó a ca­bo en 15 paí­ses, en­tre ellos No­rue­ga, Sue­cia, Su­dá­fri­ca, Ke­nia, Gha­na y Bot­sua­na. Quie­nes se ani­ma­ron re­ci­bie­ron de re­ga­lo una edición li­mi­ta­da de una ca­mi­se­ta con el le­ma San­gra por el Trono y la po­si­bi­li­dad de con­cur­sar por una en­tra­da a la pre­sen­ta­ción de la an­sia­da tem­po­ra­da fi­nal.

La ma­cro­cam­pa­ña ha ve­ni­do acom­pa­ña­da de otras pe­que­ñas ac­cio­nes que se cue­lan en la ru­ti­na dia­ria de los tran­seún­tes. Los tor­ni­que­tes del me­tro de Lon­dres anuncian la se­rie, la ca­de­na de co­mi­da rá­pi­da Sha­ke Sha­ke ofre­ce con sus ham­bur­gue­sas un me­nú es­pe­cial so­lo si se pi­de ha­blan­do en “Al­to Valy­rio flui­do” —len­gua fic­ti­cia de Dae­nerys Tar­gar­yen y Lord Varys—. Y has­ta las ga­lle­tas Oreo han lan­za­do una edición li­mi­ta­da de su en­vol­to­rio con la ti­po­gra­fía de la se­rie y los nom­bres de las dis­tin­tas ca­sas. To­do pa­ra que más per­so­nas se unan a la fie­bre por la fic­ción a po­cos días de su fi­nal y tam­bién pa­ra que se en­gan­chen a otros pro­gra­mas de la pla­ta­for­ma, nin­guno de los cua­les tie­ne to­da­vía el mis­mo ti­rón. Y de to­das for­mas, la ren­ta­bi­li­dad que le es­tá sa­can­do HBO a su se­rie es­tre­lla no aca­ba­rá jun­to con el pro­gra­ma. La ca­de­na de pa­go es­tá con­vir­tien­do uno de los an­ti­guos es­tu­dios en Ir­lan­da del Nor­te en una atrac­ción tu­rís­ti­ca. aho­ra cuen­ta con un go­teo cons­tan­te de vi­si­tan­tes.

En Es­pa­ña la se­rie tam­bién ha da­do ma­yor vi­si­bi­li­dad a lu­ga­res co­mo San Juan de Gaz­te­lu­gat­xe, en Biz­kaia (que en agos­to de 2017, tras con­ver­tir­se en Ro­ca­dra­gón, atra­jo a más de 142.000 vi­si­tan­tes), o la pla­za de to­ros de Osu­na, lo­ca­li­dad que ha du­pli­ca­do su tu­ris­mo tras apa­re­cer en la quin­ta en­tre­ga.

Co­mo par­te de la pro­mo­ción de la úl­ti­ma en­tre­ga, HBO ha co­lo­ca­do seis ré­pli­cas del Trono de Hie­rro en di­fe­ren­tes lu­ga­res del mun­do. Uno de ellos es­tu­vo el pa­sa­do fin de se­ma­na a los pies del cas­ti­llo de Atien­za (Gua­da­la­ja­ra). Se­gún ex­pli­có en la SER su alcalde, Pe­dro Lo­ran­ca, unas 8.000 per­so­nas se acer­ca­ron al lu­gar pa­ra ha­cer­se una fo­to en el desea­do asien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.