“En Is­rael las mu­je­res es­ta­mos re­tro­ce­dien­do”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - “Mo­sai­co social”

La ga­le­ría de re­tra­tos de re­gi­do­res de Hai­fa re­su­me un si­glo de his­to­ria a lo lar­go de un co­rre­dor de la se­de del Ayun­ta­mien­to. Co­mien­za con el úl­ti­mo al­cal­de oto­mano de la ciu­dad por­tua­ria y pro­si­gue con una do­ce­na de cua­dros, to­dos de hom­bres. “No me gus­tan los car­te­les elec­to­ra­les de la ac­tual cam­pa­ña. No se ven can­di­da­tas”, cri­ti­ca Ey­nat Ka­lish-Ro­tem, ar­qui­tec­ta ur­ba­nis­ta de 48 años y miem­bro del Par­ti­do La­bo­ris­ta. Fue ele­gi­da ha­ce seis me­ses re­gi­do­ra de la ur­be del nor­te del país (300.000 ha­bi­tan­tes) y es la pri­me­ra mu­jer al fren­te de un gran mu­ni­ci­pio de Is­rael.

“Eso es de la vieja es­cue­la. La he­ge­mo­nía mas­cu­li­na im­pli­ca tam­bién la su­pre­ma­cía de un mo­do de pen­sar”, sos­tie­ne en el sa­lón de ple­nos del con­sis­to­rio du­ran­te una en­tre­vis­ta ce­le­bra­da en vís­pe­ras de los co­mi­cios le­gis­la­ti­vos de ma­ña­na. “Me pa­re­ce preo­cu­pan­te que pue­da ha­ber me­nos mu­je­res en la nue­va Kne­set [Par­la­men­to] por­que los par­ti­dos ha­yan si­tua­do me­nos can­di­da­tas y en peo­res pues­tos en sus lis­tas”, cen­su­ra. “Creo que Is­rael va mar­cha atrás y es­tá re­tro­ce­dien­do en mu­chos as­pec­tos, co­mo con las mu­je­res”.

Ca­sa­da y con dos hi­jos, Ka­lis­hRo­tem es­tu­dió Ar­qui­tec­tu­ra en el Tech­nion, la pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad po­li­téc­ni­ca de Hai­fa, an­tes de es­pe­cia­li­zar­se en reha­bi­li­ta­ción ur­ba­nís­ti­ca en Eu­ro­pa. Ba­rrió a su pre­de­ce­sor en las ur­nas, un ve­te­rano re­gi­dor que acu­mu­la­ba tres lus­tros en el po­der, con el 56% de los vo­tos.

“En­tré en po­lí­ti­ca pa­ra ayu­dar en la re­no­va­ción de mi ciu­ri­vie­ra La al­cal­de­sa des­ta­ca que Hai­fa es un “mo­sai­co social”: “En Jerusalén o Tel Aviv ju­díos y ára­bes vi­ven se­pa­ra­dos. Aquí no hay gue­tos; en un mis­mo edi­fi­cio se pue­den en­con­trar per­so­nas de dis­tin­tas re­li­gio­nes. Es al­go na­tu­ral en es­ta ciu­dad”. Re­co­no­ce que la sin­gu­la­ri­dad se de­be a ra­zo­nes his­tó­ri­cas ––en Ga­li­lea per­ma­ne­cie­ron de­ce­nas de mi­les de pa­les­ti­nos tras la crea­ción del Es­ta­do de Is­rael en 1948––, y por ser una ur­be li­be­ral y de­men­ta­li­dad abier­ta. Un 12% de sus ha­bi­tan­tes son ára­bes (mu­sul­ma­nes y cris­tia­nos); un 13%, ju­díos re­li­gio­sos; un 25% pro­ce­den de la in­mi­gra­ción de la ex­tin­ta URSS, con­ser­va­do­res pe­ro se­cu­la­res, y el res­to son lai­cos pro­gre­sis­tas.

“Vis­ta des­de fue­ra, Hai­fa pa­re­ce una bur­bu­ja den­tro de Is­rael, por la gran di­ver­si­dad de su es­truc­tu­ra po­bla­cio­nal”, ma­ti­za la re­gi­do­ra. “Pe­ro ade­más es­tá su at­mós­fe­ra to­le­ran­te, suADN pro­gre­sis­ta. Has­ta los ul­tra­or­to­do­xos son aquí­más abier­tos: mu­chos me vo­ta­ron”. Los te­nien­tes de al­cal­de que ca­pi­ta­nean la coa­li­ción que sos­tie­ne a Ka­lish-Ro­tem son tan opues­tos co­mo un ul­tra­rre­li­gio­so as­ke­na­zi y un ra­bino re­for­mis­ta de Me­retz (iz­quier­da pa­ci­fis­ta), o un afi­lia­do a Had­dash (ára­be de iz­quier­das) y un mi­li­tan­te de Is­rael, Nues­tra Ca­sa (que agru­pa a in­mi­gran­tes ru­sos ul­tra­con­ser­va­do­res).

“Hai­fa de­be ser uno de los po­cos si­tios en Is­rael en los que el Li­kud de Ne­tan­yahu es­tá en la oposición”, re­sal­ta Ka­lish-Ro­tem. El pri­mer mi­nis­tro le pi­dió que des­ti­tu­ye­ra al te­nien­te de al­cal­de del par­ti­do ára­be Had­dash por unas de­cla­ra­cio­nes con­tra la ocu­pa­ción de los te­rri­to­rios pa­les­ti­nos des­de 1967. “Fue una pro­vo­ca­ción. Es el es­ti­lo deNe­tan­yahu, pe­ro no me im­pre­sio­na”, re­la­ta. “Le di­je que me de­ja­ra lle­var los asun­tos de Hai­fa a mí, y que no se en­tro­me­tie­ra. Es­ta es una ciu­dad con una men­ta­li­dad di­fe­ren­te a otros lu­ga­res de Is­rael”. Pien­sa que “los­ma­los vien­tos que vie­nen des­de Jerusalén no de­ben lle­gar has­ta Hai­fa, don­de no se res­pi­ra odio en las ca­lles”.

––¿Es po­si­ble un acuer­do de paz con los pa­les­ti­nos?

––Me re­sul­ta di­fí­cil dar una res­pues­ta. Di­ga lo que di­ga, voy a ser cues­tio­na­da en Is­rael. So­lo es­pe­ro que den­tro de po­cos años Hai­fa pue­da­mos­trar có­mo gente muy di­fe­ren­te pue­de vi­vir jun­ta una vida nor­mal.

––¿Con la fór­mu­la de un so­lo Es­ta­do o la de dos Es­ta­dos?

––Una so­lu­ción sin mu­ros, co­mo Hai­fa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.