El ma­ris­cal que EE UU pro­te­gió

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El mun­do ára­be es una fuen­te inago­ta­ble de mi­li­ta­res con am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas. En Li­bia, ocho años des­pués de la caí­da de Ga­da­fi, un nue­vo cau­di­llo sue­ña con go­ber­nar el país con pu­ño de hie­rro: el ma­ris­cal Ja­li­fa Haf­tar. A sus 75 años, y tras una vida mar­ca­da por los pro­ce­lo­sos vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca li­bia, es­te ge­ne­ral par­co y obs­ti­na­do nun­ca ha es­ta­do tan cer­ca de ha­cer­se con el po­der.

Na­ci­do en Aj­da­bia, en la pro­vin­cia orien­tal de la Ci­re­nai­ca, Haf­tar per­te­ne­ce a la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes mi­li­ta­res for­ma­dos tras la in­de­pen­den­cia de Li­bia. Al igual que Mua­mar el Ga­da­fi, con el que cons­pi­ró pa­ra de­rro­car al rey Idris en 1969. Por ello, des­de sus al­bo­res, formó par­te de la cú­pu­la mi­li­tar, com­par­tien­do ple­na­men­te su ideo­lo­gía lai­ca y pa­ná­ra­be.

A me­dia­dos de los ochen­ta, y ba­jo el ran­go de coronel, co­man­dó las tro­pas li­bias que par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra con­tra Chad. Un año más tarde, fue cap­tu­ra­do co­mo pri­sio­ne­ro de gue­rra jun­to a 700 de sus hom­bres, y pa­só tres años en una cár­cel del país. En 1990, y gra­cias a la me­dia­ción de Was­hing­ton, fue li­be­ra­do y se ins­ta­ló en Es­ta­dos Uni­dos. En­ton­ces, ya se ha­bían agria­do sus re­la­cio­nes con Ga­da­fi. En 1996, lle­gó a par­ti­ci­par en un in­ten­to frus­tra­do de gol­pe con­tra el ex­cén­tri­co dic­ta­dor.

Tras la caí­da del ré­gi­men, el ve­te­rano mi­li­tar, ya con la na­cio­na­li­dad es­ta­dou­ni­den­se, re­tor­nó a Li­bia con la es­pe­ran­za de ocu­par un car­go de res­pon­sa­bi­li­dad en las nue­vas Fuer­zas Ar­ma­das. Pe­ro no lo con­si­guió, y re­gre­só bre­ve­men­te a EE UU. En 2014, y en me­dio de un cli­ma de agu­da ten­sión in­ter­na y re­gio­nal, vio una opor­tu­ni­dad pa­ra vol­ver a la es­ce­na po­lí­ti­ca con el apo­yo de Ara­bia Sau­dí. En ma­yo, lan­zó su Ope­ra­ción Dig­ni­dad, una cam­pa­ña mi­li­tar con­tra las mi­li­cias is­la­mis­tas que con­tro­la­ban Ben­ga­si, la prin­ci­pal ciu­dad del es­te.

Haf­tar li­de­ra el au­to­pro­cla­ma­do Ejér­ci­to Na­cio­nal Li­bio, una fuer­za pa­ra­mi­li­tar in­te­gra­da por los re­ma­nen­tes del ejér­ci­to de Ga­da­fi, va­rias mi­li­cias tri­ba­les del es­te y mer­ce­na­rios sub­saha­ria­nos. Su ex­pan­sión mi­li­tar y as­cen­den­cia so­bre el Go­bierno de To­bruk, al­ter­na­ti­vo al de Trí­po­li, no ha­bría si­do po­si­ble sin el apo­yo lo­gís­ti­co y mi­li­tar de Egip­to y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.