La cá­ma­ra de In­te­rior que vi­gi­la­ba el cha­lé de Igle­sias fue pi­ra­tea­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Fi­nan­cia­ción ile­gal

La Guar­dia Ci­vil tu­vo que re­se­tear la cá­ma­ra de vi­gi­lan­cia e ins­ta­ló en ella nue­vos dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar que pu­die­ra ser hac­kea­da nue­va­men­te. La for­ma­ción po­lí­ti­ca que li­de­ra Igle­sias re­ci­bió tres días an­tes de de­nun­ciar los he­chos un anó­ni­mo con pan­ta­lla­zos de esa web don­de se veían las imá­ge­nes de la vi­vien­da de Ga­la­pa­gar (Ma­drid) cap­ta­das por la cá­ma­ra.

Los de­ta­lles del ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior apro­bó pa­ra la ca­sa de Igle­sias y Mon­te­ro se fil­tra­ron unos días an­tes de que se pro­du­je­ra el hac­keo. En­tre ellos se ci­ta­ba la exis­ten­cia de la cá­ma­ra ocul­ta pa­ra la vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te del in­mue­ble. La in­ves­ti­ga­ción so­bre el ori­gen del pi­ra­teo que lle­vó a ca­bo la Guar­dia Ci­vil con­du­jo a los agen­tes has­ta un ser­vi­dor en Sin­ga­pur, pe­ro no pu­die­ron iden­ti­fi­car a los au­to­res, se­gún in­di­ca un por­ta­voz del mi­nis­te­rio. In­te­rior co­mu­ni­có a Po­de­mos que ha­bía exis­ti­do un error en el dis­po­si­ti­vo pe­ro que se ha­bía sub­sa­na­do.

Pa­blo Igle­sias ha de­nun­cia­do en los úl­ti­mos días las ma­nio­bras po­li­cia­les de In­te­rior du­ran­te el man­da­to del PP pa­ra es­piar a su for­ma­ción po­lí­ti­ca y fa­bri­car prue­bas fal­sas de fi­nan­cia­ción ile­gal con­tra su par­ti­do. Igle­sias acu­sa a las cloa­cas del Es­ta­do de jue­go su­cio con­tra ellos e insiste en que el Go­bierno so­cia­lis­ta no ha he­cho la lim­pie­za su­fi­cien­te en la Guar­dia Ci­vil pa­ra aca­bar con esas prác­ti­cas.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, re­pli­có que las cloa­cas del Es­ta­do son “co­sa del pa­sa­do”. Pe­ro el lí­der de Po­de­mos insiste en que la prue­ba de que aún no se ha lim­pia­do lo su­fi­cien­te es que el mi­nis­te­rio man­tie­ne en la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de la Po­li­cía a Jo­sé Án­gel Fuen­tes Ga­go, uno de los ins­pec­to­res que bus­có prue­bas con­tra el par­ti­do pa­ra po­der acu­sar­los de fi­nan­cia­ción ile­gal.

El par­ti­do, fun­da­do el 11 de mar­zo de 2014, ha su­fri­do en sus cin­co años de vida va­rios epi­so­dios de es­pio­na­je. Al­gu­nas de las in­ves­ti­ga­cio­nes es­pe­cia­les con­tra la for­ma­ción de Igle­sias fue­ron eje­cu­ta­das des­de los pro­pios apa­ra­tos del Es­ta­do a tra­vés del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Las ma­nio­bras pa­ra bus­car da­tos de la Unos días des­pués de aque­llas elec­cio­nes ge­ne­ra­les de 2015 en las que Po­de­mos ob­tu­vo 69 diputados y se si­tuó co­mo la ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca en Es­pa­ña, la po­li­cía co­men­zó a di­fun­dir un in­for­me so­bre su su­pues­ta fi­nan­cia­ción ile­gal a tra­vés del ré­gi­men ira­ní. Pa­blo Igle­sias ha­cía un pro­gra­ma en His­pan TV (ca­de­na de te­le­vi­sión ira­ní) por el que co­bra­ba. Con ese he­cho, los po­li­cías que bus­ca­ban tra­pos su­cios cons­tru­ye­ron un re­la­to pa­ra cul­pa­bi­li­zar a la for­ma­ción de fi­nan­ciar­se ile­gal­men­te.

El re­la­to po­li­cial lle­gó a la Au­dien­cia Na­cio­nal y al Tri­bu­nal Su­pre­mo, que ar­chi­va­ron las de­nun­cias que otros pre­sen­ta­ron apro­ve­chan­do el in­for­me que ma­ne­ja­ba In­te­rior. Tras aquel epi­so­dio, el lí­der de la for­ma­ción tu­vo que des­men­tir otra in­ves­ti­ga­ción im­pul­sa­da des­de la bri­ga­da po­lí­ti­ca de la po­li­cía a tra­vés de un con­fi­den­te ve­ne­zo­lano. Los da­tos sos­te­nían, con do­cu­men­tos su­pues­ta­men­te ofi­cia­les, que el lí­der de Po­de­mos ha­bía co­bra­do 272.000 dó­la­res —242.400 eu­ros— del Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro en el pa­raí­so fis­cal de Gra­na­di­nas. El in­for­me que acre­di­ta­ba el pa­go era tan fal­so co­mo la no­ti­cia por la que el Mi­nis­te­rio del In­te­rior con­ce­dió un per­mi­so ex­tra­or­di­na­rio de re­si­den­cia en Es­pa­ña al con­fi­den­te que la fa­ci­li­tó.

Po­de­mos es­tá per­so­na­do en la causa abier­ta en la Au­dien­cia Na­cio­nal con­tra el co­mi­sa­rio ju­bi­la­do Jo­sé Ma­nuel Villarejo y ha pe­di­do que se in­ves­ti­gue si la tra­ma po­li­cial usa­ba a un grupo de pe­rio­dis­tas pa­ra di­fun­dir sus bu­los y da­ñar a la for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.