Villarejo ofre­cía a sus clien­tes “in­to­xi­ca­ción in­for­ma­ti­va”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Con­tra­to de publicidad

La es­tra­te­gia de co­lo­car in­for­ma­ción fal­sa o “ave­ria­da” en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no era una ob­se­sión del co­mi­sa­rio ju­bi­la­do Jo­sé Ma­nuel Villarejo sino una ne­ce­si­dad pa­ra las ac­ti­vi­da­des de su em­pre­sa Cenyt. En su pre­sun­ta or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal se ofre­cía a los clien­tes, en­tre otros ser­vi­cios, “ma­nio­bras de in­to­xi­ca­ción in­for­ma­ti­va” pa­ra des­tro­zar la repu­tación de po­lí­ti­cos, em­pre­sas o par­ti­cu­la­res.

La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción in­ves­ti­ga si pe­rio­dis­tas pu­bli­ca­ron in­for­ma­cio­nes fal­sas, con pleno co­no­ci­mien­to, pa­ra be­ne­fi­ciar a Villarejo y a sus clien­tes, se­gún ha po­di­do sa­ber EL PAÍS de fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción. Se­gún las pri­me­ras pistas, la con­tra­pres­ta­ción pu­do ser eco­nó­mi­ca o sim­ple­men­te me­dian­te el su­mi­nis­tro de nue­va in­for­ma­ción.

El pro­yec­to “King” (rey en in­glés), la pri­me­ra pie­za de la in­ves­ti­ga­ción del ca­so Tan­dem que le con­du­jo a la cár­cel en no­viem­bre de 2017, arro­ja da­tos y su­pues­tos pa­gos a pe­rio­dis­tas pa­ra des­truir la repu­tación de Ga­briel Mbe­ga Li­ma, Gabry, mi­nis­tro de Mi­nas e Hi­dro­car­bu­ros de Gui­nea Ecua­to­rial y can­di­da­to a su­ce­der en la pre­si­den­cia de la an­ti­gua co­lo­nia es­pa­ño­la a Teo­do­ro Obiang.

El pre­cio del de­no­mi­na­do Pro­yec­to King se es­ta­ble­ció en mar­zo de 2012 en 5,3 mi­llo­nes de eu­ros , y el clien­te fue Fran­cis­co Me­nén­dez, el abogado en Es­pa­ña de Ge­pe­trol, la pe­tro­le­ra na­cio­nal ecua­to­gui­nea­na. El ob­je­ti­vo, con­tra­rres­tar las in­for­ma­cio­nes de El PAÍS so­bre Teo­do­ro Obiang Ngue­ma Man­gue, Teo­do­rín, otro des­cen­dien­te del pre­si­den­te afri­cano en­fren­ta­do a Ga­briel por la ca­rre­ra su­ce­so­ria. Se­gún los au­dios y do­cu­men­tos in­ter­ve­ni­dos al ex­po­licía es­te con­fe­só a su clien­te que ha­bía em­plea­do “par­te” del pa­go re­ci­bi­do pa­ra ini­ciar una cam­pa­ña de “in­to­xi­ca­ción in­for­ma­ti­va” con­tra Ga­briel Mbe­ga y con­tra­rres­tar las in­for­ma­cio­nes de es­te pe­rió­di­co so­bre Teo­do­rín.

Un re­por­ta­je de El PAÍS pu­bli­ca­do el 4 de mar­zo de 2012 ba­jo el tí­tu­lo El ni­ño mi­ma­do sa­quea Gui­nea ace­le­ró el “plan de ac­ción” de Villarejo. “A par­tir de ma­ña­na van a em­pe­zar a sa­car co­sas pa­ra fre­nar el te­ma de EL PAÍS”, anun­cia el co­mi­sa­rio a Me­nén­dez, el abogado que re­pre­sen­ta­ba al en­torno de Teo­do­rín. El po­li­cía afir­ma a su clien­te que es­tán pa­gan­do a de­ter­mi­na­dos pe­rio­dis­tas sin men­cio­nar­los, se­gún ade­lan­tó Voz­pó­pu­li y con­fir­man fuen­tes ju­di­cia­les.

“Par­te de la in­ves­ti­ga­ción la he­mos des­via­do pa­ra la cues­tión del te­ma de la pren­sa. Por­que los pe­rio­dis­tas son muy hi­jos de pu­ta y es­ta gente tie­ne to­do el po­der del mun­do”, aña­dió el co­mi­sa­rio ju­bi­la­do Villarejo. Las in­for­ma­cio­nes con­tra Ga­briel Mbe­ga se ini­cia­ron fi­nal­men­te en Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal. En­tre la do­cu­men­ta­ción del Pro­yec­to King in­ter­ve­ni­da al ex­co­mi­sa­rio, la Uni­dad de Asun­tos In­ter­nos de la Po­li­cía ha lo­ca­li­za­do un do­cu­men­to que re­co­ge, se­gún des­ta­ca un in­for­me po­li­cial, “un con­tra­to de publicidad en­tre Cenyt (la em­pre­sa de Villarejo) y Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal”.

Al­fon­so Ro­jo, di­rec­tor de Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal, nie­ga ha­ber co­bra­do del ex­co­mi­sa­rio ni de su em­pre­sa. “Ni yo, ni na­die de Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal ha co­bra­do de Villarejo ni de Cenyt. Ese con­tra­to no exis­te y si exis­tie­ra es un mon­ta­je”.

El pe­rio­dis­ta ex­pli­ca así la pu­bli­ca­ción en su me­dio de las no­ti­cias con­tra­rias al mi­nis­tro gui­neano: “Gem­ma Al­ca­lá (mu­jer de Villarejo) me pi­dió abrir un blog so­bre Gui­nea Ecua­to­rial en Pe­rio­dis­ta Di­gi­tal. Lue­go nos pi­die­ron las cla­ves pa­ra po­der ac­ce­der a nues­tra web y pu­bli­car los con­te­ni­dos del blog. Con­ser­vo los co­rreos. No co­bra­mos na­da por­que nos da trá­fi­co y fun­cio­nó en las mis­mas con­di­cio­nes que el res­to de blogs que al­ber­ga nues­tro me­dio”. El pe­rio­dis­ta aña­de que la per­so­na que so­li­ci­tó las cla­ves de ac­ce­so pa­ra vol­car los con­te­ni­dos fue una hi­ja de Fer­nán­dez-Chi­co, uno de los Di­rec­to­res Ge­ne­ra­les Ope­ra­ti­vos (DAO) pa­ra los que tra­ba­jó Villarejo, que en­ton­ces tra­ba­ja­ba en Cenyt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.