El Go­bierno fran­cés quie­re ba­jar im­pues­tos tras la cri­sis de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Aban­dono de zo­nas ru­ra­les

Más de un mi­llón y me­dio de fran­ce­ses han con­tri­bui­do al gran de­ba­te, par­ti­ci­pan­do en más de 10.000 reunio­nes locales en­tre me­dia­dos de enero yme­dia­dos de mar­zo, en­vian­do sus con­tri­bu­cio­nes por In­ter­net o es­cri­bien­do sus pe­ti­cio­nes en los cua­der­nos de que­jas —tér­mino con el que se de­sig­nó una con­sul­ta si­mi­lar en 1789, al ini­cio de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa— dis­po­ni­bles en los mu­ni­ci­pios. En un ac­to en el Grand Pa­lais en Pa­rís, los or­ga­ni­za­do­res del gran de­ba­te, los ex­per­tos enMa­las no­ti­cias pa­ra Ale­xan­dre Be­na­lla y, tam­bién, pa­ra el Elí­seo, que no lo­gra des­pren­der­se del es­cán­da­lo que su­pu­so su la­xa res­pues­ta so­bre el ca­so del exa­se­sor de se­gu­ri­dad del pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron que ca­yó en des­gra­cia des­pués de que se su­pie­ra que se hi­zo pa­sar por po­li­cía du­ran­te las ma­ni­fes­ta­cio­nes del 1 de ma­yo del año pa­sa­do. Ca­si un año des­pués, el af­fai­re Be­na­lla, que el Go­bierno qui­so hacer car­ga­dos de pro­ce­sar el alud de da­tos, y el pri­mer mi­nis­tro ofre­cie­ron ayer una pri­me­ra sín­te­sis.

El gran de­ba­te re­ve­la una Fran­cia que quie­re me­nos im­pues­tos. Con­si­de­ra que es­tos pe­san de­ma­sia­do so­bre las cla­ses me­dias y que ahora la car­ga fis­cal es­tá mal re­par­ti­da. Cree que quie­nes pagan más de­ben con­tri­buir más. Al mis­mo tiem­po, asu­me la ne­ce­si­dad de re­cor­tar el gas­to pú­bli­co. Los re­cor­tes de­be­rían cen­trar­se en el gas­to mi­li­tar y las ayu­das a la vi­vien­da, se­gún el in­for­pa­sar por una me­ra “tor­men­ta de ve­rano” pe­ro que lle­va ya va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes abier­tas —ju­di­cia­les y par­la­men­ta­rias— que ca­da vez com­pli­can más la his­to­ria, vuel­ve a to­mar fuer­za. Y con im­pli­ca­cio­nes im­pre­vi­si­bles. Por­que que la jus­ti­cia ha­ya de­ci­di­do abrir dos in­ves­ti­ga­cio­nes pre­li­mi­na­res más so­bre quien fue­ra uno de los hom­bres de con­fian­za de Ma­cron no es, a es­tas al­tu­ras, tan­ta no­ti­cia. El pro­ble­ma pa­ra el Elí­seo es que una de esas in­ves­ti­me. En Fran­cia el gas­to pú­bli­co re­pre­sen­ta el 56,8% del pro­duc­to in­te­rior bru­to, el se­gun­do más ele­va­do de la OCDE, y es­te es el que más im­pues­tos re­cau­da res­pec­to al PIB, un 46,3%. Tam­bién es uno de los paí­ses con po­lí­ti­cas fis­ca­les más re­dis­tri­bu­ti­vas.

El ba­lan­ce de Phi­lip­pe pro­vo­có de in­me­dia­to crí­ti­cas a iz­quier­da y de­re­cha. Se le acu­sa de sa­car las con­clu­sio­nes erró­neas. “Los fran­ce­ses no tie­nen una ‘to­le­ran­cia fis­cal ce­ro”, di­jo, ci­tan­do una frase del pri­mer mi­nis­tro, el dipu­tado ga­cio­nes que pue­den dar lu­gar a fu­tu­ros nue­vos que­bra­de­ros de ca­be­za ju­di­cia­les afec­ta tam­bién a un hom­bre im­por­tan­te en la je­rar­quía del pa­la­cio pre­si­den­cial: Patrick Strzo­da, el je­fe de ga­bi­ne­te de Ma­cron.

Se­gún anun­ció la fis­ca­lía de Pa­rís, la in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar que afec­ta a Strzo­da se re­fie­re a “fal­so tes­ti­mo­nio” y res­pon­de a las in­for­ma­cio­nes que le trans­mi­tió el Se­na­do des­pués de con­cluir una co­mi­sión se­na­toLa re­vuel­ta de los cha­le­cos ama­ri­llos es­ta­lló en no­viem­bre de 2018 co­mo una pro­tes­ta con­tra la ta­sa al car­bu­ran­te. El au­men­to per­ju­di­ca­ba es­pe­cial­men­te a los fran­ce­ses que vi­ven en ciu­da­des pe­que­ñas y me­dia­nas y ne­ce­si­tan el au­to­mó­vil pa­ra mo­ver­se. La pren­da fluo­res­cen­te que es obli­ga­to­rio te­ner en el co­che se con­vir­tió en su sím­bo­lo. Con blo­queos en ca­rre­te­ras y ro­ton­das y ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­da sá­ba­do, po­co con­cu­rri­das pe­ro al­gu­nas vio­len­tas, pu­sie­ron pa­tas arri­ba la agen­da del re­for­mis­ta Ma­cron, en el po­der des­de 2017.

Co­mo res­pues­ta, el pre­si­den­te se sa­có de la man­ga la idea del gran de­ba­te, un ejer­ci­cio de de­mo­cra­cia de­li­be­ra­ti­va con po­cos pre­ce­den­tes en el país. Es lla­ma­ti­vo que la in­mi­gra­ción, ob­se­sión re­cu­rren­te en la dis­cu­sión pú­bli­ca, ape­nas ha­ya si­do te­ma en el de­ba­te. La lec­ción, pa­ra el Go­bierno, es la ne­ce­si­dad de es­cu­char más a los ciu­da­da­nos: el ejer­ci­cio po­dría pro­lon­gar­se ba­jo otras for­mas. “Ya no po­dre­mos go­ber­nar co­mo an­tes”, di­jo Phi­lip­pe.

Ade­más de que­rer pa­gar me­nos im­pues­tos, los fran­ce­ses se que­jan del des­man­te­la­mien­to de los ser­vi­cios pú­bli­cos en las zo­nas ru­ra­les, la com­ple­ji­dad de la bu­ro­cra­cia y la le­ja­nía de los fun­cio­na­rios. No cues­tio­nan el cen­tra­lis­mo, pe­ro quie­ren al Es­ta­do más cer­ca. Phi­lip­pe lo re­su­mió en tér­mi­nos psi­co­ló­gi­cos: “Es el ais­la­mien­to, el aban­dono, la in­di­fe­ren­cia, la fal­ta de atención y de con­si­de­ra­ción. Vi­vi­mos en un país en el que, en al­gu­nos lu­ga­res, ya no nos ve­mos, ya no nos ha­bla­mos”. A es­to se aña­de la des­con­fian­za cre­cien­te en las éli­tes po­lí­ti­cas: no tan­to el al­cal­de, sino el dipu­tado.

Muchas de las me­di­das que, du­ran­te es­tos me­ses, han re­fren­da­do los par­ti­ci­pan­tes en el gran de­ba­te ya fi­gu­ran en el pro­gra­ma del Go­bierno fran­cés. La ba­ja­da de im­pues­tos, por ejem­plo, o la re­duc­ción del nú­me­ro de par­la­men­ta­rios. El pro­ble­ma pa­ra Ma­cron, que en las pró­xi­mas se­ma­rial una lar­ga in­ves­ti­ga­ción del ca­so Be­na­lla que de­nun­ció “gra­ves dis­fun­cio­nes” en el Elí­seo en torno a es­te es­cán­da­lo y que im­pli­ca­ba po­ten­cial­men­te a va­rios al­tos co­la­bo­ra­do­res de Ma­cron, en­tre ellos su je­fe de Ga­bi­ne­te.

Fue Strzo­da quien au­to­ri­zó a Be­na­lla a par­ti­ci­par en la ma­ni­fes­ta­ción del Pri­me­ro de Ma­yo de 2018. En sus con­clu­sio­nes, la co­mi­sión se­na­to­rial cri­ti­có du­ra­men­te no so­lo a Strzo­da, sino tam­bién a otros al­tos car­gos del Elí­seo, in­clui­da la mano de­re­cha de Ma­cron, Ale­xis Koh­ler, a quien acu­só de “omi­sio­nes, in­cohe­ren­cias y con­tra­dic­cio­nes” cuan­do fue lla­ma­do a de­cla­rar an­te los se­na­do­res. Al­go que el Elí­seo con­si­de­ró una de­cla­ra­ción de gue­rra del bra­zo le­gis­la­ti­vo.

La se­gun­da nue­va in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar abier­ta, en es­te nas empezará a des­gra­nar sus pro­pues­tas, se­rá cua­drar el círcu­lo: ba­jar im­pues­tos y en­con­trar dón­de re­cor­tar el gas­to sin causar otra su­ble­va­ción. Ocon­ju­gar la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, una exi­gen­cia que en Fran­cia cuen­ta con un res­pal­do am­plio, con la ne­ga­ti­va de las mis­mas per­so­nas a pa­gar más por la ga­so­li­na o el ga­só­leo. Reclamaciones es­te­la­res de los cha­le­cos ama­ri­llos, co­mo una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra per­mi­tir un re­fe­rén­dum de ini­cia­ti­va ciudadana, ape­nas han apa­re­ci­do en el gran de­ba­te.

Y es­ta di­fe­ren­cia tie­ne una ex­pli­ca­ción. Los fran­ce­ses que han par­ti­ci­pa­do en el de­ba­te no son los mismos de las protestas. En­tre los pri­me­ros ha­bía mu­chos ciu­da­da­nos con tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio; no así en­tre los se­gun­dos. Es la bre­cha edu­ca­ti­va, que en Fran­cia es una bre­cha de cla­se. El pro­gra­ma que emer­ge del de­ba­te po­dría des­cri­bir­se co­mo re­for­mis­ta; al­gu­nas exi­gen­cias de los cha­le­cos ama­ri­llos cues­tio­na­ban el sis­te­ma de arri­ba aba­jo. Ni unos ni otros son to­da Fran­cia. Re­pre­sen­tan una par­te muy pe­que­ña de la po­bla­ción. El pue­blo, tan in­vo­ca­do, no se de­ja apre­sar en de­fi­ni­cio­nes sen­ci­llas. ca­so so­lo con­tra Be­na­lla, se de­be a las sos­pe­chas de que no ha­bría si­do to­tal­men­te cla­ro en su de­cla­ra­ción an­te la Al­ta Au­to­ri­dad por la Trans­pa­ren­cia de la Vi­da Pú­bli­ca por la que pa­san de­ter­mi­na­dos car­gos pú­bli­cos.

Des­de que fue des­pe­di­do del Elí­seo, el pa­sa­do ju­lio y so­lo des­pués de que el dia­rio Le Mon­de re­ve­la­ra que en la ma­ni­fes­ta­ción del 1 de ma­yo gol­peó a dos ma­ni­fes­tan­tes ha­cién­do­se pa­sar por po­li­cía, el ca­so Be­na­lla ha si­do una cons­tan­te fuen­te de sor­pre­sas, ma­las en su ma­yo­ría pa­ra el Eje­cu­ti­vo. El jo­ven exa­se­sor de se­gu­ri­dad de Ma­cron, de­te­ni­do pre­ven­ti­va­men­te en va­rias oca­sio­nes en los pa­sa­dos me­ses, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do ya en va­rias cau­sas, en­tre otras por uso in­de­bi­do de pa­sa­por­tes di­plo­má­ti­cos y por por­tar un ar­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.