Co­mín fi­cha por Puig­de­mont pa­ra las eu­ro­peas y quie­re man­te­ner el es­ca­ño con ERC

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

uan­do Es­pa­ña en­tró en la Co­mu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea, una bue­na par­te de los ceu­tíes no eran es­pa­ño­les, a pe­sar de que ha­bían na­ci­do en Ceu­ta, de pa­dres ceu­tíes, y, no po­cos, de abue­los tam­bién ceu­tíes, pe­ro se­guían te­nien­do el pa­sa­por­te ver­de de Ma­rrue­cos. Es­ta ano­ma­lía se arre­gló pron­to y, a co­mien­zos de la dé­ca­da de 1990, to­dos los ceu­tíes de ori­gen ma­rro­quí (así co­mo los me­li­llen­ses) te­nían la na­cio­na­li­dad que les co­rres­pon­día por na­ci­mien­to. Se re­pa­ró en­ton­ces una in­jus­ti­cia que se arras­tra­ba des­de tiem­pos del Pro­tec­to­ra­do, pe­ro se des­per­ta­ron a la vez unos te­mo­res que no so­lo han azu­za­do los po­lí­ti­cos más pa­trio­te­ros y xe­nó­fo­bos, sino in­clu­so al­gu­nos mi­nis­te­rios. Mu­chos vie­ron las pri­me­ras elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de 1995 co­mo el fin de la es­pa­ño­li­dad de las ciu­da­des.

Ca­si vein­ti­cin­co años des­pués, no so­lo no se ha pro­du­ci­do ese vuel­co, sino que Ceu­ta es un bas­tión del PP. Has­ta ahora, cuan­do pa­re­ce lo va a per­der, y no a manos de unos is­la­mis­tas bar­bu­dos, sino de esa erupción que le ha sa­li­do a la de­re­cha lla­ma­da Vox, que pue­de ga­nar con un dis­cur­so que, en­tre otras so­fla­mas trum­pia­nas so­bre le­van­tar mu­ros, in­sis­te en pro­fe­ti­zar una ma­rro­qui­ni­za­ción fic­ti­cia: la po­bla­ción mu­sul­ma­na de Ceu­ta nun­ca ha vo­ta­do a par­ti­dos que pre­co­ni­cen la in­te­gra­ción en Ma­rrue­cos. Vox cre­ce so­bre un cuen­to asus­ta­ni­ños que se des­min­tió ha­ce La di­rec­ción del PDe­CAT mos­tró ayer in­di­fe­ren­cia an­te las que­jas de la que fue lí­der del par­ti­do, Mar­ta Pas­cal, tras afir­mar que no des­car­ta im­pul­sar una nue­va for­ma­ción y avi­sar de que Ca­ta­lu­ña no pue­de ser go­ber­na­da des­de Wa­ter­loo. Mí­riam No­gue­ras, vi­ce­pre­si­den­ta del PDe­cAT y nú­me­ro tres de Junts per Ca­ta­lun­ya el 28-A, re­cal­có que las prio­ri­da­des de la for­ma­ción son otras. “No es el par­ti­do; es el país; los pre­sos y los exi­lia­dos y se­ña­lar las men­ti­ras y ma­ni­pu­la­ción del Es­ta­do”.

La can­di­da­ta re­ve­ló que Pas­cal no les ha­bía tras­la­da­do con an­te­la­ción esas que­jas ni tam­po­co acla­ró si sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes com­por­ta­rían la aper­tu­ra de un ex­pe­dien­te. “To­das las de­ci­sio­nes que to­ma­mos han si­do ra­ti­fi­ca­das por los aso­cia­dos”, in­sis­tió. Y no ne­gó tam­po­co la ma­yor so­bre el po­der de Wa­ter­loo: “No es un par­ti­do sec­ta­rio. Nos man­te­ne­mos y no nos mo­ve­re­mos de aquí. Su­ma­mos to­dos: des­de Wa­ter­loo y des­de la cár­cel pa­ra avan­zar en la in­de­pen­den­cia”. To­rra re­pli­có a Pas­cal que Ca­ta­lu­ña se di­ri­ge des­de el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat aun­que ce­rró fi­las con Puig­de­mont por un “mí­ni­mo de leal­tad po­lí­ti­ca”. “Ha­blo con él a dia­rio”, di­jo.

La con­fec­ción de las lis­tas del PDe­CAT, que con­cu­rre co­mo Junts per Ca­ta­lun­ya, lle­vó a la for­ma­ción al bor­de del cisma al pri­mar a los po­lí­ti­cos afi­nes al re­le­gan­do a los más prag­má­ti­cos co­mo Car­les Cam­pu­zano, que no re­pe­ti­rá. Arro­pa­do por Pas­cal y el ex­di­ri­gen­te con­ver­gen­te Lluis Re­co­der, Cam­pu­zano pre­sen­tó ayer su li­bro

“Es muy evi­den­te”, di­jo su­mán­do­se a la te­sis de Pas­cal, “que en el in­de­pen­den­tis­mo hay la ne­ce­si­dad de una fuer­za po­lí­ti­ca tran­qui­la, se­re­na”. un cuar­to de si­glo. Y si ya es te­rri­ble que di­cho cuen­to cua­je al nor­te de Gi­bral­tar, no hay quien en­tien­da que triun­fe en Ceu­ta, don­de to­do el mun­do se co­no­ce y se sa­lu­da en el Re­ve­llín a la caí­da de la tar­de, y los de­seos e in­ten­cio­nes del ve­cino son tan trans­pa­ren­tes.

Una tar­de en el Zo­co del Prín­ci­pe, el ba­rrio fron­te­ri­zo don­de se am­bien­tó la fa­mo­sa se­rie de Te­le­cin­co, la fa­ve­la que la gen­te de bien no se atre­ve a pi­sar, pue­de acla­rar muchas ideas con­fu­sas. A Ab­del­ka­mil Ka­mal, el vo­lun­ta­rio­so pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Ve­ci­nos, le en­can­ta re­ci­bir vi­si­tas, en­se­ñar el ba­rrio y ha­cer­se sel­fis con sus in­vi­ta­dos pa­ra de­mos­trar en Fa­ce­book que no es tan fie­ro el lu­gar co­mo lo pin­tan. La ex­pli­ca­ción de la po­si­ble vic­to­ria de Vox se en­cuen­tra ahí: ca­si nin­guno de sus ve­ci­nos tie­ne pen­sa­do ir a vo­tar. Los que no tie­nen un lío con la po­li­cía y des­con­fían de cual­quier ce­re­mo­nia ci­vil, son, sim­ple­men­te, pa­so­tas que per­ci­ben Es­pa­ña y sus cui­tas co­mo al­go tan ajeno co­mo las lu­nas de Jú­pi­ter. La des­mo­vi­li­za­ción de es­te elec­to­ra­do per­tur­ba mu­cho el ma­pa elec­to­ral y ha da­do una ven­ta­ja des­pro­por­cio­na­da al PP, que so­lía sa­car en­tre el 40% y el 50% de los su­fra­gios (al­gu­nos de ellos, de vo­tan­tes de ori­gen mu­sul­mán, pues vo­tan a to­dos los par­ti­dos).

La pa­ra­do­ja es ate­rra­do­ra: Vox pue­de ga­nar por las ra­zo­nes que in­va­li­dan su dis­cur­so. Si de ver­dad hu­bie­ra una ma­rro­qui­ni­za­ción, Vox no po­dría for­mar una ma­yo­ría, ni si­quie­ra con la abs­ten­ción pre­vis­ta. En otras pa­la­bras: la vic­to­ria de Vox es la re­fu­ta­ción de su avi­so de que vie­ne el lo­bo. Fal­ta que al­guien lo vea. O que en El Prín­ci­pe se ani­men a vo­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.