Ma­cron, el hal­cón de las ne­go­cia­cio­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Le com­pa­ran con De Gau­lle, el hom­bre que di­jo no, o con Na­po­león, que que­ría con­quis­tar el con­ti­nen­te. Em­ma­nuel Ma­cron, que siem­pre se ha vis­to co­mo un lí­der eu­ro­peo, no tie­ne un pa­pel di­rec­to en la ne­go­cia­ción del Bre­xit, pe­ro su voz se es­cu­cha, y pe­sa, en ca­da nue­vo epi­so­dio del psi­co­dra­maen­tre el Reino Uni­do y el res­to de la UE.

Mien­tras que otros lí­de­res se mues­tran con­ci­lia­do­res o en­vuel­ven sus men­sa­jes en un al­go­dón di­plo­má­ti­co, él es el que po­ne con­di­cio­nes y el que tie­ne pri­sa por re­sol­ver­lo to­do cuan­to an­tes. El hom­bre de los pe­ros y de los noes.

El re­par­to de pa­pe­les —Ma­cron co­mo po­li ma­lo y la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­laMer­kel co­mo po­li bue­na— tie­ne al­go de tra­zo grue­so. “Ho­nes­ta­men­te, no creo que se co­rres­pon­da con la reali­dad”, di­jo ayer un con­se­je­ro del pre­si­den­te fran­cés, que pi­dió ano­ni­ma­to. Lo ocu­rri­do, des­de que en 2016 los bri­tá­ni­cos de­ci­die­ron en re­fe­rén­dum sa­lir de la UE, ha si­do más bien lo con­tra­rio, se­gún es­ta fuen­te. Pe­se a las di­vi­sio­nes que las­tran el pro­yec­to co­mún, pe­se al au­ge de di­ri­gen­tes po­pu­lis­tas y eu­ro­es­cép­ti­cos que po­drían ha­ber sim­pa­ti­za­do con Lon­dres, los 27 —in­clui­do el vie­jo mo­tor fran­co-ale­mán— han ac­tua­do co­mo un blo­que an­te el Bre­xit.

Y, sin em­bar­go, Ma­cron ha en­ca­be­za­do el gru­po de los re­ti­cen­tes a ha­cer con­ce­sio­nes. El úl­ti­mo epi­so­dio es la dis­cu­sión so­bre un apla­za­mien­to en la sa­li­da del Reino Uni­do. La se­ma­na pa­sa­da, el pre­si­den­te fran­cés se de­cla­ró dis­pues­to a asu­mir el Bre­xit sin acuer­do y que la pró­rro­ga “no tie­ne na­da de evi­den­te ni de au­to­má­ti­ca”. La po­si­ción evo­lu­cio­nó ayer al acep­tar Pa­rís que es­ta pró­rro­ga es po­si­ble, pe­ro ba­jo con­di­cio­nes dra­co­nia­nas: el Reino Uni­do de­be­ría que­dar­se sin vo­to en la UE du­ran­te es­te tiem­po ex­tra. Y, en to­do ca­so, la pró­rro­ga de­be­ría ser bre­ve. “Un año nos pa­re­ce­ría de­ma­sia­do”, di­jo la fuen­te ci­ta­da.

Los men­sa­jes a los bri­tá­ni­cos, ex­pli­cán­do­les que han si­do víc­ti­mas de un gran en­ga­ño por par­te de po­lí­ti­cos irres­pon­sa­bles, re­fuer­zan la ima­gen de hal­cón. “Se min­tió a la gen­te y lo que vo­ta­ron [en el re­fe­rén­dum] no era po­si­ble”, di­jo en enero.

Es un men­sa­je a los bri­tá­ni­cos, y a los fran­ce­ses. Por­que, cuan­do Ma­cron ha­bla del Bre­xit, es­tá ha­blan­do de los po­pu­lis­tas y de los na­cio­na­lis­tas de su país. Del Fren­te Na­cio­nal (re­bau­ti­za­do co­mo Rea­gru­pa­mien­to Na­cio­nal) y de los cha­le­cos ama­ri­llos. En Fran­cia, país con el prin­ci­pal puer­to que co­nec­ta el con­ti­nen­te con las is­las, el Bre­xit es po­lí­ti­ca in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.