Echar­se al mon­te o vol­ver a la ciu­dad

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Des­pués de su ac­tua­ción del jue­ves pa­sa­do, el abo­ga­do Jor­di Pina de­ci­de ha­cer vo­to de si­len­cio. Has­ta cier­to pun­to es un in­con­ve­nien­te, por­que la jor­na­da se pre­vé plo­mi­za —si­gue el des­fi­le de guar­dias ci­vi­les y po­li­cías con­tan­do que no es tan pa­cí­fi­co el in­de­pen­den­tis­ta co­mo lo pin­tan— y sus sa­li­das de tono sue­len ha­cer las de­li­cias de la afi­ción, le dan opor­tu­ni­dad al juez Mar­che­na pa­ra lu­cir­se y la pren­sa con­si­gue ras­car al­gún ti­tu­lar pa­ra sa­lir del pa­so. Pe­ro, des­pués de la pau­sa del me­dio­día, el abo­ga­do de Oriol Jun­que­ras co­rre so­lí­ci­to a lle­nar el va­cío. —Es su turno, don An­dreu. La se­cuen­cia no tie­ne des­per­di­cio. El pre­si­den­te del tri­bu­nal, que tam­bién las ha te­ni­do tie­sas con el abo­ga­do de Jun­que­ras por su for­ma, mu­chas ve­ces des­pec­ti­va, de in­te­rro­gar a los tes­ti­gos, se di­ri­ge a Van den Eyn­de por su nom­bre —tal vez pa­ra no te­ner que pro­nun­ciar de for­ma in­co­rrec­ta su ape­lli­do— y lo in­vi­ta a for­mu­lar su tan­da de pre­gun­tas. El tes­ti­go que tie­ne de­lan­te es un po­li­cía, pe­ro no uno cual­quie­ra, sino el co­mi­sa­rio prin­ci­pal que coor­di­na­ba las en­tra­das en los co­le­gios elec­to­ra­les du­ran­te el 1 de oc­tu­bre. Al igual que los agen­tes que le han pre­ce­di­do y que le se­gui­rán, el po­li­cía re­la­ta a pre­gun­tas del fis­cal que, aque­lla ma­ña­na llu­vio­sa de do­min­go, el re­ci­bi­mien­to en los co­le­gios fue tre­men­da­men­te hos­til. In­sul­tos, ame­na­zas, pa­ta­das y una re­sis­ten­cia pa­si­va que se con­ver­tía en ac­ti­va na­da más ver­los lle­gar. Los ya fa­mo­sos “bi­no­mios” de Mos­sos d’Es­qua­dra fue­ron so­lo con­vi­da­dos de pie­dra. “No nos ofre­cie­ron ayu­da en nin­gún mo­men­to. Te­nían una ac­ti­tud con­tem­pla­ti­va”, lle­ga a de­cir el agen­te. El abo­ga­do Van den Eyn­de pre­gun­ta en­ton­ces al po­li­cía si los an­ti­dis­tur­bios que él coor­di­na­ba te­nían al­gún pro­to­co­lo pa­ra in­ten­tar me­diar con la gen­te an­tes de em­pren­der­la a po­rra­zos.

—¿Qué te­nía que ha­cer el agen­te que lle­ga­ra? ¿Qué le te­nía que de­cir a la gen­te? ¿Ta­reas de me­dia­ción?

—Creo que lo he ex­pli­ca­do. Ade­más, per­mí­ta­me se­ñor le­tra­do, us­ted es­tu­vo en el co­le­gio Do­lors Mon­ser­dà, sa­be per­fec­ta­men­te cómo se pro­du­cían las in­ter­ven­cio­nes en los co­le­gios. De he­cho us­ted hi­zo me­dia­ción con el res­pon­sa­ble del co­le­gio que fue allí, que ven­drá y lo con­ta­rá, por­que él me ha di­cho que era a us­ted al que le hi­zo en­tre­ga del au­to...

La res­pues­ta del po­li­cía de­ja he­la­do a Van den Eyn­de, pe­ro so­bre to­do sor­pren­de a Ja­vier Me­le­ro, el abo­ga­do de Joa­quim Form, que abre los ojos co­mo pla­tos, mi­ra a su co­le­ga, tra­ga sa­li­va y, fi­nal­men­te, lle­ván­do­se la mano iz­quier­da al cue­llo, de­ci­de co­ger el va­so y be­ber agua. Una vez más, la fron­te­ra en­tre los abo­ga­dos que quie­ren sa­car a sus clien­tes a to­da cos­ta y aque­llos que lle­ga­ron al jui­cio sien­do ac­ti­vis­tas y se irán por el mis­mo sen­de­ro se ha­ce muy pa­ten­te. En el ecua­dor del jui­cio, que pa­re­ce que se alar­ga­rá has­ta me­dia­dos de ju­nio, se es­tán pro­du­cien­do he­chos sig­ni­fi­ca­ti­vos den­tro y fue­ra del Sa­lón de Ple­nos que ha­blan de esas dos ac­ti­tu­des. Una, co­mo Van den Eyn­de, quie­re se­guir ade­lan­te, cues­te lo que cues­te, con el pul­so al Es­ta­do de de­re­cho, y otra, co­mo Me­le­ro, pre­fie­re uti­li­zar las ar­mas de la le­ga­li­dad pa­ra mi­ni­mi­zar da­ños y vol­ver al sen­de­ro de la ley y la Cons­ti­tu­ción.

Des­de fue­ra, esas ac­ti­tu­des es­tán re­pre­sen­ta­das por Car­les Puig­de­mont, de un la­do, y por Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, de otro. El ex­pre­si­dent si­gue pre­sio­nan­do a su su­ce­sor im­pues­to pa­ra que si­ga desafian­do al Es­ta­do mien­tras el ex­je­fe de los Mos­sos en­vía un es­cri­to a la Au­dien­cia Na­cio­nal en el que se des­mar­ca del in­de­pen­den­tis­mo y reite­ra su “res­pe­to” a la Cons­ti­tu­ción. Unos si­guen echán­do­se al mon­te y otros quie­ren vol­ver a la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.