El cam­bio cli­má­ti­co se con­vier­te en el prin­ci­pal ries­go a me­dio pla­zo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El cam­bio cli­má­ti­co es, jun­to con las desave­nen­cias po­lí­ti­cas y un con­tex­to de cre­cien­tes de­sigual­da­des, “el ries­go cla­ve que po­dría re­ba­jar la po­ten­cial pro­duc­ción glo­bal en el me­dio pla­zo”, se­gún el in­for­me del FMI. Las im­pli­ca­cio­nes se­rían “par­ti­cu­lar­men­te se­ve­ras pa­ra al­gu­nos paí­ses vul­ne­ra­bles”. Los cálcu­los del Ban­co Mun­dial son que, si la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal si­gue su­bien­do al rit­mo que lo ha he­cho has­ta aho­ra, po­dría aca­rrear re­cor­tes de en­tre el 15% y el 25% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to (PIB) mun­dial.

“Es cla­ra­men­te un ries­go im­por­tan­te a me­dio pla­zo, y avan­za rá­pi­do mes a mes”, ex­pli­có el mar­tes en con­fe­ren­cia de pren­sa Gi­ta Go­pi­nath, eco­no­mis­ta-je­fa del Fon­do. “El ries­go es ur­gen­te so­bre to­do pa­ra los paí­ses con ba­jos in­gre­sos”, di­jo. Go­pi­nath ha­bló de la ne­ce­si­dad de que los paí­ses “in­cor­po­ren esos ries­gos y de cons­truir re­si­lien­cia” pa­ra los em­ba­tes del cli­ma. An­te ello, sub­ra­yó la ne­ce­si­dad de “una ma­yor coope­ra­ción mul­ti­la­te­ral”.

El Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co ya ad­vir­tió en oc­tu­bre de que, a los rit­mos de au­men­to ac­tua­les, “el ca­len­ta­mien­to glo­bal po­dría al­can­zar 1,5º por en­ci­ma de los ni­ve­les prein­dus­tria­les en­tre 2030 y 2052, tra­yen­do con­si­go ex­tre­mos de tem­pe­ra­tu­ra, pre­ci­pi­ta­cio­nes y se­quías. Ello pro­du­ci­ría “efec­tos hu­ma­ni­ta­rios de­vas­ta­do­res” y con­lle­va­ría “pér­di­das de pro­duc­ción se­ve­ras y per­sis­ten­tes en una am­plia ga­ma de eco­no­mías”.

Los paí­ses en desa­rro­llo de ba­jos re­cur­sos tie­nen an­te sí, ad­vier­te el in­for­me, el re­to de re­sis­tir “los em­ba­tes del cam­bio cli­má­ti­co y los po­ten­tes desas­tres na­tu­ra­les”. Re­du­cir los efec­tos co­la­te­ra­les de es­tos desas­tres, se­ña­la el Fon­do, re­que­ri­rá “in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ras cli­má­ti­ca­men­te in­te­li­gen­tes, in­cor­po­rar tec­no­lo­gías apro­pia­das y des­ple­gar re­des de se­gu­ri­dad so­cial bien di­ri­gi­das”.

Ya en enero, en el Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos, la directora del FMI, Ch­ris­ti­ne La­gar­de, ha­bló del cam­bio cli­má­ti­co y el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción co­mo los dos gran­des ries­gos pa­ra las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to. El cam­bio cli­má­ti­co, di­jo La­gar­de, “es un asun­to tan se­rio que, aun­que no lo pa­rez­ca, com­pe­te tam­bién a los ban­cos cen­tra­les y, por su­pues­to, al sec­tor fi­nan­cie­ro”.

En Es­ta­dos Uni­dos, el sec­tor más pro­gre­sis­ta del Par­ti­do De­mó­cra­ta ha co­lo­ca­do so­bre la me­sa el co­no­ci­do co­mo Green New Deal, una mo­vi­li­za­ción na­cio­nal de una en­ver­ga­du­ra colosal pa­ra des­car­bo­ni­zar la eco­no­mía. El gas­to desor­bi­ta­do que exi­gi­ría, con una ex­pan­sión del sec­tor pú­bli­co de la es­ca­la del New Deal pues­to en mar­cha tras la Gran De­pre­sión, ha lle­va­do a su fra­ca­so en el Con­gre­so. Pe­ro ha sus­ci­ta­do un aca­lo­ra­do de­ba­te en­tre los ac­ti­vis­tas me­dioam­bien­ta­les, que con­si­de­ran que el cam­bio cli­má­ti­co es un ries­go in­mi­nen­te y exis­ten­cial, y los crí­ti­cos que sos­tie­nen que son los mer­ca­dos los que de­ben li­de­rar la tran­si­ción des­de el car­bón a las ener­gías lim­pias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.