Una re­fe­ren­cia del de­re­cho pe­nal eco­nó­mi­co

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La re­cien­te muer­te del com­pa­ñe­ro y ami­go Mi­guel Ba­jo Fer­nán­dez (Ovie­do, 1945), ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal, ha pues­to de re­lie­ve su in­fluen­cia co­mo do­cen­te, co­mo in­ves­ti­ga­dor y co­mo prác­ti­co —co­mo abo­ga­do— del de­re­cho pe­nal es­pa­ñol du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo pa­sa­do y pri­me­ras del pre­sen­te. Ba­jo par­ti­ci­pó en al­gu­nos de los pro­ce­di­mien­tos pe­na­les más se­ña­la­dos de es­te país: des­de Ba­nes­to, Ru­ma­sa, Iber­corp o PSV has­ta Ban­kia o el ca­so Gür­tel, en el que ac­tuó co­mo de­fen­sor de Luis Bár­ce­nas.

El pro­fe­sor Ba­jo cur­só su ca­rre­ra en la Fa­cul­tad de De­re­cho de Ovie­do, por la que­me­re­ció el pre­mio ex­tra­or­di­na­rio de li­cen­cia­tu­ra, y fue dis­cen­te del que lue­go se­ría su­maes­tro, el pro­fe­sor Gon­za­lo Ro­drí­guez Mou­ru­llo. Tras una es­tan­cia du­ran­te la ela­bo­ra­ción de su te­sis doc­to­ral en el Max Planck Ins­ti­tu­te de Fri­bur­go de Bris­go­via, cer­ca del pro­fe­sor Jes­check, se in­cor­po­ró al equi­po de su maes­tro en la na­cien­te Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, de cu­ya es­cue­la des­de en­ton­ces si­guie­ron ma­nan­do otros pres­ti­gio­sos pe­na­lis­tas. Su­pe­ra­das con éxi­to las opo­si­cio­nes de ac­ce­so a la cá­te­dra en 1975 y tras ter­mi­nar ese cur­so en la Uni­ver­si­dad de Va­lla­do­lid, se re­in­cor­po­ró a su Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma, en la que ejer­ció do­cen­cia has­ta su re­cien­te ju­bi­la­ción. En­tre sus alum­nos fi­gu­ró el hoy rey Fe­li­pe.

Po­co des­pués co­men­zó a com­pa­ti­bi­li­zar su ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca con la abogacía, en la que qui­so au­nar los co­no­ci­mien­tos a trans­mi­tir a los alum­nos y el vi­vir “el de­re­cho pe­nal real” y no so­lo el del “cie­lo de los con­cep­tos”, co­mo di­jo Von Ihe­ring, vi­gen­te en la ais­la­da to­rre de mar­fil aca­dé­mi­ca.

Es pa­ten­te su pres­ti­gio aca­dé­mi­co y co­mo ejer­cien­te abo­ga­do pe­na­lis­ta, pe­ro hay que re­me­mo­rar su mé­ri­to de ha­ber si­do en es­te país, ade­más de uno de los pri­me­ros, el prin­ci­pal au­tor de ar­tícu­los, mo­no­gra­fías y tra­ta­dos re­la­ti­vos al de­re­cho pe­nal eco­nó­mi­co, de la em­pre­sa o de los ne­go­cios, pu­bli­ca­cio­nes que hoy son ya mo­ne­da co­rrien­te, pe­ro la his­to­ria bi­blio­grá­fi­ca ates­ti­gua su me­re­ci­do tí­tu­lo de ade­lan­ta­do o pio­ne­ro en la in­ves­ti­ga­ción de es­ta nue­va es­pe­cia­li­dad del de­re­cho pe­nal. Y co­mo una mues­tra más de es­te ta­lan­te em­pren­de­dor en la in­ves­ti­ga­ción y pro­mo­ción de la cien­cia ju­rí­di­co-pe­nal, tam­bién hay que des­ta­car su gran ca­pa­ci­dad pa­ra or­ga­ni­zar jor­na­das, pa­ra pro­mo­ver obras cien­tí­fi­cas co­lec­ti­vas, su par­ti­ci­pa­ción en nu­me­ro­sos con­gre­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y su per­te­nen­cia a di­ver­sas aso­cia­cio­nes del mis­mo ca­rác­ter.

El re­cien­te ac­to en su que­ri­da Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, pa­ra en­tre­gar­le el li­bro ho­me­na­je con el que mu­chos com­pa­ñe­ros le aga­sa­ja­mos con mo­ti­vo de su ju­bi­la­ción, pu­so de ma­ni­fies­to la ri­que­za de es­te pa­tri­mo­nio de cien­cia y de amis­ta­des ama­sa­do du­ran­te su trun­ca­da vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.