Mer­kel abo­ga por dar más tiem­po a Lon­dres pa­ra que re­suel­va el Bre­xit

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un mar­gen de 59 ho­ras

La cum­bre ex­tra­or­di­na­ria es fru­to de la pe­ti­ción de pró­rro­ga de la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, que desea re­tra­sar de nue­vo el Bre­xit (ya apla­za­do una vez del 29 de mar­zo al 12 de abril) has­ta el 30 de ju­nio. May de­jó cla­ro a su lle­ga­da que pue­de acep­tar “cual­quier pró­rro­ga” que per­mi­ta al Reino Uni­do mar­char­se cuan­do lo­gre “ra­ti­fi­car el acuer­do de re­ti­ra­da”, lo que au­gu­ra­ba una ex­ten­sión más lar­ga. Su pe­ti­ción ha tras­la­da­do al Con­se­jo Eu­ro­peo un de­ba­te que has­ta aho­ra so­lo di­vi­día al Par­la­men­to bri­tá­ni­co.

Por pri­me­ra vez des­de el re­feA ape­nas dos días de que ven­za el pla­zo que los Vein­ti­sie­te die­ron al Reino Uni­do pa­ra sa­lir de la UE si The­re­sa May no re­gre­sa­ba a Bru­se­las con un plan creí­ble, cual­quier des­liz pue­de lle­var a una sa­li­da caó­ti­ca. Y an­te la cons­ta­ta­ción de que la po­si­bi­li­dad de una re­ti­ra­da des­or­de­na­da “ha au­men­ta­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va”, la Co­mi­sión Eu­ro­pea pu­bli­có ayer un do­cu­men­to con orien­ta­cio­nes a los Vein­ti­sie­te rén­dum del Bre­xit de ha­ce tres años, Ale­ma­nia y Fran­cia han lle­ga­do a la cum­bre con po­si­cio­nes cla­ra­men­te opues­tas. Y aun­que am­bas de­le­ga­cio­nes com­par­ten la vo­lun­tad de lle­gar a un tér­mino me­dio que evi­te el mal ma­yor de un Bre­xit sin acuer­do ma­ña­na vier­nes, el rui­do de la fric­ción en­tre Ber­lín y Pa­rís es ca­da vez más evi­den­te.

El pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sán­chez, hi­zo un lla­ma­mien­to a “man­te­ner la ca­be­za fría”. Y con­si­de­ró vi­tal “man­te­ner la uni­dad de los Vein­ti­sie­te”. Pe­ro al me­nos al ini­cio de la cum­bre, pa­ra evi­tar “va­cíos” que pue­dan dar­se des­de el mi­nu­to 1 de la sa­li­da del Reino Uni­do en te­rre­nos su­ma­men­te sen­si­bles co­mo la se­gu­ri­dad, la coope­ra­ción po­li­cial o la ob­ten­ción de me­di­ca­men­tos. La cla­ve en mu­chas de esas cues­tio­nes es­tá, se­gún los do­cu­men­tos, en el prin­ci­pio de re­ci­pro­ci­dad.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea cons­ta­ta que mu­chos de los paí­ses miem­bros ya han re­sue­le­sa uni­dad pa­re­cía en en­tre­di­cho. Ma­cron su­pe­di­ta la se­gun­da pró­rro­ga del Bre­xit a que May se com­pro­me­ta con una cla­ra sen­da pa­ra zan­jar la sa­li­da del club. Y el pre­si­den­te fran­cés quie­re que, mien­tras el Reino Uni­do per­ma­nez­ca en el club, se im­pon­ga un es­tre­cho cor­sé que ga­ran­ti­ce que no po­drá obs­ta­cu­li­zar nin­gu­na me­di­da de los 27 so­cios res­tan­tes.

“Ha­ce 34 me­ses que se ce­le­bró el re­fe­rén­dum y en es­te tiem­po he­mos con­se­gui­do to­mar de­ci­sio­nes y per­ma­ne­cer agru­pa­dos, pe­ro la via­bi­li­dad y la uni­dad del pro­yec­to eu­ro­peo to­da­vía es­tán en to la cues­tión de la re­si­den­cia en la UE de los bri­tá­ni­cos, pa­ra los que pi­de un “en­fo­que ge­ne­ro­so”. En ge­ne­ral, los na­cio­na­les del Reino Uni­do que lle­ven más de cin­co años re­si­dien­do en un país tie­nen ac­ce­so al “es­ta­tu­to de re­si­den­te de lar­ga du­ra­ción de la UE”. La Co­mi­sión pi­de a los paí­ses que, si no lo han he­cho ya, bus­quen fór­mu­las pa­ra ga­ran­ti­zar la es­tan­cia le­gal de los que lle­van me­nos de ese tiem­po. Pa­ra estancias cor­tas, de has­ta 90 jue­go”, se­ña­ló Ma­cron al ini­cio de la cum­bre. Y aun­que fuen­tes fran­ce­sas se mos­tra­ron fa­vo­ra­bles a la nue­va pró­rro­ga, el di­ri­gen­te fran­cés ad­vir­tió de que “na­da es­tá ga­ran­ti­za­do de an­te­mano y me­nos que na­da, una pró­rro­ga lar­ga”. La ba­ta­lla po­día co­men­zar.

Mer­kel y Ma­cron ce­le­bra­ron un en­cuen­tro bi­la­te­ral mo­men­tos an­tes de la reunión pa­ra acer­car po­si­cio­nes, da­do que las di­fe­ren­cias en­tre am­bos eran pal­pa­bles. Fren­te a las exi­gen­cias del fran­cés, la can­ci­ller ale­ma­na se con­for­ma con que May apro­ve­che la pró­rro­ga pa­ra pro­se­guir con sus días, no se re­que­ri­rá vi­sa­do. Pa­ra vi­si­tas más lar­gas, los bri­tá­ni­cos es­ta­rán su­je­tos a las le­yes na­cio­na­les de ex­tran­je­ría.

Los paí­ses se guia­rán por el “prin­ci­pio de to­ta­li­za­ción”. Es­to es, el país com­pe­ten­te de­be­rá te­ner en cuen­ta los pe­rio­dos de se­gu­ro y em­pleo com­ple­ta­dos en otro Es­ta­do, por ejem­plo, pa­ra el ac­ce­so a pres­ta­cio­nes.

Si no hay acuer­do, la Co­mi­sión ad­vier­te de que de­ja­rá de apli­car­se al Reino Uni­do “el mar­co ju­rí­di­co” de la UE so­bre “coope­ra­ción po­li­cial y ju­di­cial” des­de la fe­cha de re­ti­ra­da. Se­gún el do­cu­men­to, las nue­vas re­la­cio­nes en­tre Lon­dres y los Vein­ti­sie­te pi­vo­ta­rán en es­pe­cial so­bre la In­ter­pol. EsMer­kel pa­sa por al­to que May ha tar­da­do ca­si dos años en ini­ciar el diá­lo­go con el lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn. Y que so­lo lo ha he­cho cuan­do el Par­la­men­to bri­tá­ni­co ha re­cha­za­do has­ta tres ve­ces, por abru­ma­do­ras ma­yo­rías, el acuer­do de sa­li­da que ella pac­tó con­fia­da­men­te con la UE el pa­sa­do 25 de no­viem­bre.

Ale­ma­nia, sin em­bar­go, no es­tá dis­pues­ta a to­le­rar un Bre­xit bru­tal, del que po­drían de­ri­var­se de­vas­ta­do­ras con­se­cuen­cias pa­ra la eco­no­mía bri­tá­ni­ca, pe­ro tam­bién pa­ra la con­ti­nen­tal. “Te­ne­mos so­lo 59 ho­ras pa­ra evi­tar una sa­li­da des­or­de­na­da del Reino Uni­do de la UE”, se­ña­ló Mer­kel. El de­ta­lla­do cálcu­lo con­fir­ma­ba la in­ten­ción apun­ta­da por fuen­tes di­plo­má­ti­cas ale­ma­nas de apu­rar has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to to­do el mar­gen tem­po­ral y po­lí­ti­co de ne­go­cia­ción con tal de evi­tar una abrup­ta rup­tu­ra con Lon­dres.

La ne­go­cia­ción de la cum­bre arran­ca­ba con un bo­rra­dor de con­clu­sio­nes con to­dos los mim­bres de un po­si­ble acuer­do fi­nal: una pró­rro­ga con un pla­zo lí­mi­te; la obli­ga­ción de que el Reino Uni­do par­ti­ci­pe en las elec­cio­nes al Par­la­men­to Eu­ro­peo del 23 al 26 de ma­yo si pa­ra esa fe­cha no ha ra­ti­fi­ca­do el acuer­do de sa­li­da; la ne­ga­ti­va a re­ne­go­ciar ese acuer­do de sa­li­da, y el pá­rra­fo cla­ve, re­ser­va­do a fi­jar las obli­ga­cio­nes de Lon­dres du­ran­te su per­ma­nen­cia ex­cep­cio­nal en el club.

Ese pá­rra­fo, el sép­ti­mo en la ver­sión ini­cial, es­ta­ba lla­ma­do a en­du­re­cer­se y am­pliar­se du­ran­te la cum­bre, se­gún fuen­tes di­plo­má­ti­cas. El tex­to de­fi­ne al Reino Uni­do co­mo “Es­ta­do miem­bro de sa­li­da”, una ca­te­go­ría más po­lí­ti­ca que le­gal so­bre la que se quie­re cons­truir el ar­ma­zón pa­ra des­pe­jar cual­quier te­mor al sa­bo­ta­je in­terno por par­te de Lon­dres. ta asu­mi­rá to­das las ta­reas que has­ta aho­ra se vehi­cu­la­ban a tra­vés de la Eu­ro­pol, el sis­te­ma de Schen­gen, el ca­nal de so­li­ci­tud de in­for­ma­ción com­ple­men­ta­ria a la en­tra­da na­cio­nal o la lla­ma­da ini­cia­ti­va sue­ca, que es el mar­co de in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción po­li­cial en­tre Es­ta­dos miem­bros.

A pe­sar de que Bru­se­las lle­va tiem­po pre­pa­rán­do­se pa­ra evi­tar la es­ca­sez, ad­mi­te que “es po­si­ble” que al­gu­nos me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos sa­ni­ta­rios no lle­guen a tiem­po. “Po­dría exis­tir un ries­go de es­ca­sez si los ope­ra­do­res eco­nó­mi­cos no ac­túan rá­pi­da­men­te”, avi­sa la Co­mi­sión. Por ello, Bru­se­las pi­de pre­pa­rar un dis­po­si­ti­vo de coor­di­na­ción de los “res­pon­sa­bles cla­ve” de los re­gu­la­do­res na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.