Bi­bi ga­na su quin­to jue­go de tro­nos a un ge­ne­ral

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ane­xión de co­lo­nias

n Is­rael siem­pre hay un ca­mino más a la de­re­cha. El quin­to Go­bierno que pre­pa­ra Ben­ja­mín Ne­tan­yahu es­ta­rá to­da­vía más es­co­ra­do que el an­te­rior, que ya fue til­da­do del más de­re­chis­ta de la his­to­ria de Is­rael. El im­pul­so de­re­chis­ta vie­ne de le­jos, des­de que el Li­kud al­can­zó el Go­bierno con Me­na­chem Be­gin en 1977, rom­pien­do el mo­no­po­lio fun­da­cio­nal de la iz­quier­da la­bo­ris­ta. Pe­ro con Ne­tan­yahu, y so­bre to­do con la lle­ga­da de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca, la de­re­chi­za­ción se ha acen­tua­do has­ta lí­mi­tes inima­gi­na­bles.

Nin­gún pre­si­den­te ha­bía te­ni­do an­te­rior­men­te tan­ta com­pli­ci­dad con la de­re­cha is­rae­lí. Ni si­quie­ra Geor­ge W. Bush, que de­fen­dió la ho­ja de ru­ta pa­ra al­can­zar Con la pre­vis­ta re­elec­ción de Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, Bi­bi, Is­rael pa­re­ce ale­jar­se de­fi­ni­ti­va­men­te del prin­ci­pio de paz por te­rri­to­rios, que mar­có ha­ce un cuar­to de si­glo el ca­mino ha­cia los Acuer­dos de Os­lo. La doc­tri­na em­pe­zó a des­va­ne­cer­se du­ran­te el pri­mer Go­bierno del lí­der del Li­kud, en­tre 1996 y 1999, tras ser ele­gi­do fren­te al la­bo­ris­ta Si­món Pe­res, des­pués del ase­si­na­to de Isaac Ra­bin, quien fue­ra je­fe del Es­ta­do Ma­yor du­ran­te la gue­rra de los Seis Días (1967).

Ha­ce 20 años, cuan­do era el pri­mer mi­nis­tro más jo­ven en la his­to­ria de Is­rael, Ne­tan­yahu ca­yó de­rro­ta­do en las ur­nas por otro lí­der la­bo­ris­ta, Ehud Ba­rak, el mi­li­tar más con­de­co­ra­do del Es­ta­do ju­dío y quien ha­bía si­do su man­do di­rec­to en una uni­dad de co­man­dos cin­co lus­tros atrás.

Aho­ra aca­ba de re­di­mir­se de aquel fra­ca­so po­lí­ti­co al im­po­ner­se por la mí­ni­ma en los co­mi­cios fren­te al ex­ge­ne­ral Benny Gantz, otro ex­je­fe del Es­ta­do Ma­yor. Pa­ra su quin­to man­da­to, los ana­lis­tas de la pren­sa he­brea ha­blan ya de una nue­va doc­tri­na: te­rri­to­rios (pa­les­ti­nos ane­xio­na­dos) a cam­bio de in­mu­ni­dad.

El je­fe de Go­bierno tar­dó en com­pa­re­cer en pú­bli­co en la ma­dru­ga­da de ayer an­te los cien­tos de en­fer­vo­ri­za­dos li­kud­niks que le acla­ma­ban en un pa­be­llón de Tel Aviv. Acom­pa­ña­do de su es­po­sa, Sa­ra, sa­bo­reó la ce­le­bra­ción sin con­tar con el res­to de los can­di­da­tos del par­ti­do, co­mo si se tra­ta­ra de una proeza per­so­nal. No to­dos los días se de­rro­ta a un ex­ge­ne­ral is­rae­lí.

Na­ci­do en Tel Aviv, nie­to de un ra­bino e hi­jo de un his­to­ria­dor, Ne­tan­yahu va a cum­plir 70 años en 2019, cuan­do pre­vé es­tre­nar su cuar­to man­da­to con­se­cu­ti­vo en el úl­ti­mo de­ce­nio. Vi­vió y es­tu­dió en Es­ta­dos Uni­dos an­tes de alis­tar­se pa­ra com­ba­tir en un Es­ta­do pa­les­tino en paz, se­gu­ri­dad y mu­tuo re­co­no­ci­mien­to con Is­rael. Trump ha li­qui­da­do to­das las ba­zas que ha­bía que ne­go­ciar con los pa­les­ti­nos. Ha ce­rra­do la ofi­ci­na di­plo­má­ti­ca de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Li­be­ra­ción de Pa­les­ti­na en Was­hing­ton, ha cor­ta­do las ayu­das pa­ra los re­fu­gia­dos pa­les­ti­nos que vehi­cu­la­ba la ONU y tras­la­da­do la Em­ba­ja­da de su país a Je­ru­sa­lén, re­co­no­ci­da ya co­mo ca­pi­tal in­di­vi­si­ble y ex­clu­si­va del Es­ta­do de Is­rael.

Tam­bién ha acep­ta­do la ane­xión del Go­lán ocu­pa­do a Si­ria, y así ha sen­ta­do un cla­ro pre­ce­den­te: Cis­jor­da­nia en­te­ra es­tá a dis­po­si­ción de Is­rael. Así lo ha apre­cia­do Ne­tan­yahu, que no pien­sa des­man­te­lar nin­gún asen­ta­mien­to so­bre tie­rra pa­les­ti­na, 1967 y par­ti­ci­par en la gue­rra del Yom Ki­pur (1973).

Res­pon­sa­ble de pren­sa de la de­le­ga­ción de Is­rael en la Con­fe­ren­cia de Paz de Ma­drid en 1991, em­ba­ja­dor an­te la ONU, mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, ti­tu­lar de Fi­nan­zas... Ne­tan­yahu acu­mu­la más de tres dé­ca­das de ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. Aho­ra ha de­mos­tra­do no te­ner ri­val a su al­tu­ra en la are­na elec­to­ral de su país. Ha cal­cu­la­do los tiem­pos y mar­ca­do la agen­da de la cam­pa­ña. Sus ad­ver­sa­rios se han li­mi­ta­do a agi­tar ca­sos de co­rrup­ción que le sal­pi­can mien­tras Do­nald Trump, en la Ca­sa Blan­ca, y Vla­dí­mir Pu­tin, en el Krem­lin, le abrían las puer­tas an­te la aten­ta mi­ra­da de los vo­tan­tes an­te la te­le­vi­sión. Ba­jo sus su­ce­si­vos Go­bier­nos, los asen­ta­mien­tos ju­díos se han ex­pan­di­do en Je­ru­sa­lén Es­te y Cis­jor­da­nia, don­de hoy vi­ven más de 600.000 co­lo­nos. Su com­pro­mi­so en la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña de ex­ten­der la soberanía is­rae­lí a to­das las co­lo­nias de Cis­jor­da­nia, ame­na­za con dar un nue­vo vuel­co al con­sen­so de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal so­bre Orien­te Pró­xi­mo y con en­te­rrar la so­lu­ción de los dos Es­ta­dos.

Tras vol­ver a ser ele­gi­do je­fe de Go­bierno en 2009, al tér­mino no ya los que son ile­ga­les se­gún la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal, que son to­dos, sino in­clu­so los lla­ma­dos out­posts, to­ma­dos por los oku­pas fun­da­men­ta­lis­tas, y has­ta aho­ra ile­ga­les in­clu­so se­gún la ley is­rae­lí.

El ma­yor éxi­to de Ne­tan­yahu se lla­ma Trump. El pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí con­si­guió ha­cer­se con el Go­bierno en 2009 gra­cias a la de­re­chi­za­ción de la Kne­set, a pe­sar de que Tzi­pi Liv­ni, la di­ri­gen­te de Ka­di­ma, le su­peró en vo­tos y en dipu­tados, pe­ro tu­vo que en­fren­tar­se a un obs­tácu­lo enor­me lla­ma­do Ba­rack Oba­ma, con su pro­mo­ción de la de­mo­cra­cia en el mun­do ára­be, su des­hie­lo con Irán y su em­pe­ño en con­ge­lar los asen­ta­mien­tos ile­ga­les en te­rri­to­rio is­rae­lí pa­ra cul­mi­nar el pro­ce­so de paz. de una dé­ca­da de tra­ve­sía del de­sier­to co­mo so­cio me­nor de coa­li­cio­nes o en la opo­si­ción, Ne­tan­yahu se ha ido ale­jan­do ca­da vez más de la idea de la crea­ción de un Es­ta­do pro­pio pa­ra los pa­les­ti­nos. Du­ran­te sus man­da­tos se han su­ce­di­do dos gue­rras en Ga­za, la úl­ti­ma y más san­grien­ta fue di­ri­gi­da en 2014 pre­ci­sa­men­te por el ge­ne­ral Gantz.

El fis­cal ge­ne­ral de Is­rael ya anun­ció an­tes de la cam­pa­ña que iba a pre­sen­tar car­gos en su con­tra por frau­de y cohe­cho tras los co­mi­cios. Avi­chai Man­del­blit se ha da­do de pla­zo has­ta el 10 de ju­lio pa­ra so­li­ci­tar su impu­tación en al me­nos tres ca­sos.

En el pri­me­ro de los es­cán­da­los, los agen­tes de la bri­ga­da an­ti­frau­de sos­tie­nen que Ne­tan­yahu y sus fa­mi­lia­res re­ci­bie­ron en­tre 2007 y 2016 lu­jo­sos re­ga­los —pu­ros ha­ba­nos Cohi­ba, cham­pán fran­cés o jo­yas— por unos 230.000 eu­ros, a cam­bio de in­ter­ce­der en la con­ce­sión de be­ne­fi­cios fis­ca­les. An­ti­co­rrup­ción tam­bién re­co­men­dó su impu­tación tras des­ve­lar­se sus co­ne­xio­nes con el pro­pie­ta­rio de la em­pre­sa edi­to­ra del dia­rio Ye­dioth Ah­ro­noth en bus­ca de co­ber­tu­ras fa­vo­ra­bles a sus in­tere­ses.

La po­li­cía is­rae­lí tam­bién re­co­men­dó acu­sar a Ne­tan­yahu por frau­de y so­borno co­mo res­pon­sa­ble de los fa­vo­res gu­ber­na­men­ta­les que re­por­ta­ron un be­ne­fi­cio fis­cal de unos 250 mi­llo­nes de eu­ros al gru­po Be­zeq, el ma­yor del sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en Is­rael. A cam­bio, la com­pa­ñía pu­so al ser­vi­cio de la ima­gen del pri­mer mi­nis­tro y de su fa­mi­lia un po­pu­lar di­gi­tal in­for­ma­ti­vo.

Ne­tan­yahu de­nun­cia una ca­za de bru­jas or­ques­ta­da por la pren­sa, a la que cul­pa de to­dos sus ma­les. Du­ran­te la le­gis­la­tu­ra que ter­mi­na no ha con­ce­di­do ape­nas en­tre­vis­tas. Sal­vo al fi­nal de la cam­pa­ña, cuan­do los son­deos re­fle­ja­ban la ven­ta­ja de Gantz.

En los tres capítulos Ne­tan­yahu ha sa­li­do ven­ce­dor: de la de­mo­cra­cia ára­be so­lo que­da el pe­que­ño y le­jano Tú­nez. En el res­to rei­na la paz de los cuar­te­les en vez de los co­le­gios elec­to­ra­les, ba­jo la ge­ne­ro­sa y co­rrup­ta pro­tec­ción de las mo­nar­quías del Gol­fo. El cam­bio en la Ca­sa Blan­ca ha re­ver­ti­do el des­hie­lo con Irán, cu­ya guar­dia re­vo­lu­cio­na­ria ha si­do de­cla­ra­da te­rro­ris­ta. Y na­die va a mo­ver un de­do en Was­hing­ton por los de­re­chos de pro­pie­dad de los pa­les­ti­nos en Cis­jor­da­nia y me­nos to­da­vía por su qui­mé­ri­co Es­ta­do.

No es so­lo Trump, es la épo­ca del na­cio­na­lis­mo po­pu­lis­ta. Hay un Ne­tan­yahu de pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, que tie­ne lo me­jor de ca­da ca­sa en­tre sus amis­ta­des: Ro­dri­go Du­ter­te, Jair Bol­so­na­ro, Vik­tor Or­bán, Vla­dí­mir Pu­tin. El Is­rael que reivin­di­có en la no­che de su vic­to­ria es “una na­ción fuer­te en­tre las na­cio­nes más fuer­tes del mun­do”, le­jos del mo­de­lo­mo­ral de aque­lla “luz en­tre las na­cio­nes” del pro­fe­ta Isaías tan­tas ve­ces ci­ta­do por los pa­dres fun­da­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.