Un mi­llar de mi­gran­tes hon­du­re­ños par­te ha­cia Es­ta­dos Uni­dos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Cer­ca de un mi­llar de hon­du­re­ños par­tie­ron en­tre la no­che del mar­tes y ayer ha­cia EE UU en una nue­va ca­ra­va­na que se ha for­ma­do, co­mo otras, a tra­vés de las re­des so­cia­les. Cen­te­na­res de mi­gran­tes se reunie­ron en San Pe­dro Su­la, pun­to de par­ti­da de otras mar­chas. La or­den de­ri­va de una in­ves­ti­ga­ción por los su­pues­tos pa­gos que Ode­brecht reali­zó a em­pre­sas li­ga­das al ex­pre­si­den­te y su so­cio Ge­rar­do Se­púl­ve­da du­ran­te la épo­ca en que Kuczyns­ki fue mi­nis­tro con el pre­si­den­te Ale­jan­dro To­le­do, quien se en­cuen­tra en bus­ca y cap­tu­ra por su im­pli­ca­ción en la tra­ma de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña. Kuczyns­ki, quien an­te­rior­men­te re­cha­zó cual­quier irre­gu­la­ri­dad re­la­cio­na­da con el ca­so, en­tró por te­lé­fono en un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo pa­ra pro­nun­ciar­se so­bre la de­ten­ción: “No ten­go una opi­nión, me pa­re­ce ri­dícu­lo, gra­cias”. Su abo­ga­do di­jo que la me­di­da es ar­bi­tra­ria y que se­rá re­cu­rri­da.

Mien­tras era tras­la­da­do a las ofi­ci­nas de la Po­li­cía, Kuczyns­ki se de­fen­dió en Twit­ter. “Es una ar­bi­tra­rie­dad. He co­la­bo­ra­do ab­so­lu­ta­men­te con to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes y asis­ti­do pun­tual­men­te a to­das las ci­ta­cio­nes de las au­to­riLos hon­du­re­ños que par­tían lo hi­cie­ron, en su ma­yo­ría, en au­to­bús (en la ima­gen, un gru­po es­pe­ra a su­bir a los vehículos), aun­que hu­bo quien ini­ció el tra­yec­to a pie. La nue­va ca­ra­va­na ha sor­pren­di­do a las au­to­ri­da­des, que pen­sa­ban que se­ría ig­no­ra­da, co­mo ha pa­sa­do da­des ju­di­cia­les”, es­cri­bió. “Nun­ca rehuí de la jus­ti­cia”, re­mar­có el ex­go­ber­nan­te, de 80 años, que fue ele­gi­do pre­si­den­te de Pe­rú en 2016 y re­nun­ció en mar­zo de 2018 pre­ci­sa­men­te por sus pre­sun­tos víncu­los con la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña.

La jus­ti­cia pe­rua­na tam­bién or­de­nó la de­ten­ción pre­li­mi­nar de su se­cre­ta­ria, Glo­ria Je­sús Ki­sic, y su an­ti­guo chó­fer Jo­sé Luis Ber­nao­la. El equi­po es­pe­cial La­va Ja­to —nom­bre de la prin­ci­pal cau­sa aso­cia­da a los pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción de Ode­brecht— de la Fis­ca­lía pe­rua­na so­li­ci­tó per­mi­so ade­más pa­ra el re­gis­tro de cua­tro in­mue­bles, uno de ellos la ca­sa de Ki­sic, y tres ofi­ci­nas. El ob­je­ti­vo es la “de­ten­ción y la in­cau­ta­ción de co­sas re­le­van­tes pa­ra la ci­ta­da in­ves­ti­ga­ción (com­pro­ban­tes de cuen­tas ban­ca­rias, de­pó­si­tos elec­tró­ni­cos, do­cu­men­tos de com­pra­ven­ta de bie­nes mue­bles, es­cri­tu­ras pú­bli­cas, en­tre otros va­rias ve­ces des­de prin­ci­pios de año, cuan­do la ma­yor de to­das lle­vó a cer­ca de 20.000 cen­troa­me­ri­ca­nos a Mé­xi­co en dos se­ma­nas. El pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, ha ame­na­za­do reite­ra­da­men­te con ce­rrar la fron­te­ra si lle­gan más ca­ra­va­nas. ob­je­tos del de­li­to)”, re­za la re­so­lu­ción ju­di­cial.

Las au­to­ri­da­des ya re­gis­tra­ron dos do­mi­ci­lios de Kuczyns­ki en los dis­tri­tos li­me­ños de San Isi­dro y La Mo­li­na, en mar­zo del año pa­sa­do, y des­de en­ton­ces el an­ti­guo je­fe de Es­ta­do tie­ne prohi­bi­do sa­lir del país. Aquel re­gis­tro ocu­rrió un día des­pués de pre­sen­tar su re­nun­cia al car­go.

El ex­man­da­ta­rio ha si­do el pri­mer pre­si­den­te en ejer­ci­cio en Amé­ri­ca La­ti­na en di­mi­tir por sus su­pues­tos víncu­los con el gi­gan­te bra­si­le­ño. El ca­so ha sal­pi­ca­do ade­más a los ex­pre­si­den­tes pe­rua­nos To­le­do, Alan Gar­cía y Ollan­ta Hu­ma­la, to­dos ba­jo in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía. Ode­brecht ad­mi­tió en 2016 an­te las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses que pa­gó so­bor­nos por 29 mi­llo­nes de dó­la­res en Pe­rú —en­tre otros paí­ses ame­ri­ca­nos— en­tre 2005 y 2014.

La cons­truc­to­ra pa­gó a Kuczyns­ki por con­sul­to­rías a tra­vés de dos de sus em­pre­sas, West­field y First Ca­pi­tal, en­tre 2007 y 2015. Ade­más, cuan­do era mi­nis­tro de To­le­do, en 2006, fir­mó un de­cre­to que res­pal­da­ba fi­nan­cie­ra­men­te a la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña, co­mo una ga­ran­tía pa­ra ase­gu­rar los pa­gos en un con­tra­to. La or­den de de­ten­ción se re­fie­re a la im­pli­ca­ción de Kuczyns­ki en las con­ce­sio­nes de la Ca­rre­te­ra In­te­ro­ceá­ni­ca Sur y el pro­yec­to de Irri­ga­ción e Hi­droe­ner­gé­ti­co Ol­mos.

En el pe­rio­do pre­si­den­cial de To­le­do (2001-2006), Kuczyns­ki fue mi­nis­tro de Eco­no­mía en dos oca­sio­nes, con una in­te­rrup­ción en 2003, y pre­si­dió el con­se­jo di­rec­ti­vo de ProIn­ver­sión, la agen­cia es­ta­tal de pro­mo­ción de la in­ver­sión pri­va­da en Pe­rú. Más tar­de, pre­si­dió el Con­se­jo de Mi­nis­tros en­tre 2005 y 2006.

Se­gún el re­que­ri­mien­to de ex­tra­di­ción de To­le­do, ci­ta­do en la or­den de arres­to, es­te pi­dió al re­pre­sen­tan­te de Ode­brecht en Pe­rú un so­borno de 35 mi­llo­nes de dó­la­res a cam­bio de otor­gar­le la con­ce­sión de la ca­rre­te­ra In­te­ro­ceá­ni­ca Sur. Los fis­ca­les del ca­so in­di­can que Kuczyns­ki “ha­bría te­ni­do in­ter­ven­ción di­rec­ta al pro­po­ner la ade­cua­ción del mar­co nor­ma­ti­vo con el ob­je­to de que la em­pre­sa Ode­brecht se ad­ju­di­ca­ra la obra de la cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to” de la vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.