Omar al Bas­hir, el dic­ta­dor aco­rra­la­do

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Cam­bio pa­cí­fi­co

El cer­co se es­tre­cha al­re­de­dor de Omar al Bas­hir. La po­li­cía su­da­ne­sa anun­ció ayer su re­cha­zo a re­pri­mir por la fuer­za a los mi­les de ma­ni­fes­tan­tes que lle­van ya cin­co días con­cen­tra­dos en torno al cuar­tel ge­ne­ral de las Fuer­zas Ar­ma­das en la ca­pi­tal, Jar­tum, re­cla­man­do la caí­da del dic­ta­dor, que lle­va 30 años en el po­der y se nie­ga a di­mi­tir. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad se unen por pri­me­ra vez al Ejér­ci­to, que no ha par­ti­ci­pa­do en la re­pre­sión y cu­yo má­xi­mo res­pon­sa­ble ase­gu­ró que su res­pon­sa­bi­li­dad era “de­fen­der a los ciu­da­da­nos”. To­das las mi­ra­das se di­ri­gen aho­ra a Al Bas­hir y sus pró­xi­mos mo­vi­mien­tos.

El pre­si­den­te ha de­ci­di­do guar­dar un si­len­cio se­pul­cral. Des­de que las pro­tes­tas co­men­za­ran el pa­sa­do mes de di­ciem­bre lo ha in­ten­ta­do to­do, tan­to el pa­lo co­mo la za­naho­ria. Ha usa­do la fuer­za de su te­mi­ble agen­cia de es­pio­na­je y de la po­li­cía an­ti­dis­tur­bios, lo que ha pro­vo­ca­do has­ta 38 muer­tos, en­ce­rró a mi­les de per­so­nas y de­cla­ró el es­ta­do de emer­gen­cia el 22 de fe­bre­ro, pe­ro las pro­tes­tas si­guie­ron ade­lan­te. Lue­go des­ti­tu­yó a prác­ti­ca­men­te to­do el Go­bierno y nom­bró mi­li­ta­res al fren­te de las re­gio­nes, li­be­ró a los de­te­ni­dos e hi­zo lla­ma­das al diá­lo­go y la se­re­ni­dad, pe­ro el ma­les­tar ciu­da­dano, la­ten­te en los úl­ti­mos dos me­ses, ha vuel­to a re­apa­re­cer con to­da su fuer­za.

Aun­que aho­ra se en­fren­ta a su peor pe­sa­di­lla, per­der el apo­yo de su pro­pio Ejér­ci­to an­te un pue­blo mo­vi­li­za­do, el dic­ta­dor, de 75 años, es­tá acos­tum­bra­do a mo­ver­se en el alam­bre. Des­de que lle­gó al po­der en 1989 me­dian­te un gol­pe de Es­ta­do ha vi­vi­do en la gue­rra per­ma­nen­te. Pri­me­ro un con­flic­to civil en­tre el nor­te y el sur de Su­dán y lue­go con las cons­tan­tes re­be­lio­nes co­mo la de Dar­fur, en la que la con­tun­den­cia de las mi­li­cias a sus ór­de­nes pro­vo­có al me­nos 300.000 muer­tos. Por ello ha si­do el pri­mer je­fe de Es­ta­do en ejer­ci­cio acu­sa­do por la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal de crí­me­nes de gue­rra y con­tra la hu­ma­ni­dad. Fue en 2009, pe­ro Al Bas­hir se ha pa­sea­do por me­dio mun­do sin que la or­den de arres­to se ha­ya eje­cu­ta­do.

Hi­jo de ga­na­de­ros que lle­gó a ser ge­ne­ral del Ejér­ci­to, es un hom­bre de po­cas pa­la­bras, in­clu­so tí­mi­do, se­gún quie­nes le co­no­cen. Ha so­bre­vi­vi­do a la gue­rra, a la pri­ma­ve­ra ára­be, a las san­cio­nes eco­nó­mi­cas es­ta­dou­ni­den­ses, a las acu­sa­cio­nes de La Ha­ya y a las re­vuel­tas in­ter­nas. Has­ta aho­ra. Sos­te­ni­do por el pe­tró­leo y por su es­tra­té­gi­ca alian­za con Chi­na y Ru­sia, ju­gan­do un día a ser is­la­mis­ta y otro an­ti­oc­ci­den­tal, ha go­ber­na­do Su­dán con mano de hie­rro, per­si­guien­do con in­qui­na a opo­si­to­res y pe­rio­dis­tas y ga­nan­do una elec­ción tras otra in­clu­so an­tes de ir a las ur­nas.

Pe­ro en es­tos cin­co días, la pre­sión po­pu­lar que co­men­zó en di­ciem­bre pa­sa­do por la subida del pre­cio del pan se ha ele­va­do has­ta un lí­mi­te di­fí­cil de ges­tio­nar in­clu­so pa­ra Al Bas­hir. La­ma­dru­ga­da del miér­co­les fue la pri­me­ra en que los ma­ni­fes­tan­tes con­gre­ga­dos en Jar­tum no su­frie­ron la vio­len­cia de los ga­ses la­cri­mó­ge­nos y los in­ten­tos de des­alo­jo des­pués de que un por­ta­voz po­li­cial anun­cia­ra que sus res­pon­sa­bles ha­bían da­do or­den de “no in­ter­ve­nir” con­tra los ciu­da­da­nos. “Que­re­mos la unión del pue­blo su­da­nés pa­ra que se al­can­ce un acuer­do que per­mi­ta una trans­fe­ren­cia pa­cí­fi­ca del po­der”, aña­dió di­cho por­ta­voz. Tes­ti­gos con­fir­ma­ron a la agen­cia Fran­ce Pres­se que “des­de en­ton­ces no ha ha­bi­do in­ci­den­tes”.

El Ejér­ci­to, por su par­te, se man­tie­ne en su ac­ti­tud pa­si­va y de de­fen­der “a los ciu­da­da­nos”, co­mo ase­gu­ró el lu­nes el je­fe de las Fuer­zas Ar­ma­das, el ge­ne­ral Ka­mal Ab­del­ma­rouf. De he­cho, fuen­tes de la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les Su­da­ne­ses, la or­ga­ni­za­ción que es­tá de­trás de las pro­tes­tas, ase­gu­ran que al­gu­nos sol­da­dos ti­ra­ron al ai­re pa­ra im­pe­dir la re­pre­sión po­li­cial del fin de se­ma­na y que otros se unie­ron a los ma­ni­fes­tan­tes pa­ra re­cla­mar el de­rro­ca­mien­to del pre­si­den­te. Su po­si­ción se­rá de­ter­mi­nan­te en lo que su­ce­da en los pró­xi­mos días. Hoy es­tá pre­vis­ta una mar­cha del par­ti­do en el po­der. La par­ti­da de aje­drez con­ti­núa. El jaque a Al Bas­hir si­gue en mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.